l

Ciencia / OCTUBRE 22 DE 2023 / 4 meses antes

Las armas, un negocio con muerte y dolor

Autor : Diego Arias Serna

Las armas,  un negocio con muerte y dolor

Unos dos millones de indefensos habitantes de Gaza - como esta palestina – elevan sus súplicas al cielo y a “su dios”, para que se apiade de ellos frente al genocidio emprendido por Israel.

“Si queremos gozar de la paz, debemos velar bien las armas, si disponemos las armas no tendremos jamás paz”: Cicerón.

Octubre de 2023 pasará a la historia como un mes en el que la barbarie del grupo Hamás asesinó a centenares de personas inocentes, sin distingo de edad. Pese a que no fue el pueblo palestino que inició el asesinato, la respuesta del ejército israelí no se hizo esperar, respondiendo con la misma bajeza, llevándose la vida de otros centenares de habitantes de la Franja de Gaza. Ambos hechos son actos terroristas y debieron ser repudiados por todos los países y gobernantes. El fenómeno no es nuevo, ha habido vicisitudes similares en otros siglos, con momentos breves de paz. ¿Cómo se inició todo? ¿Qué intereses oculta el conflicto?

Todo viene desde el origen del islam, una religión monoteísta, que - según los estudiosos de estos temas - fue revelada por el arcángel Gabriel, el espíritu fiel a Muhammad (Mahoma), el profeta. Como lo explica Francesca Brezzi, profesora de la Universidad de Roma, en su libro Las grandes religiones, “los principios dogmáticos de esta predicción se compendian en el Corán, cuya forma actual reproduce la compilación hecha por orden de Othaman, el tercer califa, y cuya autenticidad es universalmente reconocida”. Mahoma (571 d. C. – 632) tuvo su vida alrededor de la Meca.   

Narra Brezzi que en los últimos años Mahoma se dedicó a reorganizar la sociedad beduina (árabes nómadas) sobre bases religiosas y no sobre los tradicionales vínculos de sangre. Cuando murió, Arabia estaba unida, tenía una organización política más avanzada con respecto al primitivo sistema trivial. Aunque el particularismo no desaparecía del todo, el profeta había logrado imponer su propia autoridad religiosa y temporal sobre las distintas tribus. 

En el discurso pronunciado durante el último peregrinaje a la Meca, Mahoma sostuvo que todos aquellos que pertenecían a la comunidad musulmana eran hermanos. Cosas similares se puede decir de Cristo: predicaba el amor entre sus seguidores. Retomando a la profesora Brezzi, ella afirma: “la religión israelita y el judaísmo forman parte de las religiones semitas del Asia Menor y se incluyen entre las religiones universales. Actualmente existen cerca de 18 millones de hebreos. En el Estado de Israel constituye la religión que la mayoría de la población practica”.

Explica que profetas como Amos e Isaías buscaban espiritualizar el culto mismo, sin olvidar la defensa de las clases humildes. Si todas esas religiones tenían valores y buscaban el bien para su comunidad ¿por qué han decaído en la violencia? ¿Por qué en asuntos religiosos la humanidad parece encerrada en una torre de Babel donde se escucha el eco del odio? ¿A quienes les interesa este fraccionamiento de la sociedad? 

Atizar conflictos: “negocio sucio”

Generar violencia para que se tenga como respuesta más violencia, es necesario el recurso de las armas; y es obvio que quienes tienen el negocio de ellas son los más interesados en atizar conflictos. Para los traficantes de la muerte está bien disfrazar sus intereses con el cuento religioso, que se presta para el fanatismo, así como pasa con el patriotismo, colores de partidos – Colombia tienes su ingrata historia – y hasta el fútbol. Veamos el problema de Israel y los palestinos ubicados en la Franja de Gaza, como un asunto del negocio de las armas de lo que poco se dice en los medios

El 80% que Israel compró en 2022 las negocia con EEUU, el 20% restante con Alemania. En el negocio de material bélico la potencia estadounidense no tiene rival. Aproximadamente el 2,2% del Producto Interno Bruto (PIB) global se dedica a la guerra, según el Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo. La invasión de Ucrania motivó que Rusia ascendiese su gasto militar hasta el 4,1% del PIB, mientras que el Estado ucraniano invirtió el 34% de su riqueza nacional, dejando a un lado sus problemas de hambre y salud. 

