Ciudad / OCTUBRE 06 DE 2021 / 1 semana antes

En el barrio Arrayanes piden ayuda para salvar humedal

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

En el barrio Arrayanes piden ayuda para salvar humedal

El llamado que se le ha hecho a la comunidad es a no arrojar escombros que puedan afectar el humedal cercano del lote acondicionado como cancha de fútbol.

El lugar es tranquilo, sin embargo, preocupa la afectación al humedal y el estado de las redes de acueducto y alcantarillado.

El próximo 28 de noviembre el barrio Arrayanes, uno de los más populares de la comuna 1, cumplirá 45 años de existencia.

Este se encuentra junto a la avenida que de Armenia conduce al aeropuerto El Edén y a La Tebaida, limita con el barrio La Isabela —con el que comparte el coliseo del Sur—, además, se encuentra a pocos minutos del estadio Centenario y del centro comercial San Sur.

Aunque es un barrio pequeño, en comparación con otros sectores de la comuna, cuenta con la parroquia Santa Ana, el colegio Rafael Pombo, así como restaurantes y sitios populares de comidas rápidas.

Por su cercanía al barrio La Isabela, algunos de los jóvenes estudian en las instituciones educativas Teresita Montes y Luis Carlos Galán

Se destaca por ser un barrio tranquilo, cuenta con alrededor de 780 habitantes, según los datos de la junta de acción comunal.

Arrayanes fue construido por el Instituto de Crédito Territorial, inicialmente a las viviendas solo podían acceder funcionarios de la Policía y el Ejército, pero por la falta de interés se le abrió la posibilidad a otras personas de vivir allí.

 

Situación del humedal

María Elvia Arias Pineda, presidente de la junta de acción comunal de Arrayanes, recalcó que una de las características del sector es la seguridad y tranquilidad, sin embargo, se ha presentado un problema en relación con el manejo de escombros de parte de algunos residentes.

Hay quejas porque han arrojado residuos de construcción en la zona del humedal.

“Ese humedal es una zona protegida que se encuentra cerca del terreno que fue acondicionado como cancha para jugar fútbol —en el sector se pretendía habilitar una escombrera, pero al final la comunidad lo impidió—. No entiendo por qué la gente arroja material, sabiendo que hay una quebrada y en cualquier momento podría presentarse un colapso”, manifestó la líder comunal a LA CRÓNICA.

Expresó que la intención de los que arrojan los escombros es acondicionar parte de la parcela vecina del humedal para que funcione como estacionamiento: “Entiendo que muchos quieren tener carro, pero también hay que tener cuidado, no se tiene esa experiencia de acondicionar un suelo para parquear y es un riesgo para como para los demás vecinos, porque las edificaciones están muy cerca de las laderas”.

Aconsejó sembrar especies vegetales para que sus raíces les den sostenibilidad a la ladera: “Este problema no viene de ahora, es de hace años, por ello pedimos la intervención de la administración municipal y autoridades de control por este hecho”.

Otras peticiones

En Arrayanes la comunidad se queja de la ausencia del gobierno local, por lo que históricamente algunos vecinos se han unido y sacado recursos de sus propios bolsillos para el arreglo de varios andenes.

En algunos casos como la coyuntura de afectación de acueducto y alcantarillado externo de varias viviendas sí se ha pedido la intervención de Empresas Públicas de Armenia, EPA.

“Las redes de ciertas casas ya están obsoletas, en un mes han colapsado varias de ellas, pero no ha sido posible que EPA nos escuche”, reveló Arias Pineda a este medio escrito.

Así mismo, dijo que se ha presentado afectación en el suelo entre las manzanas 4 y 5, donde se evidenció hundimiento: “A eso hay que agregarle el paso constante de vehículos pesados como los buses de servicio público y preocupa ese riesgo para la gente”

De otro lado, la presidente indicó que del presupuesto participativo del 2021 se iba a invertir en la caseta comunal, construir una nueva, ya que la actual no se encuentra en buenas condiciones: “Incluso tiene orden de demolición, no obstante, no se puede construir la caseta nueva en el mismo terreno porque, según indicaron desde la administración, ese lote no es de la ciudad, ni siquiera pertenece al barrio”.

El kiosco se mantiene con llave para evitar que habitantes de calle o caminantes se apoderen de él: “Personas extranjeras una vez se instalaron, debimos llamar a las autoridades para que los sacaran. Mantenemos el lugar con candado y cadenas, solo se abre cuando funcionarios de EPA llegan a hacerle mantenimiento y aseo”

El barrio es seguro, sin embargo, la queja recurrente es a la hora de los encuentros del Deportes Quindío: “Estamos cerca al estadio Centenario, se ha convertido en un problema la presencia de los malos hinchas que generan conflicto o roban”.    

También leer: Las Palmas, un barrio en donde algunas vez pasó el tren



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net