l

Armenia / JUNIO 21 DE 2024 / 2 semanas antes

Deterioro de arte público en Armenia revela falta de mantenimiento y de civismo

Autor : Natalia Trujillo Varela

Deterioro de arte público en Armenia revela falta de mantenimiento y de civismo

De los 110 monumentos culturales de Armenia, al menos 40 necesitan intervención municipal.

Armenia cuenta con 110 monumentos culturales registrados, de los cuales, al menos 40 requieren mantenimiento. La Corporación de Cultura de Armenia, Corpocultura, se encarga del cuidado de estos elementos de arte público como murales, esculturas de barranquismo, bustos históricos y sitios de interés cultural.

Un recorrido realizado por NUEVA CRÓNICA QUINDÍO reveló que muchos de los monumentos, como la Máquina de la Locomotora en Regivit y el Último Vagón en la carrera 19, muestran signos de deterioro y suciedad, además de ser refugio para personas en condición de calle. La directora de Corpocultura, Diana María Giraldo, indicó que anualmente se prioriza el mantenimiento de dos de las tres esculturas de barranquismo y se realizan inspecciones para decidir futuras intervenciones.

El año pasado, Corpocultura intervino 13 obras de arte público. Este año, esperan realizar un nuevo recorrido diagnóstico para priorizar las próximas restauraciones. Para la locomotora y el Último Vagón, ya se han hecho visitas preliminares con funcionarios del Ministerio de Cultura, esperando la autorización técnica para proceder con la restauración.

Giraldo explicó que los monumentos más expuestos reciben mantenimiento anual o bianual. En julio, se espera instalar fichas informativas y placas con los nombres de los monumentos para el conocimiento público.

Leer: En el sector de la antigua estación, autoridades intervienen por crisis social

Recorrido por 17 monumentos de Armenia

Monumento a la Casa Quindiana: Ubicado en la glorieta de Bomberos, representa la arquitectura paisa y ha sido vandalizado repetidamente. Esta obra del maestro Duván López ha requerido mantenimiento dos veces por grafitis.

La Corteza del Arco Iris: Ubicada en la glorieta Antonio Herrera sobre la avenida Centenario, fue intervenida el año pasado con pintura nueva. Donada por el maestro Ómar Rayo, esta pieza necesita un cuidado constante.

Busto de Abraham Lincoln: Ubicado en el parque El Bosque, es una obra en bronce y cemento que rinde homenaje a los ochocientos mil católicos asesinados por los otomanos en 1920. Creada por el armenio Varaz Samuelian, fue un regalo gestionado por Aran Mooshovian. No solo el monumento, sino el parque es frecuentado por personas en condición de calle.

Monumento a los Secuestrados y Rueda de Pelton: Ubicados en el barrio Los Naranjos, el primero representa figuras en estado de indefensión clamando por libertad. La rueda Pelton, en el mismo sector, recuerda su uso para generar energía. Ambas obras muestran suciedad y deterioro, además de ser refugio para personas sin hogar.

Monumento al Willys: Ubicado en el barrio Casablanca, en la vía Armenia - Montenegro, simboliza el transporte usado por campesinos y residentes rurales. Este monumento se conserva en buen estado gracias al cuidado de turistas y locales.

Las esculturas de barranquismo, como ‘Diálogos de Pensamiento’ en la entrada oriente de la ciudad, y ‘Alegoría al Agua’ en la Avenida Bolívar, están cubiertas de vegetación y requieren mantenimiento.

Corpocultura planea una campaña de concienciación y conocimiento de las obras para fomentar el civismo y el aprecio por el arte público. La Secretaría de Desarrollo Económico también está gestionando la adopción de monumentos por parte de empresas locales, incentivando el turismo con rutas culturales.

Luz Patricia Hurtado Alzate, contratista de la Secretaría de Desarrollo Económico, hizo un llamado a la recuperación del civismo y el amor por la ciudad y sus monumentos, vitales para mantener viva la memoria histórica y cultural.

“Es muy triste pensar que se nos acabó el civismo. Por ejemplo, en la escultura del Arriero, en plena Calle Real, todo el mundo se sube en el burrito, cuando esa no es la finalidad del monumento. Otro caso es el tronco y el hacha en el parque Los Fundadores, donde las personas se suben y permiten que los niños también lo hagan. No es la forma de enseñarles; mejor enseñemos a cuidar y querer estos monumentos, que son una belleza y cuentan la historia de la ciudad. Esto no es solo tarea de la administración o la empresa de aseo, sino una responsabilidad compartida. Si vemos que alguien está haciendo un mal, debemos intervenir. Es un trabajo social en conjunto”, puntualizó Hurtado Alzate.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net