Al descubierto / MAYO 07 DE 2021 / 1 mes antes

Un decano que ha transformado la salud en diversas esferas

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Un decano que ha transformado la salud en diversas esferas

El doctor Jorge Luis Duque Valencia tiene su propio canal en Youtube para difundir conocimiento. Foto : cortesía

“Yo no sé cuál es el camino, pero sí creo que vale la pena explorar otras cosas que las que soñamos con que nos lleven a mundos diferentes”.

 

 

En su época juvenil el doctor Jorge Luis Duque Valencia hizo parte de grupos de activismo estudiantil porque, quizás, no estaba de acuerdo con la dirección que le daban en ese momento al programa de Medicina de la Universidad del Quindío. 
Por aquellos días formó un periódico justamente para comunicar todas sus posturas sobre ese particular y a este se unieron otros estudiantes. Después de obtener su pregrado fue seleccionado como docente del área de fisiología en el mismo centro de estudios.  
Se ha destacado por su amor a la educación médica y siempre se ha preocupado por innovar en ese campo, esa curiosidad intelectual lo llevó a cursar una maestría en educación. Ha sido un pionero en los procesos de virtualización de la facultad de Ciencias de la salud, de la cual lleva 3 años como decano. 
Muchos egresados hoy dan fe de cómo Duque Valencia dejó huellas en su formación como médicos. Aunque reconocen que también tiene talento para el canto, pues sus compañeros afirman que cada que hay reuniones siempre se luce. 
Es experto en electrocardiografía, ha dedicado mucho tiempo al estudio de la diabetes, de hecho, escribió un libro sobre esa patología. Con su gestión incidió para mejorar la prestación de servicios en el hospital del Sur. 

¿De dónde nació en usted ese amor por la medicina? 
El único referente en mi familia que tuvo algo que ver con salud fue mi padre que estudió 2 años de odontología en la Universidad de Antioquia y, de pronto, sí era un poco apasionado por la anatomía; después de muchos años se acordaba perfectamente de las estructuras, pero no hay una  motivación especial, diferente a que tuve una formación en un colegio que fue muy famoso y, en su época, era el mejor de la región y ocupamos los primeros lugares del país, que era el Inem José Celestino Mutis, que fue bastante fuerte en ciencias, matemáticas y en las biológicas, por estas últimas empecé a inclinarme cuando estaba en octavo de bachillerato.   

¿De dónde le surgió la idea de crear su propio canal de Youtube?   
Desde que estaba en la universidad la gente me veía actitudes para transmitir las cosas, me lo manifestaban compañeros y después de que llevaba año y medio de egresado, fui el primero en ser llamado a ser profesor de la facultad y cuando llevaba 3 años como catedrático fui vinculado como el primer egresado en ser docente de planta, o sea que he sido educador practicante durante toda mi vida. 
Desde hace 10 años consideré que podía ayudar a mis estudiantes haciendo las grabaciones de mis clases, entonces cuando daba anatomía, semiología y electrocardiografía fui plasmando las clases y surgió la oportunidad de tener un canal en Youtube que se llamaba doctor Jorge Luis Duque Valencia y gustó mucho. Tiene casi 3.400 seguidores de los 5 continentes y ahí mis estudiantes pueden repasar las clases de todas las asignaturas que siempre he orientado. 
El año pasado me surgió la idea de hacerlo más masivo y dedicarlo a la población general. Cree una lista de reproducción que se llama las ‘D4, dosis diaria doctor Duque’, donde empecé a grabar un video de corta duración, 5 minutos sobre los temas de más alto interés para la comunidad: diarrea, dolor abdominal y toráxico, de cefalea, de fatiga, de pérdida de peso, del paciente pálido, del que sangra, del que se coagula y de otra infinidad de patologías. Esa fue la apertura a la comunidad, pero también lo siguen muchos estudiantes, porque es una mezcla entre la experiencia de estos 35 años de ejercicio profesional, siempre he sido un médico clínico, porque veo mucho paciente, sumado a la lectura y al estudio de cada uno de esos temas. 

Vea también: José Fernando Echeverry, el tebaidense coleccionista, académico y amante de los deportes

¿Como decano de la facultad de ciencias de la salud de la Universidad del Quindío ha podido aplicar los cambios que buscaba cuando era activista? 
De cierta manera siempre he sido un revolucionario por tratar de ir en contra de ciertas corrientes del continuismo, en la educación, por ejemplo, de seguir haciendo lo mismo. 
La decanatura siempre me ha permitido proponer ideas diferentes, otras corrientes que hagan más posible la formación de las personas, no es fácil porque como decano soy el gerente de 8 programas, todos bastante diversos y con las resistencias de mucha gente, tenemos más de 200 profesores, casi 4.000 estudiantes y una cantidad de administrativos, pero trato siempre de abrir escenarios que permitan lo que he promovido, el diálogo, la interacción, la exploración, traer cosas que se están haciendo en otra parte; y esa fue la propuesta que se abrió en la facultad antes de la pandemia y la llamé proyecto de transformación pedagógica y contaba una oficina de recursos educativos, este lugar estaba estancado, se creó para entregar video beam y eso ya no opera, la llamamos Edulab y es un laboratorio de transformación educativa y en eso hemos avanzado. Entidades como la iglesia se han transformado y han cambiado sus doctrinas, pero la educación difícilmente lo ha podido hacer; la escuela sigue con la clase magistral como método educativo y lo que he querido es que la gente abra su mente y empiece a pensar que existen otros horizontes para la educación. 

¿Cuáles fueron esos cambios que implementó cuando estuvo en el hospital del Sur? 
Llegué en el 2010 como coordinador del programa de riesgo cardiovascular e hice una propuesta que fue un adelanto de la reforma a la salud y logré algo que no se había hecho hasta ese momento: la atención integral y completa a los pacientes de riesgo cardiovascular, especialmente los hipertensos y los diabéticos. 
Le hice una propuesta al sistema para que destinara recursos para atender al paciente pasando por enfermería, el médico general, que tuviéramos la oportunidad de brindarle sicología y nutrición, el centro de acondicionamiento físico y una unidad permanente dispuesta para la demanda de los pacientes y que tuvieran nefrólogo y cardiólogo, eso fue único.  Las EPS aceptaron la propuesta, destinaron recursos y en el 2014 nos ganamos el premio Sanofis Educar, en el que quedamos segundos después del hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín, entre 24 instituciones. 
 




Temas Relacionados: Personajes quindianos decano

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net