Cine / SEPTIEMBRE 05 DE 2021 / 1 mes antes

Mama Icha resume la nostalgia de los inmigrantes colombianos

Autor : La crónica

Mama Icha resume la nostalgia de los inmigrantes colombianos

Esta semana llegó a las salas, la película La casa de Mama Icha, que pone sobre la mesa temas de conversación complejos: los migrantes colombianos en otros países, el uso soñado de sus remesas vs. la realidad, el respeto de los hijos por las decisiones de sus padres en la vejez y el deterioro de las relaciones familiares.

La casa de Mama Icha, distribuida en el país por Cine Colombia, es una película documental que retrata el retorno heroico de María Dionisia Navarro, Mama Icha, a Colombia. Ella, de 93 años, siente cercano el final de su vida y solo piensa en una cosa: volver a su natal Mompox. Décadas atrás había emigrado a los Estados Unidos para ayudar a su hija con el cuidado de los nietos. 

Se sueña meciéndose entre los brazos del río Magdalena al caer la tarde, rodeada por sus parientes y vecinos, en el patio de la casa que construyó durante los años de ausencia con el dinero que enviaba desde el exterior. Al regresar, el idílico mundo de sus recuerdos se ve confrontado con la precariedad y las deterioradas relaciones familiares. 

Esta película, que revela los conflictos por el poder, cuando los padres llegan a depender del cuidado y las decisiones de los hijos, también se estrenará el próximo 18 de octubre en territorio estadounidense, gracias al canal público PBS, que la adquirió para emitirla en su franja documental POV, un espacio de mucho prestigio y consagración del género, al que cada año se presentan más de 800 documentales de todo el mundo, de los cuales solo 14 superan el riguroso proceso de curaduría. 

El periodista Óscar Molina, director de la película dio a conocer un poco más acerca de su obra. 

¿Cuál es el punto de partida para realizar La casa de Mama Icha? 

El punto es una pregunta sobre cómo la economía transforma la experiencia de hogar: ¿por qué los habitantes de un país rico en recursos naturales y diversidad cultural se ven forzados a buscar prosperidad económica en otros países? Esta búsqueda de prosperidad genera una dependencia tanto de los migrantes colombianos, como de sus familiares en Colombia, de los recursos que se obtienen durante la migración, lo que hace difícil el retorno de los nacionales al país. 

A Colombia este desplazamiento de sus habitantes al exterior le genera un ingreso de divisas que es relevante para la economía del país y el sostenimiento directo de las familias de los migrantes. En el 2020 los migrantes colombianos enviaron al país más de 6.900 millones de dólares, casi 3 veces las ventas de café y casi la mitad de las ventas de recursos energéticos en el exterior.

Lea también: Cuando el deporte cambia la historia

Óscar ¿usted también es un emigrante?

Más bien un explorador. En 1997, después de terminar mis estudios de periodismo y necesitar un poco de perspectiva sobre las condiciones laborales, el tejido social y el sistema político de mi país, comencé a vivir temporadas en el extranjero, especialmente en Japón y Estados Unidos. 

¿Qué lo incentivó a empezar esta investigación?

Primero, el haber crecido en un país con un conflicto interminable y con una de las tasas más altas de personas desplazadas en el mundo. Desde que era niño, me he preguntado por qué Colombia, a pesar de sus ricos recursos naturales y culturales, no puede ser un hogar para toda su gente. Lo otro es que, durante mis viajes, trabajé junto a migrantes de otros países, que soñaban con construir casas de ensueño en sus países de origen.

¿Qué es lo que más lo ha impactado de esas historias?

La mayoría de las historias que conocí comenzaron de la misma manera: los ciudadanos de los países menos desarrollados económicamente vienen a países más desarrollados con la idea de ahorrar dinero, haciendo sacrificios para lograr sus objetivos económicos. Envían dinero a casa cada mes, muchas historias coinciden en destinar ese dinero en construir o comprar una vivienda que los acoja a su regreso. Estas casas pueden estar vacías durante años, contenedores a gran escala del sueño de regresar y un testimonio visual de una viabilidad económica ilusoria.

¿El tema de los migrantes ha sido analizado desde muchos puntos de vista… por qué decidió compartir también el suyo?

Si bien la inmigración es a menudo un tema de conversación política y se cuentan historias de investigación sobre las condiciones legales y de vida que enfrentan varios grupos de migrantes en los países de acogida, me ha preocupado los legados emocionales menos discutidos de irse: ¿Qué fantasmas familiares continúan persiguiendo a un viajero? ¿Qué raíces florecen y qué raíces se rompen a través de las millas? ¿Qué sueños se ponen en concreto en el país de origen, y se rompen por los años de separación? ¿Cuáles son las consecuencias personales y familiares de un exilio económico?

¿Todo eso logra plasmarlo en La casa de Mama Icha?

La historia de Mama Icha es un poderoso viaje dentro de este fenómeno global. La película tiene como objetivo exponer las fuerzas de la tradición y el apego en un contexto de desplazamiento y desigualdad socioeconómica. Invita a la audiencia a pensar en la necesidad de globalizar los derechos sociales en una era en la que el capital se mueve libremente más allá de las fronteras.

¿Cómo es esta narración?

La película sigue a Mama Icha cronológicamente, a través de cada paso de este viaje: su decisión de irse de Filadelfia contra los deseos de su familia, su llegada a Mompox, la lucha interna entre sus hijos y su decisión final sobre la casa y sus consecuencias. La historia se desarrolla a través de elementos característicos de la narración clásica: un personaje central, muy cautivador, que se propone perseguir un objetivo y se encuentra con conflictos internos y externos, y personajes secundarios moralmente ambivalentes. A través de 2 años y medio de observación cercana, la película nos invita a profundizar en la experiencia emocional de Icha mientras sus sueños se encuentran con sus realidades.

Más allá de esta película, hay toda una trilogía documental transmedia planeada para seguir hablando del tema…

Nuestro objetivo es continuar compartiendo y buscando generar una discusión sobre distintos temas fundamentales que están presentes en este fenómeno. Por un lado, está el largometraje La casa de los ausentes, y de forma más ambiciosa a través de una herramienta web que sitúe las historias de los migrantes y sus casas de remesas en diferentes partes del mundo, dentro de las fuerzas más grandes del intercambio global de recursos y la migración. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net