l

Armenia / SEPTIEMBRE 07 DE 2023 / 8 meses antes

Milagro de Dios: un año después del mayor incendio de Armenia en 2022

Autor : Andrés Ramos Gámez, Sandra Cecilia Macías Palacio, John Jolmes Cardona Núñez. Participación especial de María del Mar Baena Sánchez, Daniel Franco Mejía y Santiago Meza Múnera, estudiantes de cuarto semestre de Comunicación social y periodismo de la UGCA.

Milagro de Dios: un año después del mayor incendio de Armenia en 2022

El saldo oficial que dejó la alerta de incendio estructural fue 40 viviendas artesanales destruidas y 121 personas damnificadas que vivían en el Milagro de Dios y en una zona del barrio El Porvenir.

Hoy por hoy se desconoce qué pudo haber originado el incendió que dejó a 121 personas damnificadas.

El 7 de septiembre de 2022 a las 11 a.m., el asentamiento Milagro de Dios y el barrio El Porvenir se vieron envueltos en llamas. En cuestión de minutos, el incendio se convirtió en la principal preocupación de Armenia.  

El fuego avanzaba con rapidez y la capacidad de respuesta local no era suficiente. En apoyo, socorristas, soldados, policías y bomberos de Calarcá, La Tebaida, Montenegro y Quimbaya acudieron al llamado. Un esfuerzo conjunto que, tras tres horas, logró controlar el incendio.  

Sin embargo, el saldo fue amargo: 40 viviendas consumidas y 121 personas damnificadas. Aunque no se reportaron pérdidas humanas, la magnitud de la tragedia se sintió en la comunidad. Javier Vélez Gómez, de la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, detalló que, en El Milagro de Dios, 85 personas resultaron afectadas, mientras que en El Porvenir la cifra ascendió a 36. A pesar del desastre, Armenia demostró resiliencia y solidaridad en un momento crítico.  

Javier Vélez Gómez, coordinador de la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, Omgerd, reportó en su momento que “en Milagro de Dios fueron 28 edificaciones quemadas totalmente, además de 61 adultos y 24 menores de edad vulnerados, para un total de 85 personas. En El Porvenir, el número de casas afectadas fue 12, habitadas por 28 adultos y 8 menores de edad, para un total de 36 ciudadanos”.  

¿Y las causas del incendio?  

Un año después del hecho, cuando aún no hay claridad sobre qué originó el incendio, NUEVA CRÓNICA QUINDÍO visitó otra vez el lugar, conversó con las personas y conoció cómo están en la actualidad.  

Sobre cómo empezó el fuego: se dice que una familia de ciudadanos venezolanos dejó encendida una estufa, salieron a trabajar y olvidaron apagarla. Otra versión, es que dejaron unos velones prendidos porque tenían fama de hacer ritos”, son algunos de los testimonios que comparten algunos espontáneos que quieren compartir su experiencia de aquel día ingrato.  

En lo que sí coinciden todos es que los habitantes de la vivienda donde se originó el incendio, una vez vieron que las llamas estaban destruyendo el barrio, abandonaron de inmediato el área, “quizás para evitar algún tipo de conflicto”, relatan.  

Lo cierto es que ni las autoridades responsables de la gestión del riesgo tienen claro cómo empezaron las llamas, ya que se carece de un departamento especializado en investigar este tipo de incidentes, así lo hizo saber Vélez Gómez, coordinador de la Omgerd: “No se cuenta con este grupo especializado, por lo que, a veces, se debe optar por considerar las versiones que entrega la misma comunidad para poder sacar conclusiones”.

Salir adelante  

Viviana Rocío Marín era la presidente de la junta de acción comunal del asentamiento hace un año, ella aseguró que fue la pujanza de los mismos residentes que llevó a levantar de nuevo las casas: “Las viviendas están mejor construidas, gracias a cada uno de los habitantes, no se recibió colaboración en ese caso de las administraciones públicas porque, al ser un barrio de invasión, sería detrimento patrimonial”.  

  “Una barra de fútbol nos regaló guadua y esterilla, pero la mayoría de las nuevas casas se levantaron con material, muchos debieron hacer préstamos para ello”.  

