Sabado, 14 Dic,2019
Ciencia y Tecnología / NOV 27 2019 / hace 2 semanas

Lamida mortal: hombre murió días después de ser lamido por su perro

Lamida mortal: hombre murió días después de ser lamido por su perro

/ Pixabay

Como regla general, la cantidad de bacterias contenidas en la saliva canina no es suficiente para causar una infección grave. 

Médicos alemanes documentaron el caso de un paciente que murió después de ser lamido por su propio perro. Aparentemente, una bacteria ingresó al cuerpo del hombre, lo que finalmente causó insuficiencia orgánica múltiple. El caso fue descrito en European Journal of Case Reports in Internal Medicine.


Lo que debes saber

Los perros, como los humanos, transportan muchas bacterias en la cavidad oral que pueden ingresar al cuerpo humano cuando muerden o lamen. Además, como se sabe, a los perros les encanta expresar su alegría de esta manera.

Sin embargo, esta demostración de afecto generalmente no conduce a una infección grave. La bacteria Capnocytophaga canimorsus puede ser peligrosa, pero el sistema inmunitario humano, por regla general, también la hace frente.

La excepción es solo aquellos casos en que la inmunidad por alguna razón no funciona con toda su fuerza: por ejemplo, después de la extracción del bazo o en caso de abuso de alcohol. En tal situación, aproximadamente cada cuarta infección de Capnocytophaga canimorsus es fatal, si consideramos las publicaciones de casos médicos individuales.

 


Un misterio y un desenlace fatal

Ahora, Naomi Mader y sus colegas de la clínica Rotes Kreuz Krankenhaus en Bremen se enfrentan a un ejemplo aún más raro de infección. Recibieron a un hombre de 63 años con fiebres y falta de aire durante tres días. En la víspera de ir al médico, el paciente notó erupciones rojas en la piel y una sensación de deterioro en la pierna derecha.

El paciente no tenía otras enfermedades en ese momento. No había estado hospitalizado, no había viajado ni había abusado del alcohol. Tampoco había sido mordido por ningún animal, y el contacto con ellos solo se limitó a su propio perro, que lo tocó y lamió en las últimas semanas antes del inicio de los síntomas.

Los médicos sospecharon de una infección bacteriana y recetaron antibióticos contra varios de los culpables más probables y más comunes: estreptococos, neisseria, leptospira, hemofilos bacilos y Staphylococcus aureus. Pero después de 30 horas, el hombre empeoró: el hígado y los riñones comenzaron a fallar, luego su corazón se detuvo. El paciente fue resucitado, se transfundió plasma sanguíneo del donante y se prescribió hemodiálisis.

Al cuarto día, la inoculación bacteriana reveló una infección por Capnocytophaga canimorsus y los médicos comenzaron a combatirla. Sin embargo, el paciente comenzó sufrir gangrena en las extremidades. Para el día 11 de tratamiento, la temperatura aumentó a 41 grados, luego se desarrolló una neumonía, y el día 16 después de la admisión al hospital, el paciente falleció.

Recomendado: Perros son maltratados por sujeto que ingresó a robar Fundamor Calarcá


Difícil de diagnosticar

Aparentemente, las muertes fueron causadas por el hecho de que los médicos no pudieron hacer el diagnóstico correcto a tiempo. Esto no es sorprendente, ya que tales casos son extremadamente improbables.

Como regla general, la cantidad de bacterias contenidas en la saliva canina no es suficiente para causar una infección grave. Además, este paciente no tenía signos de inmunodeficiencia, por lo que es difícil decir por qué desarrolló sepsis en contacto con el perro.

​De su interés: Nuestras mascotas podrían estresarse si nosotros lo hacemos


No hay por qué temerle a los lomitos

Por lo tanto, los autores aconsejan a sus colegas que presten atención a los casos de contacto del paciente con animales y erupciones cutáneas sospechosas. Al mismo tiempo, los médicos no instan a las personas a negarse a comunicarse con perros, excepto en los casos en que una persona tiene algún tipo de inmunodeficiencia, toma medicamentos inmunosupresores, sufre enfermedades autoinmunes o después de una quimioterapia.

Este es el tercer caso conocido en el que la lamida de un perro termina siendo desafortunada. El año pasado se reportó un caso de un hombre que sufrió la amputación de sus extremidades luego de que un perro le demostró su afecto a lengüetazos. Un caso similar se registró luego hace solo unos meses.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net