Ciencia y Tecnologí­a / MAYO 08 DE 2022 / 1 mes antes

EE.UU., hegemonía amenazante

Autor : Diego Arias Serna

EE.UU., hegemonía amenazante

La soberbia y la arrogancia que dan el poder de las armas, han hecho que EE.UU. sacrifique a miles de sus propios hijos en guerras inútiles; dolor y sufrimiento para las familias de los militares muertos.

El mundo, como si fuese un fractal, se repite y así, la mayoría de los países va presentando el mismo descolorido control de unos pocos que someten a la miseria de las mayorías, con el beneplácito gringo.   

Daniel Pardo, corresponsal de BBC News/Mundo, escribió el 5 de mayo en ese medio periodístico el artículo titulado: “Quiénes son “los mismos de siempre” que han gobernado a Colombia por 200 años”. Empieza explicando que “los “mismos de siempre” son protagonistas estelares de las elecciones presidenciales del 29 de mayo en Colombia. Aquellos herederos de la vieja política. Los llamados “delfines”. “Colombia ha decidido que no vamos a seguir más como estamos. No vamos a seguir con los mismos y con las mismas de siempre”, dijo, por ejemplo, Gustavo Petro, el líder favorito en todas las encuestas, en un mitin de campaña de la semana pasada”. 

Reseñó que “una investigación de senadores de izquierda reportó que, hasta 2018, en 200 años de historia los colombianos habían sido gobernados por tan solo 40 familias. La gran mayoría de ellas, además, son de la misma región: de 118 presidentes, 80 nacieron en los Andes, el entramado montañoso donde se concentró la riqueza derivada, entre otros, de la primera gran renta: el café. El último presidente costeño – es decir, nacido en las vastas costas del país – fue Rafael Núñez, en 1886. Petro, oriundo de un pequeño pueblo en la costa, espera emularlo”.  

Asimismo, recordó que “no sólo los presidentes vienen de la misma estirpe andina e ilustrada: en los medios de comunicación y las empresas el delfinazgo extiende su influencia. Según pardo, “un estudio del economista Adolfo Meisel reporta que entre 1974 y 1996 el 65% de los tecnócratas que manejaron la economía fueron bogotanos o antioqueños. Sólo un 5% era de la Costa. A su turno, el 42% había egresado de la misma universidad privada, la prestigiosa Universidad de los Andes, ubicada en el centro de Bogotá, la capital”. Así que, la situación de atraso, desigualdad social, pésima educación que reciben las mayorías; más la violencia y el control de las mafias, indica que las élites están perjudicado al país. 

¿Por qué no cambiarlas? Ese control de una minoría sobre la inmensa mayoría, también se hace visible en casi el resto del mundo; fenómeno que refleja el texto: “Hegemonía o supervivencia. La estrategia imperialista de Estados Unidos”, de Noam Chomsky, con primera edición en 2004. Él ha sido profesor emérito del departamento de lingüística y filosofía del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Su libro refleja la situación de Colombia de finales del siglo XX, así como el problema de las armas nucleares y, predijo el conflicto ruso-ucraniano.

Control global: obsesión de EE.UU. 

La contraportada del citado texto resume su contenido, aportando luces del papel de esa nación en dicho conflicto. En ella se expresa: “El famoso lingüista e intelectual estadounidense Noam Chomsky señala en esta obra las terribles consecuencias que puede tener la política imperialista de su país. Chomsky expone, con la aplastante lógica que le caracteriza, cómo las manifestaciones de los políticos estadounidenses sobre el control global – desde el unilateralismo y el desmantelamiento de los acuerdos internacionales hasta el terrorismo de Estado y la militarización del espacio – se han apuntado al carro de una hegemonía que, en última instancia, amenaza la supervivencia del resto del planeta”.

Añade igualmente: “Lúcida, rigurosa y profusamente documentada, Hegemonía o supervivencia es una de las obras más importantes de uno de los pensadores y activistas políticos más influyente del mundo”. El libro, con 401 páginas contiene un índice con los siguientes subtítulos: 1- Prioridades y expectativas; 2- Magna estrategia imperial; 3- La nueva era de la ilustración; 4- Tiempos peligrosos; 5- La conexión iraquí; 6- Dilemas de dominio; 7- Calderos de hostilidad; 8- Terrorismo y justicia: algunos tópicos útiles; y 9- ¿Pesadilla pasajera? Además de las notas y el índice temático. 

Chomsky expresa: “El año 2003 se abrió con numerosos indicios de que la preocupación acerca de la supervivencia humana es plenamente realista, agregando que a principios de otoño de 2002 se supo que cuarenta años atrás se había evitado por los pelos una guerra nuclear posiblemente definitiva. Inmediatamente después de ese descubrimiento asombroso, la administración Bush bloqueó el intento de las Naciones Unidas de prohibir la militarización del espacio, una grave amenaza para la supervivencia. Washington rompió también las negociaciones internacionales para prevenir la guerra biológica”. 

