Ciencia y Tecnologí­a / ENERO 01 DE 2021 / 1 año antes

Vacunarse o no, ¿un dilema?

Autor : Diego Arias Serna

Vacunarse o no, ¿un dilema?

“La primera víctima cuando llega la guerra es la verdad”. Esta frase pronunciada en 1917 recobra vigencia con la pandemia. Le hemos dado la espalda a lo que es cierto, para ‘tragar’ mentiras por montones.

“Es inviable técnicamente”, concluye el fundador de DSruptive, que fabrica implantes con unas dimensiones de 1,5 milímetros por 2, implantar un chip en una vacuna.

Cuando en marzo se divulgó que una pandemia estaba amenazando a la humanidad, casi que simultáneamente las redes sociales empezaron a propagar noticias falsas. Una de ellas afirmaba que el virus había sido creado en un laboratorio en la ciudad de Wuhan, China. También circuló otra sobre una confabulación de los poderosos del mundo para controlar la población. ¿Por qué la pandemia se ha convertido en un campo fértil para las teorías conspirativas? El origen del virus es totalmente natural, como se aclaró en la edición de marzo de la revista Nature Medicine. 

“No es una sorpresa”, le dice a BBC Mundo, Stephan Lewandowsky, profesor de psicología cognitiva de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, y experto en desinformación. “Cualquier situación de miedo donde la gente siente que pierde el control de su vida hará que algunos se vuelvan susceptibles a las teorías conspirativas”. Y agrega: “Una pandemia es un caso supremo de algo que atemoriza a la gente y la deja sin certezas”.

En medio de ese mar alborotado de preguntas sin respuestas, “ese tipo de teorías cumplen la función psicológica de ofrecer alivio a quien cree en ellas, porque ahora tienen alguien a quien echarle la culpa de lo que está ocurriendo, afirma Lewandowsky. Los peligros que crean, sobre todo en tiempos de pandemia, son muchos. “Quienes creen en ellas son más propensos a ignorar las recomendaciones sanitarias —como el uso de mascarillas, el distanciamiento social o el lavado frecuente de manos— para limitar la propagación de la enfermedad y, en el peor de los casos, a cometer actos de violencia”, añade el experto. 

Con esta pandemia ha crecido la desinformación, pese a que las instituciones y medios de comunicación rigurosos, se afanan en dar información fiable. Sin embargo, la serie de rumores e informaciones falsas no cesa. Desde que se empezó hablar de la vacuna, inmediatamente aparecieron todo tipo de mentiras. La que más ha circulado es aquella que afirma que con la vacuna van a inocular un chip para controlar la población. Son tantas, que la Cruz Roja ya advirtió que con la vacuna llega otra pandemia: “Las noticias falsas”.

Las noticias falsas sobre la vacuna

Las noticias falsas o “fake news” que circulan en Facebook y WhatsApp son: 

1- Las vacunas de Pfizer y Moderna usan una metodología llamada ARN mensajero. Lo que significa que no se trata de un virus activo disminuido, como la mayoría de las vacunas, sino de una molécula que ‘enseña’ al sistema inmunológico a identificar el virus y a contrarrestarlo. Esta información ha servido de elemento para generar noticias falsas que dicen que “la vacuna altera el ADN de las personas”. ¡Mentira!: El ARN no interactúa con los genes de los pacientes.

El ARN, siglas de ácido ribonucleico, regula la expresión genética. El ADN, siglas de ácido desoxirribonucleico, contiene las instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos. 

2- La gente no quiere vacunarse. Aunque hay encuestas que revelan que hay personas que tienen dudas sobre si vacunarse o no, la verdad es que esos sondeos muestran la preocupación natural pública por saber qué tan efectiva es la vacuna y sus efectos secundarios. 

Pero es falso que la gente no se quiere vacunar. Que ya varios países hayan aprobado la vacuna, es garantía de que pasaron las exigentes pruebas clínicas para ser administradas con seguridad. El 9 de diciembre será histórico en el Reino Unido, porque se aplicó la primera vacuna. Margaret Keenan, una irlandesa con sus casi 91 años recibió la dosis y durante el día se inyectaron cerca de 5.000 personas. En España la vacunación arranca entre hoy y los siguientes dos días. 

Recomendado: Fraude por $300 millones revela investigación a anterior gerencia del hospital de Génova

Benjamín Netanyahu, Primer Ministro de Israel, dando ejemplo, se vacunó el pasado 19 de diciembre, y las autoridades sanitarias aspiran a poder inmunizar a la población de riesgo en un corto plazo. En Latinoamérica, México y Chile iniciaron la vacunación en plena Navidad. Lo mismo pasa en Canadá. Por otra parte, EE. UU. según la noticia publicada por BBC News Mundo del 12 de diciembre, la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA por sus siglas en inglés, ya aprobó su aplicación. 

