Deportes / OCTUBRE 19 DE 2020 / 1 mes antes

Con muay thai, Fundación Siygaq aleja jóvenes de malas decisiones

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

Con muay thai, Fundación Siygaq aleja jóvenes de malas decisiones

El grupo, desde abril de 2019, trabaja con niños y adolescentes del barrio Las Colinas de Armenia y les enseña control con la práctica de combate.

El muay thai es una disciplina de combate que ha empezado a tomar fuerza en Colombia, debido a la globalización y la intención de probar nuevas experiencias.

Es originaria de Tailandia, se desarrolla de pie por medio de golpes con técnicas combinadas de puños, pies, rodillas y codos, además de algunos barridos, sujeciones y lanzamientos.  

Si bien está considerada como una de los más cuidadosas a la hora de ser practicada, con el paso de los años se ha perfeccionado, al punto que ahora se utiliza dentro de la población para el control desde lo físico como mental.

A través de este deporte, en el Quindío se pretende llegar a la comunidad sobre todo la más necesitada con la idea de que esté alejada de los factores de riesgo social y que en el tiempo libre tengan una acción que los beneficie en aspectos como el educativo.

No se descarta que en el mediano plazo también se formen exponentes que puedan representar al país en eventos oficiales de carácter internacional.

La Fundación Siygaq se ha encargado desde el año pasado de infundir este deporte y han tomado como base para el punto de partida a los infantes y adolescentes del sector superior y medio del barrio Las Colinas de Armenia, un territorio estigmatizado por autoridades y resto de sociedad debido a las acciones de unos pocos.

Ver también: 
#Cronicápsula | El deporte, un escape en tiempos de pandemia

Un arranque con dificultades

Mateo Arbeláez es la cabeza de la fundación, a LA CRÓNICA le contó que fue bastante complicado iniciar labores porque un sector no estaba de acuerdo con que algunos que no habitan la zona llegaran con ideas.

“No fue fácil, más de una vez nos persiguieron para hacernos el daño, a nosotros ya nos habían advertido desde la Federación Colombiana de Muay Thai de que en un principio esto iba a suceder por experiencias que conocieron. Sin embargo, hablamos con ciertas personas y les insistimos que solo queríamos llevar el deporte, se llegó a un acuerdo y estamos es en la parte de arriba, en el territorio que logramos pactar”, indicó Arbeláez, quien espera utilizar el coliseo del sector para pensar en masificación. 

La población con la que trabajan está entre los 5 y 17 años de la zona superior y del medio, y gracias al muay thai han podido conocer experiencias y vivencias.

Para el crecimiento sano de un niño es importante el papel de los padres, en esta oportunidad son unos cuantos los que han tomado la dedicación deportiva de sus hijos con seriedad e importancia.  

“Hablamos de unos 5 o 6 padres que les ha gustado la labor, de resto son sistemas bastante complejos que tienen ideas de que se les debe castigar con severidad y hay otros que simplemente ignoran la situación o no acompañan para nada a los hijos”.

Arbeláez no obstante, explicó que con esta experiencia se ha dado cuenta que los acudientes no tienen tanta representatividad en los estudiantes, “porque ellos alcanzan a ver en nosotros como cierto tipo de liderazgo e incluso han tenido cambios de conductas muy pronunciadas, ellos saben que si van a entrenar deben ir muy aseados”.

Agregó en ese sentido que algunos tomaron tan en serio ese concepto que un día algunos llegaron al entrenamiento de pantalón y camisa: “Eso lo tomé como una actitud muy noble”.

Ante esta situación, se trabaja en la adquisición de unos uniformes que sean ideales y cómodos para los ensayos.

También la forma de expresión es notoria: “Algunos de los estudiantes en un principio tenían un acento o manera de hablar bastante conflictiva, que iba desde “sabe qué parce le voy a sacar la macheta”, pero ahora saludan, empezaron a tener modales. Ellos pueden cambiar ciertos hábitos, pero requieren de un faro que les diga qué hacer y qué no”.

Recomendado: Liga de tenis de mesa impulsa campaña para ayudar a deportista afectada por incendio

Mucha técnica pero poco físico

En el poco tiempo de ensayo, se ha podido evidenciar que los jóvenes que practican el muay thai cuentan con una gran técnica.

“Han podido asimilarlo, nos ha impresionado que en el corto tiempo que llevamos de entrenamientos muchos han demostrado esa cualidad, tenemos por ejemplo a Ailyn Morales Alba, quien la federación colombiana le ha seguido los pasos y en el poco tiempo podría estar en competición. Sus condiciones han impresionado”.

Empero se requiere de mejor forma física para así adquirir más rapidez. “Estamos trabajando en ello, obviamente se requiere de elementos para fortalecer esa parte que va desde la nutrición hasta el tiempo de entreno”. 

¿Por qué el muay thai?

Para mantener ocupados a los jóvenes en una práctica y alejarlos de los malos pasos, en la mayoría de las ocasiones optan por el fútbol, baloncesto o voleibol, que son muy tradicionales en Colombia.

Al ser indagado por qué se optó por el muay thai, un deporte de combate, Mateo Arbeláez manifestó que “estos niños nacieron en la boca del dragón, les encanta el fuego y les gusta luchar. Nosotros les enseñamos a darse los golpes y en el proceso, así parezca agresivo, se han vuelto unas damas y unos caballeros. Empezaron a respetarse y a valorarse”.

En ese tiempo que dura la clase se les insiste en no decir groserías, ni insultar a su compañero. “Alguien me decía que por qué los motivaba a pelear sabiendo que son de zonas bastante complejas. Yo les contesto que no se les enseña a pelear, sino que por medio de una disciplina de contacto se le envía el mensaje de que pelear no debe ser la primera opción, es como cuando uno compra un seguro de auto, uno lo tiene pero trata de no utilizarse por seguridad y tranquilidad”.  

Aspectos de la fundación

La Fundación Siygaq empezó labores a finales de abril de 2019 y por el momento tiene lineamientos de carácter deportivos.

Iniciaron tareas con solo 6 jóvenes en condiciones vulnerables, sin embargo el promedio hoy en día es de 23, aunque en algunas jornadas han podido contar con 45.

A la población que atienden se les exige calificaciones de las instituciones educativas mayores de 3.5 y al mantener ese rendimiento, a través de la actividad física se pueden conseguir becas para continuar sus respectivos estudios.

“Nosotros no intentamos cambiar el mundo, pero sí pretendemos mejorarlo, ¿cómo?, nos queremos volver un faro para que ellos mismos se forjen su futuro”.

Mateo Arbeláez señaló que el gusto por trabajar por la comunidad surgió a partir de las experiencias de un amigo suyo que estuvo en malos pasos, pero a través del muay thai cambió su manera de ser para bien.

Así mismo, su padre lo motivó, quien en su juventud vivió en un sector complicado de Medellín y para alejarse del mal camino optó por aprender kung fu.
 



 


Temas Relacionados: Deportes Fundación Adolescente

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net