La mayoría de las edificaciones que fueron consumidas por las llamas se levantaron con material como guadua, madera y tejas de lata o de zinc.

En medio del fuego, robaban sus casas

María Ensueño Vélez habita en el Milagro de Dios desde hace 10 años, vivió en carne propia la inclemencia de las llamas que consumieron la parte trasera de su vivienda, sin embargo, dijo que “más allá de la tragedia, fue ver cómo personas robaban sus cosas sin misericordia”, mientras otras pertenencias ardían e iban desapareciendo.  

Su situación económica no empeoró ni mejoró tras la situación vivida, su pobreza es la misma por largos años e incluso reconoce haber recibido ayudas precisamente a razón del incendio, aunque solo durante los primeros 15 días. Mercado, prendas y artículos de aseo, que nunca volvieron a ver.  

Relata que el inicio del incendio tiene versiones encontradas dentro de su comunidad, según la que conoce, se trató de una familia de venezolanos que cocinaban con leña y dejaron prendida la misma causando la tragedia que consumió las viviendas del sector.  

Su vida no es fácil y la muerte hace 2 años de su señora madre la afecta más que la propia precaria vida que lleva y falta de oportunidades laborales, que dado su mal estado de salud no le permiten salir a buscar.  

Comparte su humilde techo con su hija y su nieta. Desconoce algún plan de prevención contra incendios que alguna entidad les haya socializado, ella en lo personal se cuida de no dejar encendido nada en su fogón.  

María Ensueño vive contigua a Aura Rosa Moncada Vélez, su vecina, otra historia diferente vivida en un mismo acontecimiento. Ella es líder del aseo en el barrio, cargo ganado dada su experiencia en Montenegro durante 21 años, la cual le permitió aportar su conocimiento al mejoramiento de la comunidad y su diario vivir.  

Aura Rosa recuerda esos difíciles momentos vividos durante el incendio y agradece a la Policía Juvenil y al Ejército que unieron esfuerzos para ayudarles a sacar los escombros que dejó este. “Las donaciones fueron bastantes, únicamente durante 15 días, pero posteriormente como todo se olvidaron de nosotros”.  

Lea también: 23 empresas reactivarán economía de zona campestre del sur de Armenia

La venta de lechona, el acompañamiento de los estudiantes de la institución educativa Nacional Jesús María Ocampo, quienes elaboraron un estudio de descontaminación con la asesoría de Empresas Públicas de Armenia, EPA, lograron construir rejillas de desagüe y recámaras que permitieran el paso del agua sin causar estragos dentro de las casas.  

Sin embargo, esto fue solo un paño de agua tibia, ya que ha habido ocasiones donde la inundación es tan grande que el cuerpo de bomberos sí acude”, pero recalca, “solo en casos severos”. “Los políticos siempre vienen, prometen y desaparecen después de votar”, sin embargo, también reconoce y agradece a personas que siempre y en la constancia permanecen apoyando este barrio y hace referencia a la fundación UAIF -Unidad de Atención Integral a la Familia- y a su gestora Yulieth Hoyos Alarcón, quien desde el año 2009 ha venido apoyando en este asentamiento sin interés alguno.  

Ante el peligro rescató a su hija  

José Echeverry es otro de los damnificados de la tragedia, y aún vive en la zona, tras las pérdidas que sufrió. “El día de la emergencia me encontraba en la casa de mi hija a punto de desayunar lo cual no alcancé a realizar, porque me avisaron que su casa estaba en llamas”.    

Corrió para ver qué pasaba. “La candela venía en la casa enseguida, alcancé a meterme y saqué solo unos televisores. Entonces mi otra hija, quien vive más arriba, se metió a una pieza, supuestamente a sacar una plata de otro hijo mío que es policía y que la tenía guardada ahí”.  

No obstante, ella al ingresar por el dinero perdió el conocimiento debido a la inhalación de humo: “Yo salí con el televisor y le pregunté a otra de las muchachas ¿dónde está Tatiana?, se encontraba aún adentro. Al ver que no salía, ingresé de nuevo, me arrastré para protegerme del humo, llegué hasta la pieza donde estaba, había candela en la parte superior, ya se caían las guaduas”.  

