Ciencia y Tecnologí­a / MARZO 07 DE 2021 / 1 mes antes

La desigualdad, otro ‘cáncer’ de la mujer

Autor : Diego Arias Serna

La desigualdad,  otro ‘cáncer’ de la mujer

Cargar —desde niñas— responsabilidades que no son de ellas, es una forma de maltrato; psicológicamente las predisponen para que acepten como normales otros tipos de agresión.

Discriminación, agresión, dificultad para acceder a cargos públicos, barreras para sobresalir en los deportes, su poca participación en la investigación, etc. son ‘virus’ que afectan a las mujeres.    

El mapa de la geografía humana del planeta indica que en todos los países, en unos más que en otros, la mujer sigue siendo atropellada de diferentes maneras. Los hombres arremeten contra ellas en todos los campos de su quehacer. Esos abusos se reflejan en discriminación, desigualdad, dificultad en los ascensos laborales, talanqueras para formarse, salarios más bajos, etc. También hay que decirlo: se dan casos en los que las mujeres afectan a sus congéneres.  

La situación está presente desde los albores de la humanidad, pero se agudizó con la pandemia. Por eso la ONU Mujeres anunció que el tema para el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2021, será ‘Mujeres líderes. Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19’. En su página web hizo un llamado a los gobiernos, a la comunidad internacional, al sector privado y a otros actores, para que prioricen la prevención, atención y sanción de la violencia contra las mujeres y niñas, usando 4 estrategias principales que se formularán más adelante.

ONU Mujeres también destaca que los países gobernados por ellas son los que más éxito han tenido en la lucha contra la pandemia, tanto en el impacto sanitario como el socioeconómico. Cita a las jefas de gobierno de Dinamarca, Etiopía, Finlandia, Alemania, Islandia, Nueva Zelandia y Eslovaquia. Así mismo, hay que resaltar a Noruega. Además, se recalca la manera amable de comunicar datos de salud pública basados en hechos. Es decir, los países más exitosos en su actividad contra la Covid-19, no han convertido esa lucha en un show mediático.

Para hacer visible su desigualdad, en su portal en internet se afirma que son jefes de Estado y de gobierno en tan solo 20 países del mundo. Y agrega: “A raíz de la pandemia de la Covid-19, han surgido nuevos obstáculos que se suman a los de carácter social y sistémico que persistían antes y que frenan la participación y el liderazgo de las mujeres. En todo el mundo, las mujeres se enfrentan a un aumento de la violencia doméstica, a tareas de cuidados no remunerados, al desempleo y a la pobreza”.

Cero tolerancia con la violencia

Las 4 estrategias formuladas por ONU Mujeres son: 1. Acceso a atención: garantizar el acceso a los servicios esenciales de atención, es decir, facilitar el acceso a las cortes y juzgados, hospitales y servicios de salud, a consultorios jurídicos y al apoyo sicosocial. 2. Alianzas con organizaciones: trabajar estrechamente con las organizaciones de sociedad civil y redes de mujeres defensoras de derechos humanos. Estas organizaciones son las expertas en las necesidades de las mujeres y es importante fortalecer sus capacidades y recursos para responder a la crisis.

Tercera estrategia: Cero tolerancia hacia la violencia contra las mujeres, asegurando que los servicios policiales y judiciales prioricen la atención y sanción de la violencia. De manera paralela, involucrar a la comunidad a unirse contra la violencia de género. La cuarta tiene que ver con inversión en prevención: aumentar recursos a través de programas de educación, campañas públicas y programas para empoderar a las mujeres y niñas, buscar la transformación de las masculinidades nocivas o las normas sociales que fomentan o toleran la violencia contra ellas.

El 5 de noviembre pasado, ONU Mujeres informó que las medidas de confinamiento y distanciamiento social, así como las restricciones de movilidad, generaban mayores riesgos de violencia contra las mujeres y las niñas, lo que intensificó su aislamiento y generó barreras adicionales en el acceso a servicios esenciales.  Explicaba que a medida que la pandemia profundizaba el estrés económico y social, también podía intensificar la violencia contra las mujeres sobre todo en el ámbito doméstico. 

Agregaba que los hombres intolerantes, al estar atravesando situaciones de desempleo, inestabilidad económica o estrés, pueden estar expuestos a aumentar la frecuencia y la severidad de la violencia contra ellas. A pesar de que no existen datos sistematizados sobre el impacto de la pandemia y las medidas de confinamiento en los feminicidios, se están haciendo estudios rápidos en países como Colombia, México y Chile que podrían dar información relevante para ayudar a los gobiernos a tomar decisiones. 

 Violencia contra la mujer, ‘pan de cada día’

Infortunadamente, antes de la Covid-19, la violencia contra las mujeres en América Latina tenía dimensiones pandémicas. Según datos de la Organización Panamericana de la Salud, en Latinoamérica y el Caribe, una de cada 3 ciudadanas ha experimentado violencia física o sexual a lo largo de su vida y, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en 33 países de la región, durante el 2019 la cifra de asesinadas por el solo hecho de ser mujeres, superaba las 3.800.

Como lo reconoce ONU Mujeres, muchos estados han respondido a la violencia contra mujeres y niñas, por ejemplo, al declarar la atención a las víctimas como un servicio esencial, al establecer alianzas con hoteles para que brinden espacios gratuitos a las víctimas y sobrevivientes y al aplazar automáticamente el vencimiento de las medidas cautelares que protegen a las víctimas de violencia dentro de las medidas de cuarentena.

Sin embargo, persisten barreras que impiden que puedan acceder a la justicia y a los servicios de atención. En algunos países, la atención ha sido interrumpida o las instituciones se han abocado a responder a lo más urgente de la crisis, como hacer cumplir las medidas de aislamiento social, lo que puede tener como consecuencia una mayor impunidad para los agresores.

Recomendado: ¿Cuál es el encanto de Marte?

La pobreza es otro elemento implicado en mayores dificultades de la mujer. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD —2017—, las mujeres y sobre todo las más jóvenes, son las más afectadas por la pobreza, y quienes están en mayor riesgo de volver a esta situación si ya la han superado. Esa condición es tanto causa como efecto de otros problemas que afectan principalmente a niñas y adolescentes, como lo son el embarazo temprano, la falta de acceso a la tierra, el matrimonio infantil y la deserción escolar.


Temas Relacionados: Desigualdad Mujer

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net