El imperio aspira a un mundo unipolar

De acuerdo con el referido lingüista, “en septiembre de 2002, la administración Bush anunció su Estrategia de Seguridad Nacional en la que se declaraba el derecho a recurrir a la fuerza para eliminar cualquier presunto desafío a la hegemonía global estadounidense, destinada a perpetuarse. Esta estrategia a gran escala suscitó la preocupación del mundo entero, incluso entre los altos mandos de la política exterior del país. En ese mismo mes se inició la propaganda difamatoria contra Saddam Hussein, que terminó con la invasión a Irak”. 

Como los poderosos saben a quién atacar, Chomsky plasmó en su libro: “A finales de 2002, Washington estaba impartiendo la peor lección posible: sí queréis defenderos de nosotros, más os valía imitar a Corea del Norte y plantear una amenaza militar creíble, en este caso convencional: artillería apuntando a Seúl y a las tropas estadounidenses estacionadas cerca de la zona desmilitarizada. Nosotros marcharemos entusiásticamente para atacar a Irak porque sabemos que es un país devastado e indefenso; aunque Corea del Norte sea una tiranía aun peor y mucho más peligrosa, no es un blanco apropiado ya que podría ocasionar ingentes daños”.

Según él, Cuba, luego de la caída de la Unión soviética en 1991, no representa un peligro para la seguridad de EE.UU.; asunto que sólo reconoció en 1998. Sobre el caso de Afganistán, esto afirmó: “Después de la retirada de los rusos, las organizaciones terroristas, armadas y entrenadas por EE.UU. y sus aliados (entre ellos al-Qaeda y otros yihadíes) volvieron su atención a otras partes, avivando el conflicto indo-paquistaní con “una ofensiva terrorista sin precedentes en la India en marzo de 1993”, y llevando repetidamente a la región al borde de la guerra nuclear en años posteriores con una escalada de los enfrentamientos”. 

Israel fortalece a EE.UU. 

Sobre el ataque a la seguridad social, expresó: “Los directores del juicioso Financial Times no tienen más que “afirmar lo evidente”, comenta el economista Paul Krugman – Nobel de Economía -, cuando escribe que da la impresión de que los “republicanos más extremos”, que están al mando, desean un desastre fiscal en serie que “ofrece la turbadora perspectiva de forzar por la puerta trasera (recortes sobre gastos sociales)”. Según Krugman, la seguridad social y la asistencia médica subvencionada están a punto de ser liquidadas, pero eso mismo podría ocurrir con todo un abanico de programas desarrollados a lo largo del siglo pasado para proteger a la población de los estragos del poder privado”. 

En el libro de su autoría está de igual manera consignado lo siguiente: “Los países del este son los “auténticos modernizadores de Europa”, explicó el comentarista David Ignatius: “Ellos pueden acabar con el burocratismo y la cultura del Estado de bienestar que sigue agarrotando a buena parte de Europa” y “dejar que el mercado libre funcione del modo en que deberían”; como en EE.UU. (…)”. Sobre Israel, Chomsky expresó: “En 1967, la alianza entre Israel y EE.UU. estaba firmemente consolidada. Israel destruyó a Nasser, protegiendo así la “fachada” en la península Arábiga y asestando un mazazo al movimiento de los no-alineados. Todo ello se consideró como una contribución al poder estadounidense”.  

Décadas violando los derechos humanos  

Chomsky ha sido un conocedor de la violencia que afecta a Colombia y de la violación de los derechos humanos. Por eso en su libro afirma: “Turquía cedía a Colombia la cabeza de la clasificación como mayor beneficiario de envíos armamentísticos estadounidenses. La razón no es difícil de identificar: el terror de Estado en Turquía era por entonces – década de 1900 – todo un éxito; al contrario que en Colombia. A lo largo de los años noventa y la nueva era de la ilustración, Colombia contaba de lejos con el peor expediente de derechos humanos en el hemisferio occidental y era, a la vez y también de lejos, el mayor receptor del hemisferio de armas y formación militar estadounidense, (…)”.

Narra que “entre las atrocidades cometidas en Colombia se cuentan los desplazamientos de la población por medio de la guerra química (conocida como “fumigación”) bajo el pretexto de una guerra contra el narcotráfico que resultaba difícil de tomar en serio. Una reputada autoridad académica señala que “de modo plausible, puede argumentarse que la política antidroga de EE.UU. contribuye eficazmente al control de una subclase étnicamente definida y económicamente desheredada en el propio país y sirve a los intereses y de seguridad estadounidense en el exterior”. Muchos criminólogos y observadores de la escena internacional consideran lo dicho como una subestimación del caso”. 

En criterio suyo, “el análisis ayuda a explicar por qué las acciones promovidas por EE.UU. cada vez se llevan a cabo con mayor recelo y entusiasmo cuando su fracaso en contrarrestar el uso de narcóticos en casa no deja de aumentar, y por qué reciben escasa financiación, medidas que se saben resultan mucho más eficaces, sobre todo la prevención y el tratamiento”. Por eso, para Colombia y el mundo, es necesario alternativas creativas, favoreciendo a toda la población, y no a una minoría, amante de la guerra.  
 

Ver también: Día del Trabajo: 52 millones de desempleados



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net