Desesperado, la llamó en 3 ocasiones y no respondió: “Me seguí arrastrando cuando la encontré, ya estaba en el suelo, la cogí por la mano y la jalé, como había quedado en la escalera entonces la bajé por ahí, ya abajo sí me ayudaron los bomberos a sacarla”.  

Don José sostuvo que, durante 3 meses, luego de la tragedia, alrededor de 26 personas estuvieron hospedadas en una casa donde normalmente viven solo 6 de ellas: “La comunidad no tenía de qué preocuparse en cuanto a la comida o el agua por lo que el municipio los socorrió los primeros 15 días, de ahí en adelante no hubo más ayuda como si todo se hubiera solucionado de la noche a la mañana”.  

Explicó que cada persona que hace parte de la comunidad del Milagro de Dios se reconstruye de una manera individual, cada uno se hizo cargo de sus cosas y de cómo poderlas recuperar nuevamente.  

“Tras el incendio, la primera impresión mía fue darle gracias a Dios porque nadie de la familia resultó herido, por lo demás, lo material lo iré consiguiendo despacio”. Después de un año se ha ido levantando poco a poco, pues su nieto que lo ama como si fuera su propio hijo, es policía y lo ha ayudado a recuperarse y reconstruir nuevamente su casa.

Reconstruyendo desde las cenizas

Son las 10 a. m. en el asentamiento Milagro de Dios, hay pocos vecinos levantados, el olor a cañería desde temprano recorre las calles estrechas.  

Las fachadas, pocas de ellas construidas con ladrillos, la mayoría de esterilla y hojas de zinc. El sol mañanero da en algunos balcones adornados con plantas de sábila donde los baldes de pintura son sus materas. Casas construidas con guadua y esterilla nuevamente se levantan sobre lo que antes fue cenizas.  

Hace un año no fue una mañana tranquila, se escuchaban frases como “¡Llamen a los bomberos!”, “¡traigan la manguera!”, “¡necesitamos baldes con agua!”. Las lágrimas recorrían los rostros de las personas que observaban, que lo que consiguieron con mucho esfuerzo, era consumido por las llamas en tan poco tiempo.  

Es 7 de septiembre y se cumple un año de la conflagración, donde fueron necesarios 7 carrotanques y 7 vehículos de intervención rápida, para controlar totalmente las llamas.  

Maide Jaramillo, una de las personas damnificadas, recuerda cómo fue presenciar esta aterradora tragedia en la que las llamas consumieron la vivienda donde pagaba $250.000 de alquiler.  

“Eran las 11 a. m., se me quemó absolutamente todo, solo me quedé con lo que tenía puesto. Se salvaron los perritos, y eso porque empezaron a correr”.  

Para contener las implacables llamaradas fue necesaria la presencia de bomberos, policías, Cruz Roja, Defensa Civil, Scouts y la misma comunidad.  

Hacia las 2 p. m. se pudo controlar la emergencia. Maide, con voz entrecortada y una mirada perdida, recuerda dónde pasó la primera noche después del incendio: “La primera noche tras ocurrido el incendio la pasé al lado de la carrilera, un señor nos dio posada ese día. Durante un mes estuvimos ahí”.  

Sin opción alguna a dónde ir, cuenta cómo fue el proceso de reconstrucción de su vivienda: “Ocupamos este lotecito y levantamos acá nuestra casa”, así iniciaron una nueva vida en un lote del mismo asentamiento que no poseía dueño, hasta ahora, porque allí plantó lo que ahora llama su casa.  

“Este ranchito lo paramos entre mi esposo y yo hace 11 meses, la única ayuda de materiales que recibí fue la de un muchacho, él me regaló toda esta madera, ahora yo vivo con mis dos hijos y una nieta de 3 años. Ellos vivían en Génova, llegaron después del incendio y acá en la casa tenemos un salón para todos”.  

Según Maide la vida no vuelve a ser la misma después de la gran tragedia, ella da gracias a Dios que sigue con vida y que con el trabajo de su esposo en la finca y la venta de empanadas los sábados, puede sostener su casa de madera y a sus hijos.  


Temas Relacionados: Incendio en Armenia Armenia

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net