l

Ambiente / SEPTIEMBRE 15 DE 2023 / 8 meses antes

Constantes denuncias de humaredas en Calarcá, sin solución

Autor : Lorena Zapata López

Constantes denuncias de humaredas en Calarcá, sin solución

Hay registros fotográficos y videos de muchos momentos en el tiempo. 

El sector reclama incesantemente para que las autoridades ambientales intervengan a fin de detener la problemática.  

Desde hace un año vecinos del sector de la vereda Pradera Baja de Calarcá han vuelto a denunciar, después de mucho tiempo, humaredas nauseabundas que se presentan en horas de la noche varias veces a la semana. Argumentan que a las autoridades ambientales les ha llegado la reclamación.  

Habitantes del sector manifiestan que el origen de la problemática está desde el 2007 cuando se creó una fábrica en la vereda para quemar huesos de ganado para hacer un componente que le venden a una empresa mayor. Aseguran que desde aquel entonces el humo afecta familias enteras y animales; mantienen enfermos de gripa, hay muchos zancudos y moscos.    

Además, relataron que este caso se llevó desde aquel primer momento a la CRQ y a algunas emisoras, pero que no se ha solucionado. Aseguran también que, de un tiempo hacia acá, ha aumentado el volumen de quemas, pero que las personas ya están cansadas de quejarse sin ver resultados.  

El defensor de la naturaleza y director de la Fundación Ambientalista Cosmos de Calarcá, Néstor Jaime Ocampo Giraldo, dijo a Nueva Crónica Quindío: “Hace más de un año desde la fundación ecológica Cosmos hemos denunciado el problema con las humaredas malolientes en las noches en la vereda Pradera Baja de Calarcá; publicamos en redes en diciembre del año pasado porque hemos recibido llamadas y mensajes de personas que viven relativamente cerca del sector donde se presenta el problema; Hemos ido hasta el lugar con el grupo con el que la fundación camina o monta bicicleta y hemos constatado que es cierto. Huele a cacho quemado y parece neblina. En agosto de este año volvimos a denunciar porque el problema persiste”.    

La más reciente quema ocurrió el 8 de septiembre en horas de la noche; al respecto el ambientalista aseguró: “Sentimos el olor que llegó hasta Calarcá porque el viento llevó la humareda hasta el norte de la ciudad, a los barrios Antonio Nariño, Pradera Baja, Pradera Alta, Gaitán, a la ciudadela educativa del Norte y sectores aledaños. Al sentir el olor desagradable, después de las 10:30 de la noche, decidimos ir hasta la vereda para ver y registrar directamente, en fotos y videos, lo que sucedía y encontramos el mismo problema que denunciamos desde hace meses, en la misma parte, a menos de un kilómetro del casco urbano de Calarcá.”  

Los entes encargados han sido enterados  

Ocampo Giraldo comentó que: “Al día siguiente, subí temprano a caminar y volví a tomar fotos que contrastan la denuncia. El caso es que llevamos más de un año denunciando y no pasa nada y estamos seguros de que, las autoridades competentes para tratar estos casos, se han enterado porque nos hemos puesto en el oficio de garantizar que esta denuncia llegue a la CRQ, que llegue a la Procuraduría Ambiental y Agraria, a la Policía, incluso a la administración municipal pero las cosas siguen igual, no se resuelve el problema y bien sabemos que eso se debe a que este es un sector una persona con mucha relevancia politiquera protege a quienes están haciendo esto.”  

El Quindío sin autoridad ambiental  

Lea también: Colombia, el país más 'letal' para defensores ambientales: ministra de Ambiente lamenta la "vergonzosa" cifra

“El asunto es grave porque sucede a menudo; según los vecinos del sector la semana pasada ocurrió tres veces en esa semana y la gente tiene que dormir respirando ese humo lo cual es particularmente grave para los niños, personas enfermas, personas mayores y, por supuesto, también afecta a los animales domésticos y silvestres que deben respirar durante horas ese humo porque no lo pueden evitar. Esperamos que en esta ocasión alguien le haga algo; no puede ser que se mantenga esa impunidad, como ocurre con otros casos, que es lo que nos hace pensar que, definitivamente aquí no hay una institucionalidad ambiental que sea garantía para la protección de la naturaleza y nuestro derecho a un ambiente sano, aquí no hay autoridad ambiental.”, agregó el director de Cosmos.  

Respuesta de las autoridades ambientales  

Desde la Policía Ambiental manifestaron no tener conocimiento del caso, pero anunciaron que se comunicaron con la Corporación Autónoma Regional del Quindío CRQ para iniciar el proceso ambiental sancionatorio si hubiera lugar y verificar cuál es la situación que se está presentando en el sector. Precisamente recientemente, el Grupo de Protección ambiental y Ecológica de la Policía en compañía de la CRQ y secretaría de Salud municipal, atendió la denuncia sobre contaminación atmosférica en la vereda Pradera Baja del municipio de Calarcá, donde funciona una fábrica de transformación de hueso a calcio.    

De acuerdo con el reporte “No se observa que se estén realizando quemas o algún tipo de actividad en la fábrica, de igual manera no se perciben olores característicos a la actividad que allí se realiza ni tampoco elementos característicos a la misma”. Mientras tanto, la CRQ, confirmó al medio que prepararán un informe consolidado frente a la situación para hacer un pronunciamiento.  

Efectos perjudiciales para el medio ambiente 

Las humaredas pueden acarrear una variedad de consecuencias negativas para el entorno natural; entre ellos, contaminación del aire pues liberan una variedad de compuestos químicos y partículas en el aire, incluyendo dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, partículas finas y compuestos orgánicos volátiles que son contaminantes que afectan la calidad del aire y representar un riesgo para la salud humana y la vida silvestre.  

También podría generar problemas respiratorios al inhalar el humo, especialmente en personas con afecciones preexistentes como asma, enfermedades pulmonares y cardiovasculares. La exposición a contaminantes en el humo puede tener efectos agudos y crónicos en la salud humana, como irritación de los ojos, nariz y garganta.  

Además, ocasiona daños a la vegetación incluyendo cultivos agrícolas, plantas ornamentales y árboles; así mismo, afectación a la fotosíntesis y a la absorción de nutrientes. Y sin duda, a la fauna silvestre cuando logra desplazarla destruyendo hábitats y limitando la disponibilidad de alimentos y agua.  

Por último, como las humaredas liberan grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera, contribuyen al cambio climático y a la erosión y degradación del suelo y no menos importante, problemas en la calidad del agua y con ello a la vida acuática.  


Temas Relacionados: Ambiente humaredas Calarcá

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net