Ciudad / MAYO 15 DE 2021 / 11 meses antes

Escasez de papa redujo la venta de empanadas

Autor : Gustavo Ossa G

Escasez de papa redujo la venta de empanadas

Algunas vendedoras de empanadas han optado por retornar a la elaboración manual, pues las fábricas se encuentran cerradas. Foto : John Jolmes Cardona Núñez

Este manjar típico de la gastronomía popular también se ha tenido que adaptar a las dificultades que trajo el paro nacional.

Ante los bloqueos en algunas regiones del país, diferentes alimentos no están llegando con regularidad a las plazas de mercado, esto ha ocasionado que productos como la papa, tubérculo y base esencial para la elaboración de las empanadas, presente una alteración en su precio y oferta.

Ante esto, las vendedoras de las tradicionales empanadas han agotado alternativas, una de ellas es agregar arroz cocido al guiso o masa  del interior, ingrediente poco común en la receta original pero tradicionalmente empleado en otras regiones del país; con esto se busca sopesar la falta de insumos por el paro Hasta ahora ha sido aceptado.

Yoly Astrid Duque, vendedora de empanadas en Armenia, señaló que otros productos que son empleados en la fabricación como la cebolla, maíz y hasta la misma masa también están escasos, pero buscan a toda costa sacar a la venta este manjar callejero.   

“El tema de sumarle arroz a la receta llegó para quedarse, a la gente le ha gustado que se le agregue a pesar que también este producto está costoso. Lastimosamente, también la carne de res también está muy cara, por eso también se le ha tenido que rebajar la cantidad  que se emplea por empanada y en cuanto al pollo  ese todavía se consigue, pero a la gente le gusta más consumir las de carne.

Agregó Duque “la papa se consigue pero está muy cara  pues una libra está costando más de $3.000, lo que obligaría vender nuestro producto por encima de los $2.500 o $3.000 pesos y la gente no pagaría eso”.

Igual situación se presenta con las papas rellenas, preparación similar, que lleva huevo cocido, pero ante la carestía de este producto avícola, cuyo precio por panal se elevó, con arroz buscan llenar ese ‘vacío’.

Para la vendedora, lo más importante es permanecer con el producto, pero la comerciante  no desconoce que la actual situación ha apartado a sus clientes, debido a los bloqueos, cierres y hasta la falta de combustible, condiciones que impactan el bolsillo. 

 “Esto ha incidido en el volumen de ventas, pues diariamente se están vendiendo hasta 20 empanadas y pasteles, una tercera parte de lo que se comercializaba en condiciones normales”, dijo.  

Las industriales cerraron

Caso contrario ha sucedido con quienes vieron en la fabricación industrial de empanadas una oportunidad económica, pues los actuales precios de un bulto de papa por encima de los $300.000 en lugar de ofrecer un margen de ganancia, significan pérdidas.

Por esta razón, en una de las fábricas de Armenia donde se abastecen cafeterías y negocios más pequeños, hoy solo permanecen las neveras de almacenamiento encendidas, mientras la producción se encuentra detenida.

Dicho cierre ocasiona pérdidas que superan los $4 millones  por día, además de 20 empleos directos que se encuentran suspendidos ante la falta de material, condición que tiene en vilo esta empresa ubicada en el occidente de Armenia.

“Un bulto de papa que comprábamos en $20.000 y $35.000 ahora cuesta cerca de $300.000, lo que hace inviable el negocio. Tomamos la determinación de cerrar y esto también afecta a los que compran y venden en cafeterías de Armenia y el Quindío, donde se venden en promedio unas 4.000 empanadas congeladas”, dijo Edwin Hernán Muñoz, trabajador.

Entretanto, Martín Alejandro Muñoz Patiño, vendedor de empanadas dijo que la crisis ha hecho que por estos días se deban destinar los pocos ahorros y utilidades  para paliar la crisis ocasionada.

“Llevamos más de una semana sin trabajar. Manejamos otros productos como las papas rellenas, dedos hawaianos y la inflación de la canasta familiar y la falta de productos nos tiene con nuestros negocios cerrados y ahora estamos con los brazos cruzados”, dijo. 

Mario Vallejo, asiduo comprador de empanadas, se llevó la sorpresa de no encontrar el producto predilecto en su casa. “Yo vengo desde Circasia a comprar unas empanadas y no se consiguen en ningún lado, esto no le deja margen de ganancia a nadie  y pues será seguir insistiendo hasta conseguirlas o hacerlas en la casa”dijo el comprador.

Diana Lorena Gómez, compradora de empanadas, “es una lástima que la situación actual afecte este producto tan apetecido. No se consigue en ninguna parte a falta de la llegada del mencionado tubérculo desde otras regiones del país, esperemos que el tema se supere pronto”, argumentó.

Para Gloria Vélez Tamayo, también compradora “desde que a la empanadita no le falte el ají, seguirá siendo empanada. Uno entiende que estamos en paro y que hay cosas que no se consiguen en el supermercado, por eso se valora el esfuerzo que están haciendo en los puestos de barrios donde venden, pues han puesto mucho ingenio para mantener este producto vigente, con el que se han construido calles, iglesias y muchos propósitos comunitarios y este producto sobrevivirá”, expresó.

 

Recomendado:  Buses hasta las 8 p. m. en Armenia



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net