Opinión / MAY 22 2020

¡Atenidos!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

‘Si así habla, qué pensamientos tendrá, cómo irá a actuar’. En la frase popular hay toda una sabiduría que intentaré explicar. La frase indica que van de la mano el decir, el pensar y el modo de actuar. El lenguaje que usamos descubre a secas la personalidad y las actitudes. Cuando se habla, uno hace una acción. El linguista norteamericano Sapir demostró que el lenguaje presenta una visión del mundo. El lenguaje usado por un grupo social revela cuáles son sus ideas sobre la legitimidad de la violencia, sus creencias, fobias y sistemas de valores.

Dime cómo hablas, te diré qué piensas hacer y quién eres. ¿Se podrá demostrar que el modo de hablar de un grupo en el poder tiene semejanzas y revelará cuál es su actitud autoritaria o democrática ante los ciudadanos que gobiernan?

En semiótica se sabe, palabras y frases son señal que permite diagnosticar: la actitud ante los interlocutores, cómo se les considera, qué tipo de relación de dominación, de exclusión, de inclusión se impone al interlocutor. Lo que alguien dice revela cuáles son las reglas de cortesía, la ideología, la visión política, y en Colombia, la imagen que comunica de duro con el pueblo.

Y más si el sujeto tiene responsabilidades de gobierno. Se puede hacer un pronóstico del comportamiento, de lo que hay en una mente, escuchando qué dice. ¿Se puede objetivamente definir, qué concepción autoritaria o democrática tienen quienes gobiernan a partir de lo que dicen, y si su lenguaje favorecerá el uso simbólico y factual de la violencia?

Reuno frase a frase de funcionarios del gobierno. Observo una constante en sus expresiones. Cito ejemplos de archivo: 14 de noviembre de 2019, en Quibdó, el ahora director del Sena, Carlos Mario Estrada, en evento de ‘reconocimiento’ a empresaria afirmó: “La chocoanita hubiera podido ser prepago, pero escogió la legalidad”, dirigiéndose a la empresaria Rosaura Hinestroza. 7 de mayo de 2020, la vicepresidenta afirmó insultante: “No hay que ser atenidos a ver qué hace el gobierno”. 

20 de mayo, Alejandro Plata Peña, ministerio de información, apoyo al ‘consenso’, luego de negociación con el Concejo Regional Indígena del Cauca: “Qué tal esos malparidos, siempre serán miserables y brutos”. ¿Hay acuerdo arriba sobre los colombianos como zánganos, brutos y prepagos? Este juicio del grupo en el poder se comunica con signos verbales y no verbales de menosprecio, insulto y arrogancia.

Comparten un léxico de violencia, funcionarios de cada nivel estatal. La violencia verbal como estrategia de acción es compañera de acción autoritaria y excluyente. Cada frase suya es un acto de dominación con violencia simbólica a los ciudadanos. Del dicho al hecho, ningún trecho. Se humilla con políticas y palabras. Se domina. Que se den cuenta de que no me temblará la voz ni la mano para imponer las políticas que no le gustan a esa partida... ¿Diría en un contexto de cacaos la vicepresidenta? Así la tendrán en cuenta los duros.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net