En Suiza hay versiones encontradas. Se llegó a decir que el país no quiere vacunas apresuradas, pero el 19 de diciembre el gobierno suizo autorizó la vacunación contra la Covid, la de Pfizer. Las autoridades sanitarias de ese país esperan empezar la vacunación a comienzos de enero, reveló al periódico El País de España, el vacunólogo Paul Henri Lambert de la Universidad de Ginebra, quien es uno de los expertos de la Colaboración Brighton, una organización internacional para garantizar la seguridad de las vacunas. 

3- Se está escondiendo la información sobre las pruebas clínicas y que no hay información porque se oculta deliberadamente, lo cual no es verdad. Al contrario, a medida que han avanzado las pruebas clínicas, las farmacéuticas han compartido en tiempo real sus avances y resultados de efectividad. 

4- Los efectos secundarios de las vacunas son desconocidos. Pero la verdad es que todas las farmacéuticas han publicado de manera abierta los efectos de sus vacunas en las pruebas clínicas y han detenido ese proceso cuando se notan situaciones extremas. 

Los efectos secundarios reportados por Pfizer ante la FDA son: dolores de cabeza, fatiga, escalofrío leve y dolor en la zona de aplicación, los cuales son comunes y similares a los de otras vacunas para otras enfermedades, en verdad, nada de gravedad. 

5- La vacuna trae un chip para conectarnos a un computador cuántico y así controlarnos. Esta es la noticia falsa ‘reina’ y, tal vez, la que más miedo genera en los incauto. No puede haber más ingenuidad al creer en ello. 

Varios países avalaron la inyección 

Así que, ya son varios los países que, junto con EE. UU. y Reino Unido, se unen a la aprobación de la vacuna Pfizer-BioNTech: Canadá, ya mencionada, Arabia Saudita y Bahréin. En Colombia, la vacunación va más despacio, nuestros gobernantes son lentos para tomar decisiones que favorezcan a la población. El 2021 la recibirán los trabajadores de la salud, adultos mayores de 60 años, y quienes tienen comorbilidad. Estas personas suman un total de 15 millones. El resto tendría que esperar hasta el 2022, según lo explicó el ministro de Salud, Fernando Ruiz. Se espera que en pocas semanas la gente irá superando esos temores infundados sobre la vacuna. 

Chip en una vacuna: ¡imposible! 

Los chips subcutáneos, que se conecten con un dispositivo externo, ya hacen parte del avance de la biotecnología. Pero de ahí a inocular un chip en una vacuna falta mucho trecho por recorrer, si es que se pensara hacer eso. Y todavía la noticia es más falsa cuando se dice que ese chip se va a conectar con un computador cuántico. Indaguen cómo está el avance de ese computador y cuál es la capacidad de resolver problemas para que se enteren cual es el tamaño de ese embuste, tan grande como la catedral de Manizales.

Pero que sean los expertos quienes ilustren lo que implica hacer un chip subcutáneo, para poder entender la dificultad de implantar un chip en la vacuna. ¿Sería posible idear un dispositivo tan pequeño que pudiera inocularse dentro de una vacuna? A la fecha, es imposible, según el especialista en tecnología sanitaria Juanjo Tara, cofundador de la empresa DSruptive, que ha creado un implante subcutáneo con tecnología NFC para pagar determinados servicios y controlar algunas constantes sanitarias. NFC son las siglas de Near Field Communication —Comunicación de campo cercano—, un estándar para la transmisión inalámbrica de datos. 

Ver también: “Muertos por Covid-19 no los están abandonando”: Yenny A. Trujillo Alzate

“La unidad mínima de computación, que es un transistor, tiene un tamaño de 7 nanómetros, pero para hacer algo que pueda rastrearte necesitamos miles de transistores juntos; ya sería demasiado grande y necesitaría una antena, sería algo que podrías tocar”, explica Jara. Con ese tamaño, no podría ser inoculado dentro de una vacuna. “Es inviable técnicamente”, concluye el fundador de DSruptive, que fabrica implantes con unas dimensiones de 1,5 milímetros por 2.

Los difusores de ese tipo de noticias jamás indagan la veracidad de la información, por lo que hacen un gran daño y generan alarmas y temores en la población inocente. ¿Será necesario un chip que controle a la población? ¿Acaso ya no está controlada desde hace varias décadas cuando la ponen a consumir comida chatarra, o cuando la esclavizan comprando pastillas supuestamente medicinales? Nada de dilemas, esta vacuna, como otras, salvan vidas. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net