l

Cultura / ABRIL 24 DE 2022 / 2 años antes

Mujeres pretéritas, presentes y futuras

Mujeres pretéritas, presentes y futuras

Carmelina Soto Valencia.

Primera Fiesta Nacional de la Lectura, Carmelina Soto, del 22 al 30 de abril en el barrio Uribe de Armenia.

Esta noche de abril la neblina juega entre las montañas que guardan y replican en su relieve los pasos de mujeres pretéritas, presentes y futuras. En su espesura están nuestras abuelas y sus abuelas, en el espectro verdeazulado nuestras madres, en su vastedad estamos nosotras, resistiendo el movimiento imperceptible que nos amenaza hace siglos, y al que combatimos asegurando el enraíce de nuestros esquejes: sueños colectivos que sembraron las pretéritas y cuyos brotes cuidamos para que las futuras puedan cosechar.

Las mujeres de todos los tiempos del Quindío están presentes esta noche en el parque Uribe, aquellas que cosecharon la tierra, cuidaron animales y familias como “destino” y sin remuneración, las mismas que custodiaron secretos medicinales y recetas que curan la desazón. Todas las que aun lo hacen. Las que no pudieron ir a la escuela pero que aprendieron a leer el lenguaje de las nubes, del río y de la tierra. Presentes hoy. Pero también las que se rebelaron ante el mandato patriarcal, y a través del privilegio que ostentaban abrieron el camino, un camino sinuoso y abismal que nunca ha sido sendero, pero que luchamos para que algún día lo sea.

Las que caminaron y las que arraigaron en algún lugar, las que tomaron la palabra como quien roba el fuego de los dioses y lo comparte con las otras, como fuga o posibilidad. Las que escucharon y murmuraron mientras tejían y anhelaban eso que nunca sucedió. A todas ellas y a ustedes, mujeres presentes y mujeres futuras exaltamos en esta fiesta de la lectura que nos emociona porque invoca el espíritu de Carmelina, la mujer quindiana que es referente en la lucha por la autonomía de las mujeres, por la libertad para decidir sobre nuestras vidas, nuestras profesiones y oficios, nuestra sexualidad, nuestra reproducción o no reproducción. 

Carmelina Soto,  poeta, periodista, maestra, bibliotecóloga, editora, pensadora,  lesbiana, mujer que amaba a otras mujeres y quien desafió el patriarcado a través del ejercicio de su autonomía. Ese patriarcado que perpetúa e instaura valores mediante correas de transmisión, para generar exclusión y subordinación durante siglos. Ese que, como lo plantearon las feministas italianas de la diferencia, podemos combatir desde adentro a través del affidamento feminista, entendido como una ética de cuidado que reconoce la autoridad, poder y legitimidad de las otras mujeres para hacer resistencia al orden patriarcal. 

Hoy, desde el Observatorio Mujer, Cultura y Derechos exaltamos la vida y la obra de Carmelina. Reconocemos también la importancia de la fiesta de la lectura para la promoción del conocimiento, el pensamiento crítico, la autonomía, la participación social, el acceso a la lectura y la escritura como parte del derecho humano a la comunicación y la inclusión. Donde la ciudadanía en general, especialmente las mujeres, históricamente excluidas, tenemos derecho a recibir, producir, cuestionar y refutar información, en síntesis, al ejercicio pleno de nuestra ciudadanía.

Así que es necesario decir que hoy, las mujeres quindianas vivimos en condiciones de desigualdad, exclusión y subordinación.  El gran desafío de la sociedad en su conjunto y de manera particular del establecimiento público es el compromiso con la construcción de condiciones que garanticen la autonomía de las mujeres. Autonomía personal, económica, física y política o de toma de decisiones. 

Las mujeres del Quindío requerimos con urgencia de un ¨cuarto propio¨ -aquel del que hablaba Virginia Wolf- en este territorio, en esta casa nuestra a cuya construcción hemos contribuido históricamente de manera denodada. Un espacio, y condiciones exclusivamente nuestras para la creación artística, cultural y política.  Ello no será posible sin romper las barreras estructurales que exacerban y perpetúan las exclusiones: pobreza, falta de acceso a educación, precarización del empleo, feminización de los trabajos de cuidado no remunerado.

Es impostergable poner fin a la instrumentalización de las mujeres para las apuestas comerciales y políticas masculinizadas y corruptas, y promover cambios culturales que resignifiquen y revaloricen el papel de las mujeres en nuestra sociedad. 

Pero, sobre todo, el compromiso inquebrantable tiene que ser con la eliminación de todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres y las niñas. 

Porque vivas nos queremos…  Vivas, libres y sin miedo.

Ver también: Ya llega la I fiesta nacional de la lectura Carmelina Soto


Temas Relacionados: Cultura Mujeres

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net