l

Ciencia / ABRIL 23 DE 2023 / 11 meses antes

¡Salvemos el planeta! Estamos a tiempo

Autor : Diego Arias Serna

¡Salvemos el planeta! Estamos a tiempo

En nuestras manos está evitar el colapso total del planeta. Sostener el equilibrio medioambiental es una cuestión de vida o muerte que no da espera. ¿Usted qué está haciendo? 

“Es mucho mejor comprender el universo tal y como es, que mantenerse en el engaño, sin importar lo satisfactorio y tranquilizador que parezca”: Carl Sagan (1934-1996).

Desde hace 53 años, el 22 de abril, se celebra el Día de la Tierra. Fecha para resaltar la importancia de la pachamama, que está muriéndose por culpa del “rey del planeta” que la está destruyendo. No se conservan los ecosistemas, así como su fauna y flora están en retroceso, y algo tan importante para la vida como el agua está contaminándose. Igualmente, la atmósfera se ha afectado. Es decir, el hábitat que la evolución fue construyendo en millones de años, el ser vivo más “inteligente” lo está haciendo invivible en pocas centurias. 

Como lo divulga la ONU en su página web: “¿Sabías qué...? Cada año, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques; una extensión similar a Islandia. Los ecosistemas sanos nos ayudan a protegernos de las enfermedades porque la diversidad de especies hace más difícil la propagación de patógenos. Alrededor de un millón de especies animales y plantas se encuentran en peligro de extinción”. Como si eso fuera poco, el plástico inunda los mares y no solo lo está contaminando, también está matando a las especies acuáticas.   

El último informe climático de la citada organización, urge actuar si queremos un futuro habitable. En su sitio en internet reveló lo siguiente: “Existen múltiples opciones viables y eficaces para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse al cambio climático provocado por el hombre, y ya están disponibles, afirman los científicos en el último informe publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, IPCC, del 20 de marzo 2023”. Como destaca el presidente del IPCC, Hoesung Lee, urge tomar medidas más ambiciosas y se demuestra que, si actuamos ahora, aún es posible garantizar un futuro sostenible y habitable para todos.  

Asimismo, en esa fecha del informe IPCC, António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas afirmó: “Nunca hemos estado mejor equipados para resolver el desafío climático, pero debemos pasar ya mismo a la acción climática a toda velocidad”. Acción que es asunto de todos: gobiernos, entidades estatales y privadas, empresarios, instituciones educativas, medios de comunicación y la sociedad. Este artículo se dedicará a responder a la pregunta: ¿Cuál es la edad de la Tierra?

Se acierta gracias a los errores

Tal vez, se preguntarán el porqué de ese cambio en la redacción del documento. El desarrollo del mismo responderá a esa inquietud. En esta ocasión el interés recae sobre el conocimiento de la edad de la Tierra, y cómo se pudo pasar de saber la fecha dada por la mitología, al aporte de la ciencia. El científico clave en ese descubrimiento fue el estadounidense Clair Patterson (1900-1995), quien, además luchó contra la contaminación del planeta que producen las grandes empresas petroleras.

Como primero fue la mitología que la ciencia, la primera edad de la Tierra se conoció de fuentes bíblicas, y fue el arzobispo irlandés James Ussher (1581-1656) quien, basándose en el Antiguo Testamento, determinó que la Tierra se había formado un 23 de octubre del 4004 antes de la nueva era. Fecha que es reciente comparada con la información que en estos momentos se tiene de Chiribiquete, ubicado entre los llanos colombianos y la Amazonía, descubierto recientemente, y se calculan entre 13 y 20 mil años. Científicos de muchos países indagan datarlo.

La edad de la Tierra esgrimida por Ussher fue muy conocida, además, se creyó en ese dato pues el arzobispo era profesor en el Trinity College de Dublín, Irlanda, prestigiosa institución educativa de la época. Hubo más fechas del “natalicio” del planeta, como la formulada por el prestigioso científico y astrónomo Johannes Kepler (1571- 1630), quien también dio un dato equivocado. Pero la ciencia, errando y corrigiendo, se va acercando a la verdad, y ahora se plantea una edad de la Tierra más confiable: de unos 4.550 millones de años. ¿Cómo llegó Patterson a ese descubrimiento?

Siguiendo la huella del plomo, él pudo obtener ese dato, que es - por ahora - la más confiable, y decir por ahora, no genera desconfianza, porque en ciencia no hay verdades reveladas ni absolutas, esta cambia conforme avanza el conocimiento. Para motivar a los padres de familia, hay que decir que Patterson se inclinó por las ciencias exactas, por un regalo que le dio su madre interesada por la educación de su hijo: un juego didáctico de química. Ese hecho inclinó al niño por el estudio. 

