Sabado, 14 Dic,2019
Editorial / DIC 02 2019

¿Qué tipo de liderazgo?

Uno eficaz, decente, innovador, disruptivo y altamente creativo como para marcar un nuevo estilo para gobernar y una nueva posibilidad para volver a creer.

 

¿Qué tipo de liderazgo?

El último mes de gobierno del cuatrienio local marcará inevitablemente el fin de estilo para gobernar y probablemente un nuevo modelo que ponga a prueba la capacidad y el talento para orientar las empresas más importantes del territorio: las alcaldías y la misma gobernación.

Los balances que se han venido haciendo de a poco frente a los desempeños de nuestros gobernantes, dan cuenta de un gobernador sobre el cual se tejió una tremenda expectativa, cuasiredentorista y pletórica en esperanza, y esa apuesta y tamaño de expectativa generó un enorme peso sobre el gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá.

Desde la fe colectiva y la creencia popular, ‘solo Dios sabe del esfuerzo hecho por Carlos Eduardo’ esa narrativa está a punto de terminar. Puede ser que la inflexión histórica lo hizo heredar un panorama político administrativo muy complejo, y una serie densa de problemas y entuertos aún no resueltos por los organismos de control, llevaron al gobernador a sumir una herencia que lo pudo bloquear o distraer más tiempo del previsto como para intentar armar su agenda propia.

Con el conteo regresivo ya implacable y quemando el sol en las espaldas, el primer mandatario de los quindianos tiene su propia versión de gobierno y sigue en la defensa a ultranza de sus promontorios de transparencia desde la ‘urna de cristal’ y todos los dispositivos que desplegó para intentar apalancar un gobierno diferente. Naturalmente esta apuesta ha tenido sus detractores y soldados infatigables de oposición que denuncian lo contrario. Solo el tiempo pos gobierno podrá dar cuenta real del producto de las investigaciones que han puesto en cuestión la gestión del jefe de gobierno departamental y algunos de sus más cercanos colaboradores.

Con el tema de Armenia, Carlos Mario Álvarez inició el cuatrienio con una serie de desafíos, especialmente en materia educativa, cultura ciudadana y toda una misión que pretendía consolidar un ejercicio de democratización comunitaria y participación con decisión de la ciudadanía. Ese esfuerzo y estilo de liderazgo compartido llegó hasta cuando estalló el escándalo de valorización y todo lo que ocurrió y discurrió con la ‘historia’ que comenzaban a protagonizar Luz Piedad Valencia y el propio Francisco Valencia con todas las crestas exponenciales que el asunto tuvo con parciales y finales en cárceles y procesos que aún hacen fila para dirimirse.

Los tantos casos directos y transversales de corrupción minaron en alto grado la credibilidad de la clase política y en el caso de la capital del Quindío, los encargos entre silencios, dilaciones y demasiados cálculos políticos y electorales, generó toda una cadena de interinidad que fue despedazando gobernabilidades y de a poco hundió a la ciudad en un resquebrajamiento administrativo, financiero y finalmente moral. El ánimo de la ciudad quedó a punto de rodar por el abismo.

A un mes del comienzo de los nuevos mandatarios y con la mira en alcalde de Armenia y gobernador del Quindío como primeros referentes, se espera un nuevo modelo de gobierno, blindado quizás, y ojalá, por equipos altamente competitivos, con experiencia, solvencia moral y reconocimiento ético, pilares esenciales como cuota inicial para la reconstrucción de confianza.

Hoy el territorio necesita de un tipo de liderazgo visionario, con carácter, autónomo, con visión gerencial, pero sobre todo con la dimensión humana como para entender las complejidades que atacan la región, y el tipo de gestiones y soluciones que hay que emprender. Un liderazgo eficaz, decente, innovador, disruptivo y altamente creativo como para marcar un nuevo estilo para gobernar y una nueva posibilidad para volver a creer.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net