l

Ciencia / AGOSTO 27 DE 2023 / 7 meses antes

Hacer investigación con y para la sociedad: el mayor reto de las instituciones educativas

Autor : Nathalia Baena Giraldo

Hacer investigación con y para la sociedad: el mayor reto de las instituciones educativas

Se estima que para el 2024 la Uniquindío implemente la Política de Integridad Científica.

Producir ciencia sobre la base de un nuevo concepto de investigación y fortalecer las buenas prácticas científicas.

La investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación son vectores determinantes del tránsito a una sociedad del conocimiento que avance en todos los aspectos, desde la educación integral y la restauración del medio ambiente hasta el cambio hacia modelos de desarrollo sostenibles. Así pues, y bajo la primicia de que sin investigación no hay desarrollo y sin desarrollo no hay transformación social, surge entonces el siguiente interrogante: ¿qué significa investigar en la actualidad?

La actividad científica ha cambiado, cada vez se organiza más en términos de colaboraciones interinstitucionales, interdisciplinarias y transdisciplinares, es justo este panorama actual del quehacer científico que demanda altas cotas de integridad científica. Dennis Alexánder Prieto Medellín, médico, magíster en bioética y jefe del departamento de producción y gestión del conocimiento de la vicerrectoría de Investigaciones de la Universidad del Quindío, cuenta que «hoy en día lo que se hace desde el contexto local en materia de producción científica en las instituciones de educación superior, puede llegar fácilmente -y en cuestión de poco tiempo- hasta el contexto global, es decir, llegamos a ser visibles ante el mundo. Esto nos exige ser mucho más responsables en los procesos de investigación».

En el 2018, Colciencias publicó la «Política de ética de la investigación, bioética e integridad científica» que tiene como objeto proponer una guía para consolidar una cultura que promueva la reflexión colectiva, participativa y plural entre los agentes del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTeI) en los procesos de generación, aplicación, transferencia, divulgación y apropiación del conocimiento en función de lineamientos éticos y buenas prácticas científicas, con el fin de garantizar calidad y pertinencia de la CTeI en pro de un desarrollo social equitativo y sustentable.

No obstante, la importancia de la integridad científica no es algo nuevo. Durante décadas se han realizado procesos de pedagogía, formación y sensibilización sobre la necesidad de que los procesos de CTeI se sustenten en valores, principios y normas -se realice o no con recursos públicos-, ya que estos procesos tienen implicaciones en todos los ámbitos de la vida: en la economía, la política, la sociedad, los ecosistemas,  la cultura, entre otros.

De la justificación a la implicación: un nuevo concepto de investigación

La academia y la sociedad tienen la urgente necesidad de actualizarse en el sentido contemporáneo de investigación. Clásicamente los investigadores venían operando solo desde el contexto de justificación de sus prácticas desde sus disciplinas específicas de formación. Esto sigue siendo esencial, no obstante, actualmente los procesos de investigación exigen considerar el contexto de sus implicaciones, por ejemplo: ¿cuáles son las implicaciones de formular los problemas de la manera en que lo hacemos? ¿Qué implica que use esta y no otra metodología? ¿Qué implicaciones tiene abordar una problemática desde una perspectiva teórica y no desde otra igualmente válida? ¿Qué implica no tener en cuenta el contexto, la cultura o el territorio en la problemática y en las eventuales innovaciones o impactos? ¿Cuáles son las implicaciones de investigar en comunidades, con bases de datos, en o con animales, personas u otros seres vivos?

Si bien la investigación tiene procedimientos básicos y tradicionalmente establecidos, hoy asistimos a un nuevo concepto de investigación. En palabras de Jorge Eliécer Molina Zapata, docente de planta del Programa de Filosofía y presidente del «Comité de ética y bioética de investigaciones de la Universidad del Quindío» (CEBIUQ), la investigación contemporánea giró a la consideración de las implicaciones de los procesos CTeI, notablemente en aspectos éticos, bioéticos y de integridad científica. Se trata entonces no solo de hacer «buena ciencia», sino, también, «ciencia buena».

Lea también: Antibiótico resistencia: una amenaza global que se combate desde la ciencia local

La integridad científica como punto de convergencia

En uno de sus apartados del documento de la «Política de ética, bioética e integridad científica», se menciona que abordar la integridad científica implica emprender acciones en diversos frentes: primero, promover las buenas prácticas en investigación a través de la adopción de medidas tendientes a instruir a todos los actores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación -SNCTeI- sobre los tipos de faltas en que se puede incurrir. Segundo, prevenir estas faltas desde el más alto nivel institucional mediante su compromiso con la adopción de principios y buenas prácticas en la investigación, aplicables en todas las áreas y las disciplinas del conocimiento, que preserven la confianza de los ciudadanos en la CTeI y garanticen la credibilidad en sus resultados; y tercero, adoptar un sistema de integridad científica que garantice las condiciones de denuncia, investigación y sanción.

De esta manera, la integridad científica traduce el trato reflexivo y riguroso de las buenas prácticas en CTeI, implementadas en y con la sociedad. Las buenas prácticas en investigación abarcan, por ejemplo, aspectos que van desde la buena redacción y estructuración de un proyecto, el no incurrir en plagio, pasando por la determinación clara y precisa de los sujetos y objetos de investigación, de sus criterios de inclusión y exclusión, hasta llegar al consentimiento informado, permisos de colecta y el reconocimiento y tratamiento de conflictos de interés, entre otros. 

Un faro para la investigación en la región

La Universidad del Quindío es pionera a nivel país en integridad científica. Desde 1997 cuenta con ejercicios de avanzada en protocolos de experimentación en salud. En 2001 creó el «Comité de ética, bioética e investigación de la Facultad de Ciencias de la Salud» y en 2014 se constituyó el Cebiuq. La experiencia de ambos comités respalda y sustenta la implementación de la Política institucional de ética, bioética e integridad científica para el 2024. 

Actualmente la Uniquindío ejerce la presidencia del nodo Eje Cafetero de Integridad Científica, además realiza de manera permanente actividades en torno a temas de ética, bioética e integridad científica, así como de apropiación social del conocimiento.

Convocatoria Ondas Quindío 2023

MinCiencias y la vicerrectoría de Investigaciones de la UQ presentaron la semana pasada la convocatoria Ondas Quindío 2023 que busca fomentar la investigación en las instituciones de educación primaria, básica y secundaria. La meta es conformar 50 semilleros infantiles y juveniles, y así financiar 70 proyectos en distintas modalidades. Esta iniciativa pretende, además, impulsar la integridad científica y el correcto uso de las buenas prácticas científicas desde primeros grados.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net