Israel juega en el mismos ‘partido’: Según el periodista Javier Ruiz de la Cadena SER, de España, las cifras destinadas al armamentístico israelí en los últimos tres años son “apabullantes”. En la primera fase del bombardeo contra Palestina, Israel va a usar esas armas que ha comprado a EE. UU.: 75 cazabombarderos F35, “el IPhone 15”, afirma Ruiz. 

Las cinco mayores empresas armamentísticas del mundo están en Estados Unidos y han pasado de tener pérdidas en bolsa a sufrir fuertes subidas desde que Israel anunciara el 7 de agosto una nueva declaración de guerra contra Palestina. Lockheed Martin, que ha recibido más de 5.700 millones de dólares en contratos con Israel, ha aumentado su cotización en el mercado de valores en más de 10.000 millones de dólares. Otra multinacional americana, Northrop Grumman, quinto fabricante en el mundo, ha subido un 16%, ganando más de 13.000 millones en Bolsa en poco más de una semana. 

“Mercaderes de la muerte”: unos pocos

Cinco países venden el 76% de las armas: EE. UU., Rusia, Francia, China y Alemania, pero Israel es el líder comercial de tecnologías de control y vigilancia a nivel del planeta y utiliza los territorios ocupados como laboratorio de ensayos y como piso piloto para su promoción. Mientras los mercaderes de la muerte celebran sus ganancias, las víctimas cuentan sus fallecidos. El número de muertos causados por los bombardeos israelíes en la Franja de Gaza supera los 2.750, pasando de los 9.700 heridos, según el Ministerio de Sanidad palestino. En el lado israelí, el Ministerio de Defensa ha confirmado el fallecimiento de más de 1.300 personas. En total, más de 4.000 pérdidas de vidas humanas.

Como si Israel fuese un país débil militarmente, EE.UU., comportándose como el “gran policía del mundo”, ha enviado portaaviones al Mediterráneo, supuestamente para desalentar cualquier intento de ataque de otros países contra su enclave en el Oriente Próximo. Además, la potencia gringa ha fortalecido su presencia militar en la región mediante el despliegue de aviones de combate. 

Los palestinos tienen un punto débil: el enfrentamiento entre ellos mismos. Como informó Cecilia Barria en la BBC News Mundo el pasado14 de octubre, las principales facciones políticas están enfrentadas entre sí desde hace décadas, lo que impide alcanzar su objetivo central: obtención de un Estado propio. Esa rivalidad entre palestinos llegó a un punto de quiebre en junio de 2007, cuando Hamás y Fatah combatieron en las calles de la Franja de Gaza, dejando decenas de muertos y cientos de heridos. Recordó que el estallido en este siglo se inició luego de que Fatah perdiera las elecciones parlamentarias del 2006 y los combatientes de Hamás tomaran el control de Gaza. La batalla resultó en la disolución del gobierno de unidad y la división de facto de los territorios palestinos. Cisjordania quedó en manos de Fatah y Gaza de Hamás, acrónimo árabe del Movimiento de Resistencia Islámica, movimiento fundado en 1987 durante la primera intifada o levantamiento palestino contra la ocupación israelí. 

Lea también: Nobel de Paz con impronta de mujer

Por su parte, Fatah, es el acrónimo inverso de la traducción árabe de Movimiento de Liberación Nacional Palestino (Organización para la Liberación de Palestina) y la Autoridad Palestina, partido formado en 1959 por activistas de la diáspora palestina, entre ellos el expresidente Yasser Arafat. Fatah se oponía al gobierno israelí utilizando la vía armada, pero el partido comenzó a buscar vías diplomáticas en la década de 1980 que condujeron a los Acuerdos de Oslo y a la propuesta de una solución al conflicto con el establecimiento de dos Estados, acercamiento que rechazó Hamás.   

Desacuerdos entre Fatah y Hamás 

De acuerdo con la reportera del medio británico, Fatah reconoce la existencia del Estado de Israel y aboga porque se cumpla la resolución 242 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la cual establece la retirada de las tropas israelíes de los territorios ocupados en 1967 durante la Guerra de los Seis Días, cuando Israel ocupó la península del Sinaí, Cisjordania, la Franja de Gaza y casi todos los Altos del Golán, triplicando su territorio. 

Hamás, en cambio, no reconoce el Estado de Israel, aunque la carta fundamental del grupo militante islámico de 1968 postula la toma de control de los territorios palestinos, incluido el actual Estado de Israel. Un nuevo documento firmado en 2017, acepta las fronteras existentes antes de la guerra de 1967 como base para un Estado Palestino, con Jerusalén como su capital. Así que, ha habido condiciones para organizar esos territorios y que los dos pueblos vivan 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net