Al descubierto / NOVIEMBRE 20 DE 2020 / 5 días antes

Un quindiano es el campeón nacional de tiple

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Un quindiano  es el campeón nacional de tiple

El consagrado tiplista cuyabro Mateo Moreno Vargas. Foto : Archivo cortesía

Reveló que la persona que lo hizo enamorar del tiple fue el tiplista quindiano David Camilo Heincke, quien fue su primer referente musical.

En 2019 había ocupado el segundo lugar del Concurso Nacional de Tiple Pedro Nel Martínez, en Charalá, Santander. Pero la disciplina, el tesón y la pasión que tiene el quindiano Mateo Moreno Vargas lo llevó a ganar el primer puesto de ese mismo certamen el pasado lunes. Él se ha formado de manera empírica porque en el departamento no existen escuelas que enseñen a tocar este instrumento, por lo que su logro tiene un significado más valioso: es el resultado de su esfuerzo y una búsqueda personal.

Este quindiano, de tan solo 21 años de edad, cumplió la gesta de ganar este reconocimiento entre una mayoría de concursantes santandereanos. Las melodías que interpreta con su tiple evocan el sabor y el olor a campo y tienen impregnadas la nostalgia y el sentimiento por el arraigo pueblerino. Sobre este histórico logro y sus proyectos, el joven tiplista conversó con LA CRÓNICA.

¿Qué cree que lo llevó a ser ganador en el Concurso Nacional de Tiple Pedro Nel Martínez?

Como tiplista tengo varias propuestas en una sola, no solamente punteo con el tiple, sino que hago tiple solista, ejecuto la armonía y la melodía simultáneamente y eso fue lo que incluí este año en el repertorio y lo que hizo la diferencia con respecto a mi participación del año pasado, en la que solo toqué tiple melódico acompañado de un quindiano amigo mío, que es David Valencia y por Carlos Vásquez, que fue quien me acompañó también este año en la gran final.

¿Cuál fue su sentimiento al conocer la noticia?

Fue como un sueño cumplido, estaba en mi casa observando el concurso. La verdad es que desde que conocí el tiple y desde que empecé a interpretarlo siempre soñé con ganarme este certamen y más porque tiene algo muy especial, y es que la mayoría de participantes son santandereanos. Esa región es la cuna del tiple y allí conocen muchísimo del tema, entonces era un gran reto que siendo del Eje Cafetero entrara a ese territorio y ganara. Durante varios años lo intenté y ahora dio fruto todo ese esfuerzo. Soy nacido en el Quindío, pero tengo un estilo de interpretación muy influenciado por los santandereanos.

¿Cómo se manifestaron sus seres queridos al conocer la noticia?

Todos mis familiares se manifestaron de una manera muy bonita, ellos siempre me han apoyado. Resalto mucho la labor de mi tía Ana Ruby, que fue la persona que me metió en este mundo de la música, creo que este triunfo es de mi familia, en especial de mi tía por haber puesto este arte en mi vida.

¿Qué recibió como ganador del concurso?

Es de resaltar que este evento es el que mejor premia a los solistas instrumentales en el país, también tiene la característica de que es el único concurso de tiple, en Colombia hay varios encuentros o festivales, pero este es el único en donde de verdad te califican y tiene un incentivo económico generoso, un trofeo importante y el título de campeón nacional de tiple.

¿Qué melodías interpretó en esta ocasión?

También en la final del mismo concurso en 2019 interpreté una melodía de Pacho Benavides, que es la que le da el nombre a mi disco llamado Cuando se dice adiós, que es un vals.

¿De qué manera se realizó el certamen teniendo en cuenta la contingencia del coronavirus?

El concurso en esta ocasión fue virtual y la pandemia nos obligó a todos a estar más en la casa y digamos que para los músicos fue muy beneficioso porque nos ahorramos los gastos de desplazamiento desde Armenia hasta Charalá, Santander, y eso nos hizo conectar más con nuestros estudios musicales y creo que se vio reflejado.

¿Qué sigue ahora en su vida personal y artística?

Lo primero es que este reconocimiento es un incentivo muy grande a mi carrera y mi mayor sueño es poder formar una escuela grande de tiplistas en el Quindío. Realmente el que aprende a tocar un instrumento como la bandola o el tiple es más porque quiere que por los espacios que hay y creo que eso también es falta de conciencia ciudadana con nuestra cultura, esto ha pasado en el departamento desde hace mucho tiempo y mi anhelo es que haya muchos más tiplistas y que podamos tener una escuela de cuerdas importante como la hubo hace algunos años con el maestro Juan Carlos Gio.

Me encantaría en algún momento poder liderar ese gran proyecto. También estoy preparando otro disco, ya tengo Cuando se dice adiós, y estoy empezando a trabajar en una segunda producción con solo composiciones mías porque también es otra faceta que quiero mostrarle a los quindianos y al país.

Recientemente estuvo en el Festival del Mono Núñez en Ginebra, Valle del Cauca. ¿Cómo le fue?

Tengo que ser muy sincero con todas las personas que me apoyan y que estuvieron pendientes de esa participación. Fue el primer concurso virtual que se hizo en el año y no estaban claros todos los requisitos para participar y al ver que hubo bastantes conflictos con otros concursantes decidí retirarme porque siento que le debo un respeto a la gente que me aprecia, que me admira y también al público en general. Trato siempre de que mis participaciones sean lo más impecables posible y si siento que no va a ser así, prefiero desistir.

¿Qué de especial vio en el tiple para dedicarse a este instrumento?

Primero, el sonido, que es muy especial y único, también que es nuestro instrumento nacional y una razón muy importante es que hay muy pocos tiplistas. Aprendí a tocar guitarra y bajo y me gustan esos instrumentos y a veces los interpreto, pero sentía que no podía destacar tan fácil a nivel nacional y mundial en instrumentos tan concurridos, por eso me decidí por el tiple. En el Quindío somos unos 8 tiplistas y la escasez de espacios para mostrar nuestro trabajo es lo que nos ha afectado. En el departamento jamás se ha dado un concierto de tiples solistas. Espero que con este galardón se puedan dar estos eventos, no solo para mí, sino para todos los intérpretes.

La invitación es a que queramos más nuestra música y a que la misma ciudadanía trate de presionar más por esos espacios. Tenemos una tierra con grandes músicos y compositores y siento que la misma falta de difusión de lo que hacemos ha provocado que vamos quedando en el rincón del olvido.

Tenemos 2 eventos de música colombiana en el Quindío: el Cuyabrito de Oro y el Festival de Duetos Hermanos Moncada y también está el nuevo Festival Cafetero. Estos eventos incentivan a escuchar nuestras melodías, pero realmente se necesitan más espacios.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net