Lea también: Carrera espacial: Otra competencia de las potencias ¿dominio del mundo?

El plomo reveló la edad de la Tierra

Patterson se graduó en química en la Universidad de Chicago, luego trabajó en el proyecto Manhattan, famoso porque dio origen a la nefasta bomba atómica, que - a pesar de la amenaza que ella despierta para acabar con la humanidad - todavía las potencias siguen “asustando” con ella al contrincante. Después de terminada la Segunda Guerra Mundial, Patterson comenzó su doctorado participando en un proyecto que medía la presencia de isótopos de plomo en meteoritos. 

¿Qué es un isótopo? Es en lo que se convierte un elemento de la tabla periódica cuando pierde un neutrón. Recordemos que el neutrón es una de las tres partículas elementales que tiene el núcleo del átomo. Para fortuna de los investigadores, algunos isótopos son inestables, descomponiéndose en el tiempo. Siguiendo la huella de esos isótopos se conoce la edad de algunos materiales. El método más conocido es el estudio del carbono 14, que basado en el hecho de que tarda 14.000 años, para que la cantidad de se reduzca a la mitad, permite fechar las muestras. 

Como la Tierra tiene millones de años, se acude a isótopos más estables, cuando los periodos de semidesintegración ocurren en millones de años. Este estudio ha dado origen a la técnica conocida como datación radiométrica, muy usada por los geólogos. Algunos pensarán que la Tierra es dinámica y sufre cambios que podrán borrar su historia, por fortuna, casi todos los estudios del sistema solar han indicado que los planetas de este sistema se originaron por la condensación de materia a partir de un disco de polvo y gas conocido como nebulosa protosolar. Es decir, todos los planetas son contemporáneos.

Asimismo, se forman asteroides y material de menor tamaño que algunas veces caen a la Tierra en forma de meteoritos. Su estudio encierra la historia del sistema solar. Patterson tuvo su acto creador al estudiar los isótopos de plomo de diferentes meteoritos, llegando a concluir que el planeta tiene la edad ya mencionada. Previo a esta idea, había colaborado usando el método de uranio-plomo, para hallar la edad de ciertos materiales.   

Sumado a este descubrimiento, hay que agregar la lucha que dio contra la contaminación con plomo y en particular su uso en la gasolina. Pelea dada en contra de la opinión de otros científicos que, como hoy, defienden intereses económicos de las empresas petroleras. Por su perseverancia en sus investigaciones radiométricas pudo afirmar: “Encontré que había plomo que venía de aquí, plomo que venía de allá; había plomo en todo lo que estaba usando”. 

 “No al plomo”: obstinación de un científico

Clair Patterson ingresó en 1952 al Instituto de Tecnología de California, más conocido como Caltech. Allí adecuó una sala blanca, sistema donde la pureza del aire admite muy pocos contaminantes, por eso se filtra eliminando partículas en suspensión; el lugar se mantiene a una presión ligeramente superior a la del exterior para evitar la entrada de aire. Patterson filtró el aire, cambió tuberías, lavaba con ácido el más mínimo utensilio, usaba trajes especiales y nadie podía entrar a su laboratorio - excepto sus colaboradores - porque el pelo del visitante contaminaba la sala con plomo. 

Eso es lo que técnicamente se llama control del experimento. Él sabía que vivía en la Edad del Plomo, elemento presente en las cañerías, pinturas, productos del hogar, latas de conserva, juguetes para niños, etc., y en las emisiones de la gasolina. Cuando se empezó a dar a conocer este problema, la General Motors contrató al patólogo Robert Kehoe, quién “tenía que demostrar” que las exposiciones a bajas cantidades de plomo eran seguras, lo cual excusaban a las empresas que producían gasolina con plomo y las exoneraban de su responsabilidad por los daños mentales causados a sus empleados. 

Mientras Kehoe, recibía honores, Patterson recorría el mundo para recoger muestras ambientales de las aguas superficiales, las aguas profundas, las nieves de las cumbres, los hielos Ártico y Antártico, hasta de las momias peruanas y egipcias, etc., para así demostrar que el planeta ha sido una gran pelota de plomo con una concentración en la atmósfera de más de 1.000 veces los niveles naturales y en 100 veces en nuestro cuerpo, cifra que después corrigió a 600. Su lucha dio frutos y su figura reconocida cuando en 1986 se inició el fin de la gasolina sin plomo, desapareciendo de las gasolineras de EE. UU. en diciembre de 1995.  


Temas Relacionados: ONU Clair Patterson Día de laTierra

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net