l

Ciencia / AGOSTO 20 DE 2023 / 7 meses antes

Desafíos del cambio climático: una amenaza de 'Ebullición Global'

Autor : Diego Arias Serna

Desafíos del cambio climático: una amenaza de 'Ebullición Global'

Como respuesta a que los gobiernos y las multinacionales petroleras le han venido dando la espalda al gravísimo problema del calentamiento global, surgió la “Rebelión Científica”.

“A los activistas climáticos se los acusa de radicales, pero los verdaderos y peligrosos radicales son los países que están aumentando la producción de combustibles fósiles”: António Guterres.
 

El cambio climático está mostrando sus ‘dientes’ y desde hace varios años la humanidad está percibiendo lo que está pasando en el planeta: grandes inundaciones, voraces incendios como los recientes en Hawái, citando uno solo caso, las enfurecidas aguas arrasan casas y hasta edificios; vehículos como juguetes son arrastrados por la corriente. Además, el hielo del Ártico está disminuyendo; la tierra se muere de sed afectando la agricultura y crece la deforestación

Como se publicó el domingo pasado en el artículo: “Armas nucleares: ¿se aniquilarán Rusia y EE. UU.?”, el cambio climático (CC) es otro filo de la espada de Damocles que amenaza la vida en este planeta. Es que los desastres que están ocurriendo son de tal magnitud, que ya se habla de la “era de la ebullición”, expresión acuñada por el secretario general (SG) de la OEA, António Guterres, en reciente reunión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. 

Es importante resaltar la posición adoptada por los científicos que investigan sobre el CC, que cansados de sentirse prácticamente ignorados y rechazados por gobiernos y empresarios que defienden “a rabiar” el uso de los combustibles fósiles - responsables de la destrucción de la naturaleza, la afectación de la salud y al final la vida de los humanos – han puesto en marcha el movimiento “Rebelión Científica”, protagonizando mítines en 25 países.       

Esta entrega dominical no puede ignorar el engaño de las empresas petroleras, que conscientes del nefasto daño de esa industria, lo han ocultado y han seguido obteniendo inmensas ganancias, sin importarles la destrucción de la flora y la fauna. En este caso, servirá de guía un artículo publicado en el periódico El País de España. 

Vamos a un caos climático irreversible  

Como António Guterres ha estado muy activo sobre el CC, se citan algunas de sus afirmaciones. Por ejemplo, en la Cumbre del Clima, (la Cop 27), realizada en Egipto en el 2022, expresó: “estamos en una carretera al infierno climático con el pie todavía en el acelerador”. Además, enfatizó en la necesidad de cooperar entre los países contra el CC. Fue claro en afirmar que las emisiones de gases de efecto invernadero (Egei) siguen creciendo, las temperaturas globales aumentando y el planeta acercándose con rapidez a puntos de inflexión que llevan al caos climático irreversible

“El tiempo corre. Estamos en la lucha de nuestras vidas. Y estamos perdiendo”, exclamó con preocupación el directivo. Sin olvidar el conflicto ruso-ucraniano, manifestó: “la guerra en Ucrania y otros conflictos han causado tanto derramamiento de sangre y violencia, y han tenido impactos dramáticos en todo el mundo, pero no podemos aceptar que nuestra atención no esté centrada en el cambio climático”. Para él, es el desafío central de nuestro siglo, por lo tanto, fue contundente enfatizando: “es inaceptable, escandaloso y contraproducente dejarlo en un segundo plano”. 

En esa Cop 27, Guterres hizo un llamado al “Pacto de Solidaridad Climática” que se lleve a cabo “entre países ricos y emergentes, con el que todos se esfuercen esta década en reducir las Egei, en línea con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento del planeta a 1,5 grados más respecto a la era preindustrial”. Ese pacto implica asistencia financiera y técnica, ayudando a las economías emergentes a acelerar la transición hacia las energías verdes y poder terminar con el uso de los combustibles fósiles y la construcción de nuevas plantas de carbón

Asimismo, Guterres dejó claro que “las dos economías más grandes, EE. UU. y China, tienen una responsabilidad particular de unir esfuerzos para hacer realidad este Pacto. Esta es nuestra única esperanza de alcanzar nuestros objetivos climáticos. La humanidad tiene una opción: cooperar o perecer. Es un Pacto de Solidaridad Climática o un pacto de suicidio colectivo”. La academia y la sociedad tienen la palabra. 

