Al descubierto / MAYO 11 DE 2021 / 1 mes antes

Alba Prieto Cardona, el ‘corazón’ de las hermanas Raga Prieto

Autor : Óliver Gómez Solarte

Alba Prieto Cardona, el ‘corazón’ de las hermanas Raga Prieto

Lina María Raga Prieto, Alba Prieto Cardona —centro— y Alejandra Raga Prieto forman un tridente ganador. La progenitora de las deportistas las inspiró a seguir el camino de la alta competencia y las acompaña en busca de su sueño olímpico.

Figura del baloncesto en su juventud, les heredó a sus hijas el amor por el deporte y sueña con verlas en unos Juegos Olímpicos

Alba Prieto Cardona es madre de 2 deportistas de oro del departamento del Quindío, las triatletas Lina María y Alejandra Raga Prieto. Fue basquetbolista, pero se casó y se alejó de las canchas para dedicarse al cuidado de su familia; sin embargo, su sueño deportivo no terminó allí, pues su capacidad física y mental les llegó como herencia a sus hijas.

Pocas veces se les ve juntas en entornos deportivos, pero LA CRÓNICA las encontró en la sede de Indeportes Quindío, cuando el viernes 7 de mayo el gerente Fernando Paneso y su equipo de trabajo les entregaba a las figuras las chaquetas oficiales con las que afrontarán retos internacionales, en un homenaje merecido, previo al viaje que Lina María Raga emprendería al día siguiente hacia Japón.

La campeona confirmó que este será su último ciclo olímpico. Desde la puerta, alejada por la timidez que la caracteriza, la madre las observaba con orgullo y accedió a conceder una entrevista y a posar ante la cámara.

La mayor de las Raga actuará en 5 eventos en una gira por Asia y Europa, donde se jugará el todo por el todo en busca de un cupo en los Juegos Olímpicos Pekín-2021. El Yokohama World Triathlon Championships Series, que se oficializará entre el sábado 15 de mayo y el domingo 16 de mayo, será su primer reto.

La dama, que forjó a estas estrellas de la actividad muscular, la mayor nacida en Calarcá y la menor en Armenia, como 2 dignas exponentes de la raza quindiana, confirmó que fue ella la que las impulsó a ser deportistas, y recuerda con nostalgia el respaldo que siempre les dio el profesor Diego Vargas —q. e. p. d.—, histórico de la enseñanza de la natación en Colombia.

¿Clasificará Lina Raga a las justas?

Es la primera vez que llega hasta la parte final del proceso puntuable. Ayer, en el ‘País del Sol Naciente’, retomó sus trabajos de preparación, precisamente en Yokohama, a 2.096 kilómetros del lugar donde reside su más grande sueño, la capital de la República Popular de China, hasta donde espera llegar en compañía de su madre.

 

¿Cómo ha vivido este reto de tener 2 hijas dedicadas al deporte de alto rendimiento?

De verdad, exigiéndoles mucho. Siempre les decía que el deporte era como el estudio, que requería de responsabilidad, y les hacía énfasis en que si se decidían por ser deportistas, tenían que ir todos los días a entrenar. Afortunadamente, contamos con el apoyo de Diego —profesor Diego Vargas—, que las apoyó mucho desde que vio que tenían condiciones, haciendo que las exoneraran de la pensión, llevándolas a todos los campeonatos. El secreto está en la exigencia.

Basadas en esa exigencia, lograron sus títulos universitarios, ¿han rendido en el estudio como en el deporte?

Así es, ambas son licenciadas en Lenguas Modernas. Lina tiene maestría en Ciencias de la Educación y en estos momentos inició otra carrera que siempre había querido hacer: Español. Aleja también está haciendo la maestría y se gradúa el semestre entrante.

¿Por qué ellas siempre dicen que se iniciaron en el deporte por usted?

Porque fui deportista también, fui basquetbolista e integré la selección Quindío hasta que me casé. Para esa época, me estaba preparando para los Juegos Nacionales de 1988, pero contraje matrimonio y nació Linita. Mi proceso deportivo duró unos 7 años, con el profesor Fabio Yesid Ramírez, al lado de José Luis Martínez.

¿Ese cierre rápido de su carrera le dejó alguna espinita?

No —risas—. Por el contrario, estoy feliz por la decisión que tomé, pues me trajo a mis hijas. Sé que la genética influye demasiado…, recuerdo que cuando Diego Vargas las vio por primera vez, me dijo que tenían unas condiciones increíbles, siempre creyó mucho en ellas y el apoyo de él fue fundamental.

Los inicios de sus hijas están en la natación, ¿recuerda cómo dieron el salto al triatlón?

Fue iniciativa del profesor Diego. Lina se estaba preparando para unos Juegos Nacionales, iba a ir en natación, pero la liga tuvo unos problemas y no pudo asistir, entonces el profesor le dijo que fuera en triatlón. Eso fue en el año 2008, cuando fue subcampeona en San Andrés, la primera medalla para el departamento en triatlón.

Fue entonces esta una buena casualidad…

Sí, excelente. Y después ya cuando faltó el profe, imagínese. Alejita se había metido mucho en el cuento y pienso que fue lo mejor que nos pudo pasar, encontrar al maestro en nuestro camino.

Usted ha estado en frente de esta familia, ¿cuánto lleva en solitario, librando esa lucha de madre?

Como 16 años ya. Lina tenía como 17 cuando me separé, Aleja tenía 11.

¿Qué despierta en su ser la posibilidad de ver a una de sus hijas en los Juegos Olímpicos?

Pienso que el sueño de todo deportista de alto rendimiento es clasificar a unos Juegos Olímpicos. Si Lina lo logra, sería una bendición. Ella está muy bien preparada, es muy disciplinada y está muy comprometida con el departamento y con Colombia y espero que lo consiga. En la competencia pueden pasar muchas cosas, pero tenemos la esperanza de que lo logre, esa es nuestra ilusión. Alejandra también tiene esa meta en la mira, pero le apuntará al próximo ciclo olímpico.

Ya en el plano del hogar, ¿es usted hoy una madre orgullosa?

Superorgullosa, estoy muy feliz, pienso que cuando la gente dice que ser ama de casa es el trabajo más mal remunerado se equivoca, pues para mí ha sido el mejor remunerado en mi vida: vivo por esas muchachas, las amo y quiero luchar por ellas hasta que Dios me lo permita.

Acaba de pasar el Día de la Madre, Lina viajó a Japón el sábado y Alejandra se encontrará con ella próximamente en Egipto. De madre a hijas, ¿qué mensaje les envía?

Les digo que las amo, que vivo por ellas, que ellas son mi razón de ser. Yo amo a esas 2 niñas.

*Lina María Raga podría convertirse en la primera triatleta quindiana en asistir a unos Juegos Olímpicos. 




Temas Relacionados: Deportistas quindianos

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net