Al descubierto / OCTUBRE 26 DE 2020 / 1 mes antes

Un traductor ruso para un libro quindiano

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Un traductor ruso  para un libro quindiano

"...y me dije que esas fábulas y parábolas bien merecían que se conocieran en mi propia familia”.

La semana pasada la editorial Byblos de Moscú firmó un contrato con el traductor Sergey Snarskiy para editar en ruso el primer libro de la saga La culpa es de la vaca de los compiladores colombianos Jaime Lopera y Marta Inés Bernal.

Tan pronto tuvimos noticia de este acontecimiento, nos pusimos en contacto con el propio traductor, quien nos proporcionó algunos datos sobre su trabajo que ahora llegará a un público nuevo de Rusia para conocer las historias y parábolas de este libro que ha vendido, en Colombia, Ecuador y Venezuela, varios miles de ejemplares desde el año 2001 cuando fue conocido. 

Sergey es un hombre joven, 35 años, cuya habilidad para aprender idiomas extranjeros se suma a su afición de bucear y pescar. Nació en Kaliningrado, una ciudad situada en el Mar Báltico, que surgió como una prospera ciudad rusa después de la Segunda Guerra Mundial y donde vive con su familia y donde llega después de largos viajes en el barco donde ejerce funciones de oficial a bordo.

Le preguntamos a Sergey la razón de su gusto por el idioma español, y contesta:

 El español es un idioma muy hermoso. Empecé a aprender español solo en 2012, pero un par de años antes había escuchado por primera vez un álbum con las canciones de Shakira, mi cantante favorita, y desde entonces lo estudio con frecuencia.

¿Qué otras lecturas tiene?

 Me gustan las obras clásicas, como por ejemplo La guerra y la paz de Leon Tolstoi, y Los miserables de Victor Hugo, pero tengo muchos intereses diferentes y suelo ocuparme también de leer obras sobre la historia y geografía de la región donde vivo. 

Recomendado: Miguel Fernando Caro, un poeta que escribe y enseña con una ‘loca’ pasión

¿Cómo dio con el libro La culpa es de la vaca?

 Primero lo encontré en internet; como me pareció interesante, en una breve estadía en Buenos Aires lo adquirí en papel en la librería Lee Mundo de un venezolano llamado Wílmer Oses, con quien hice una buena amistad. Ese libro me pareció excelente pues nunca había leído, en mi país, historias como las que allí aparecen y me dije que esas fábulas y parábolas bien merecían que se conocieran en mi propia familia. En ese momento, en 2017, decidí que quería traducirlas como una misión en mi vida para darle a mi gente algo que valiera la pena. 

¿Qué hizo difícil la traducción?

 Me tomó más de un año hacerla a bordo del buque donde trabajo y en las pausas que me correspondían. Lo difícil fue adaptar algunas expresiones al ruso porque unas palabras en español pueden tener otro significado en cirílico. Luego escribí a varias editoriales de Moscú y la editorial Byblos, una de las más grandes, fue la que puso las condiciones más aceptables para mí. Por supuesto que los autores fueron consultados permanentemente para que los propósitos y la calidad de los mensajes no se perdieran. 

Ver: #Cronicápsula | La edición 19 del Festival Cuyabrito de Oro llega a la virtualidad

¿Qué sigue después?

Dependiendo del éxito que tenga esta versión electrónica en el enorme mercado de Rusia y sus países amigos, creo que llegará el momento de ocuparse de las otras versiones como La culpa para mujeres, para niños y para líderes. Por lo pronto comenzaré a trabajar en la versión de La Culpa 2,  y si los autores así lo quieren quisiera ocuparme de las demás obras de esa saga que, para nosotros, es una novedad. Por supuesto que con los autores hemos decidido que las regalías del libro irán a una fundacion educativa sin ánimo de lucro que estoy haciendo. 

Para terminar con mayor alegría, Sergey nos contó que la carátula fue diseñada por la artista quindiana Paola Guerrero Toro, residente en Medellín, por curiosidad prima hermana de nuestra campeona bolichera Clara Juliana Guerrero. 


Temas Relacionados: Libros Rusia Quindio Cultura

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net