Inicio / Región / JUN 06 2020 / 1 mes antes

Padres desempleados, cuidadores de niños: actualidad en jardines

Favorito

Autor : Lily Dayana Restrepo

Padres desempleados, cuidadores de niños: actualidad en jardines

El cuidado y aprendizaje presencial ha quedado a un lado.

Reinvención de procesos de desarrollo infantil, ante la imposibilidad de llevar a los pequeños a los CDI.

Yo puedo cuidar a mi hijo porque no estoy laborando, pero sí conozco muchas mamás afectadas con el cierre de los jardines”, señaló Luisa María Henao Jiménez, madre de un bebé de año y medio, que se beneficiaba de un hogar de bienestar. La mujer asegura que como segunda opción, si llegara a tener trabajo, estarían sus padres para que se quedaran con el pequeño.

 

¿Virtualidad para bebés?
 

El aislamiento preventivo ha obligado a que muchas actividades, sectores y personas se reinventen, pero hay excepciones en ciertas situaciones, en este caso el cuidado de un menor, sobre todo si requiere de una atención especializada debido a su edad. El hecho puntual son los jardines infantiles, obligados a cerrarse y con pocas alternativas para continuar en pie.

Sin embargo, algunas de las rutinas se mantienen y a través de apoyos alimenticios y acompañamiento telefónico y virtual, buscan cubrir un pequeño porcentaje de lo que normalmente hacían. Leidy Rojas, agente educativa que trabaja en una unidad de servicio para un operador en la modalidad institucional Centro de Desarrollo Infantil, CDI, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, habló sobre su experiencia y el reto que tienen estos sitios.

Nos estamos reinventando y estamos operando. Desde ahí también se han estado buscando unos mecanismos de acompañamiento y en el caso del ICBF uno de estos es hacer todo un trabajo a través de las llamadas telefónicas”, explicó que por medio de la cartilla Mis manos te enseñan, se siente una base de planeación para trabajar con las familias.

Recomendado: Icbf Quindío se habría quedado sin operador

Agregó que la cartilla tiene unas prácticas las cuales se relacionan con las actividades planeadas. “Estas se socializan y para que sean más significativas compartimos por WhatsApp o correo electrónico, cuentos, música, juegos, actividades que los acerque al arte y exploración del medio. Además, las maestras nos reunimos a través de la plataforma Zoom para leer historias a los niños cada 2 semanas. Lo cual ha sido muy positivo. Un trabajo muy bello, retador y difícil”.

 

Un gran reto
 

Rojas mencionó que no han sido la excepción en los inconvenientes más comunes de la época, “no todas las familias cuentan con la tecnología, se les daña su celular o no tiene WiFi en su casa. Por tal razón, nosotras las agentes educativas debemos ingeniárnosla y darles otras herramientas para poder seguir haciendo el acompañamiento telefónico e incluso por medio de un vecino que les pueda brindar las herramientas”.

Sobre su experiencia particular, de edad más temprana —16 meses a 2 años— destacó que, “por lo que se ha notado o conversado con las familias, están permaneciendo mucho tiempo expuestos a la televisión. Por tal razón se han creado estrategias para orientar a las familias a través de normas, horarios, saber realmente qué es lo que al niño le es beneficioso”.

Agregó que debido al confinamiento, en algunas familias se presentan ciertas dificultades económicas y también emocionales. Como estrategia para acompañar en estas situaciones se ha creado un reto que se llama Adiós a los gritos, que consiste en dar herramientas a las personas llamándolas a la reflexión y también a fortalecer los vínculos.

Le puede interesar: “Injusticia”: operadores del ICBF inhabilitados dieron su versión

La agente educativa resaltó que durante este tiempo también han estado en un proceso de formación y capacitación virtual por medio de videoconferencias como seguridad en el trabajo, salud y nutrición, todo lo relacionado con la pedagogía por medio de las plataformas virtuales.

 

“No sabemos cómo se siente”
 

Los menores, que venían con una rutina de compartir con más niños, resumieron su vida a recorrer diariamente su misma casa, sin posibilidad de salir a la calle. Sin embargo, señala Luisa, “no sabemos si le hace falta o no, él no habla todavía”. El niño pudo haberse adaptado y estar más a gusto con la madre todo el día. Pero para quienes ya pueden salir a laborar y no cuentan con alguien que les cuide sus hijos, el panorama es incierto.

Gisell Lorena Moreras Arias, madre de estudiante de jardín infantil, señaló que su situación es un poco difícil, “porque hay papitos que deben hacer teletrabajo, entonces se vuelve más pesado tenerlos. Desde las directivas y profesores nos han dado apoyo sobre el material, el reto que tenemos es saber qué debemos hacer, cómo actuar para que la situación y el encierro no los afecte”.

Resaltó que han contado con el acompañamiento, pero de igual forma tener los niños en casa dificulta sus jornadas laborales, así sean virtuales.

Lea también: 
Fondo solidario, una medida urgente y necesaria

Por otra parte, dentro de las acciones que adelanta el ICBF está la entrega de kits alimentarios para un mes. “Todos los programas de primera infancia como los centros de desarrollo infantil, hogares infantiles y comunitarios, y medio familiar reciben el paquete de la canasta alimentaria y un kit pedagógico”, indicaron desde el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.


Temas Relacionados: jardín infantil Icbf Educación Niños

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net