Violación a los derechos humanos

El 15 de junio del año en curso se publicó en la página web Noticias ONU, el documento: “Las políticas actuales están llevando a un aumento de 2,8 grados”. El motivo de esta noticia fue la reunión que tuvo Guterres con líderes de la sociedad civil para abordar el clima y el uso de los combustibles fósiles, en la que se lamentó que “en un momento en el que deberíamos acelerar la acción, se está retrocediendo. Y las políticas actuales están llevando al mundo a un aumento de la temperatura de 2,8 grados para finales de siglo. Eso significa la catástrofe”. 

Llamó la atención en el sentido de que los países están muy lejos de cumplir sus promesas y compromisos, recalcando que falta apoyo y cooperación para cumplir con la agenda climática. Además, a juicio suyo, hay demasiada disposición a “apostarlo todo a ilusiones, tecnologías no probadas y soluciones milagrosas”. Recordó que para limitar la temperatura global a 1,5 grados hay que reducir las emisiones de carbono en un 45% de aquí a 2030. También trajo a colación que esta situación tiene lugar mientras se violan los derechos humanos de los activistas climáticos. 

En esa reunión con líderes sociales, reveló igualmente: “el año pasado, la industria del petróleo y el gas cosechó una ganancia inesperada récord de cuatro billones de dólares en ingresos netos. Sin embargo, por cada dólar que gasta en perforación y exploración de petróleo y gas, sólo cuatro céntimos se destinaron a energía limpia y captura de carbono... combinadas”. Es un gran negocio para las empresas petroleras, con razón se oponen al cambio por las renovables; además, han desacreditado a los científicos que vienen señalando el problema.

Lea también: Antibiótico resistencia: una amenaza global que se combate desde la ciencia local

“La compañía de combustibles fósiles ExxonMobil tuvo datos precisos de cómo se iba a calentar el planeta desde finales de los setenta”. Lo anterior es el título del artículo publicado por el periódico El País, España, el 12 de enero 2023 y escrito por Clemente Álvarez, quien señaló: “investigadores de Harvard muestran que las proyecciones científicas que manejaba esta empresa de forma temprana adelantaban muy bien lo que sus productos iban a provocar en el clima, a pesar de haberlo negado durante décadas”. 

Expuso que “una revisión publicada ahora en la revista Science, que analiza el conocimiento científico que tenía realmente esta compañía de petróleo y gas sobre las consecuencias de sus productos en el clima, concluye que sus proyecciones adelantaban de forma precisa cómo se iba a calentar el planeta desde finales de los setenta”. Por su parte Naomi Oreskes, profesora de la Universidad de Harvard y una de las autoras del artículo, dijo: “esta es la primera evaluación cuantitativa y sistemática de las proyecciones climáticas de la industria de los combustibles fósiles”.

Rebelión Científica

António Guterres aseveró que el cambio climático (CC) terminó y que ahora estamos en la era de la ebullición global. El CC es la modificación de la temperatura y del clima a lo largo del tiempo. La tierra se mantiene en constante evolución, y aun antes de la llegada del hombre ha habido procesos de cambio climático en la tierra por causas naturales. Hoy se usa el término para referirse principalmente al que ha sido causado por el hombre, y que en los últimos años ha tenido su rápido aumento. 

En el mes de julio se presentaron las tres semanas más calientes de los últimos 120.000 años. Las consecuencias de esta ebullición global son drásticas y afectará a la humanidad, la biodiversidad y la economía. Ante lo poco o nada que hacen la mayoría de los gobiernos por controlar el CC, científicos formaron el colectivo Rebelión Científica, y en los últimos años han protestado por la negligencia gubernamental y las corporaciones. 

Publican en su página web: “somos la comunidad científica revelándose ante la inacción política frente a la crisis climática y ecológica”. “En este momento la comunidad científica se ha dado cuenta de que no es suficiente con la publicación de artículos. Llevamos décadas haciéndolo y no se nos escucha. Ya no queda otra, no hay alternativa que pasar a la desobediencia civil”, comentó a RTVE.es Víctor de Santos, ambientólogo y miembros del movimiento.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net