Ciudad / ENERO 06 DE 2022 / 1 semana antes

Después de la tragedia, en el Santiago Galindo se recupera la motivación

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

Después de la tragedia, en el Santiago Galindo se recupera la motivación

Algunos levantan sus edi caciones con material de construcción, sin embargo, la inversión que han tenido que hacer es grande.

La resiliencia se ha convertido en la principal cualidad de varios de sus habitantes que lo perdieron todo con el incendio del 5 de noviembre pasado.

Llenos de motivación y ganas de salir adelante, habitantes del barrio Santiago Galindo Botero se levantan de la tragedia que cambió sus vidas hace 2 meses.

El sector, contiguo al barrio La Cecilia, ubicado en el suroccidente de Armenia, fue noticia hace 60 días, cuando un incendio que se generó en una de las edificaciones subnormales, al parecer por quedarse un fogón encendido, dejó un saldo de 11 edificaciones totalmente destruidas.

La tristeza y la nostalgia por lo ocurrido en esa mañana no se han borrado y nunca se irán de las mentes de los residentes del sector, pero tal y como pasó en el 2016, cuando empezaron a construir con motivación sus casas, otra vez empezaron de cero.

El Santiago Galindo Botero se formó a partir de la gestión de personas como Giovanni Galindo y la familia Botero que dieron el terreno a personas vulnerables, con la condición de que los que llegaran a este sector debían pagar algunos impuestos, por supuesto, se cumplió con ese requisito. Desde entonces son 45 familias las que habitan la zona.

 

Esfuerzo propio

Sandra Lorena Quintero Rivera, una de las habitantes y líderes del barrio, indicó que se mantiene el dolor, pero han podido más las ganas y el esfuerzo propio para salir adelante.

“Los mismos vecinos se encargan de construir las viviendas que ahora son en ladrillo, a diferencia de hace 2 meses que estaban en material liviano. Ha habido donaciones de mercados, cemento y ladrillos. Entre los mismos vecinos nos repartimos los elementos y nos hemos beneficiado, gracias a Dios”.

Agregó: “Como dice el dicho de que hay que volver a empezar, lo que pasó es un ejemplo de resiliencia, como el resto de los armenios somos echados para adelante. Soy gestora cultural y trabajo para que haya espacio para el esparcimiento y la sana diversión”.

Fue tanta la ayuda recibida que incluso se saturaron y por ello también se encargaron de enviar a otros afectados: “En el barrio Giraldo de Calarcá ocurrió una tragedia, no dejamos que se desperdiciaran estos beneficios y los enviamos. También es importante señalar que algunos han dado refugio a los más necesitados, entre todos cooperamos”.

Se refirió al problema de reconexión de servicios como la energía y el gas: “Por lo que he podido conocer de parte de los que lo requieren, el proceso no ha sido fácil. No sé por qué la complicación si cada uno es dueño de la matrícula y se le debe proponer una solución al problema”.

Si bien necesitan más aporte de la administración municipal, reconoció que el Santiago Galindo Botero está en ese proceso de legalización y no es fácil acceder: “Por esa situación la alcaldía no nos puede ayudar, estamos en un proceso de reconocimiento. Pero la administración llegó y nos trajo camas, colchones, enseres y más mercados, pero fue más una ayuda de un fondo para este tipo de tragedias, pero no nos pueden gestionar elementos para la construcción”.

También leer: Una hornilla habría ocasionado el incendio que acabó con 9 viviendas en Armenia

 

Dificultades por servicios

Orlando Rincón, dedicado a la recolección de café, es uno de los damnificados del incendio de noviembre, perdió su vivienda y todas las pertenencias con las que contaba en su interior.

Si bien ninguno de sus seres queridos se vio afectado, tuvo que vender parte del terreno para así levantar su vivienda y pagar arriendo mientras termina su casa.

“Vendí parte del suelo, conozco de construcción y con ese dinero pude hacer por ejemplo algunas vigas y levanté unos muros. Pero tuve que pagar arriendo cerca de este lugar, saldar servicios y alimentarme, el recurso finalmente no alcanza. Nos toca hacer muchas piruetas para mantenernos”.

Como muchos, recibió ayuda. “Una vecina me regaló 600 ladrillos, acá entre todos nos hemos colaborado, recibimos mercado, pero no faltan los inconvenientes”.

Precisamente el obstáculo que tiene es que no le han podido reconectar el servicio de energía y gas, por lo que hizo un llamado a estas empresas para que les colaboren: “Nosotros pagábamos los recibos, nos dicen que se requiere de unos estudios y ver finalmente cuántas viviendas pueden ser aptas. Ojalá que nos solucionen esta situación pronto porque pago arriendo con demasiado esfuerzo”.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net