Deportes / MAYO 20 DE 2022 / 1 mes antes

Los caciques, ‘congelados en el tiempo’

Autor : Oliver Gómez Solarte / Especial para La Crónica

Los caciques, ‘congelados en el tiempo’

A lo largo de su trayectoria, grupo ha ganado 6 títulos internacionales y 3 de liga.

La escuadra, que ha jugado en España, Rusia, Ecuador, Perú y Argentina, nunca ha perdido por fuera de Colombia.

Caciques del Quindío nunca ha perdido un partido por fuera del país, y ha jugado en España, Rusia, Ecuador, Perú y Argentina. Ese equipo es fuerte, integrado por deportistas que siguen jugando el fútbol de salón, en ocasiones como leones, pero siempre con la alegría de los niños.

En Rusia, donde ganaron la Intercontinental, jugaron hasta el cansancio con la nieve, arropados de pies a cabeza, para no congelarse en los 12 grados bajo cero de Moscú. Su presidente, Giovanny Galindo, pensaba, al observarlos, que merecían esa alegría y muchas más, pues lo que habían hecho no era poco, darle gloria a un país: se fueron al otro lado del mundo a patear una esférica y regresaron consagrados como los mejores. 

Siempre hay uno que por primera vez monta en avión y no falta el que señala los edificios más altos completamente admirado. En España, tuvieron el privilegio de asistir a un juego entre Barcelona y Valladolid, y si Messi hubiera sabido que estaban allí, no hubiera sido extraño que les hubiera dedicado un aplauso de pie, pero fueron ellos los que disfrutaron de la magia que regalaba el cuadro culé.

En esa ciudad, antes de desplazarse rumbo a Moscú, el equipo tuvo la oportunidad de jugar ante la selección de Cataluña, y los integrantes de la institución dudaban si estaban en España o si el coliseo del Sur de Calarcá había sido trasladado al Viejo Mundo.

El escenario estaba a reventar y la colonia de colombianos, nacionales que hace poco o mucho tiempo se habían trasladado a la península Ibérica, abarrotaron las gradas y coreaban los nombres de cada uno de los jugadores, haciéndolos sentir en casa. Como locales, pero muy lejos de la ‘Villa del Cacique’, la escuadra quindiana celebró. Allí recargaron energías para brillar con luz propia en Rusia.

Giovanny viajó con su esposa, su madre y sus dos hijos, y de allí conserva recuerdos inolvidables. Cuando en un escenario del exterior suena el himno de Colombia, cuentan los deportistas, que lo que se siente no se puede explicar con palabras, más cuando se escucha desde el escalón más alto de un podio. El camarógrafo cuyabro Jhon Faber Gordillo los grabó y lo que registró es parte de nuestra historia.

En el gigante europeo estuvieron en lugares emblemáticos como la Plaza Roja. Los rusos se tomaban fotos con el emblema de la institución, y este, para no desentonar, se quitaba la ropa y quedaba vestido únicamente con el penacho de plumas y su delgada vestimenta. Todos reían al ver cómo se congelaba.

En el Cusco, Perú, visitaron la Plaza de Armas, y el Cristo Blanco, ubicado en la cima del cerro Pukamuqu, a 5 kilómetros del centro histórico de la ciudad. Perú los cautivó, quizás de la misma forma en que ellos cautivaron a los aficionados con su fútbol, esa magia que los ha hecho famosos en el mundo.

Por el equipo han pasado jugadores de talla intergaláctica, como los que hoy integran la plantilla. John Pinilla, el ‘Panadero’ Estupiñán, Carlos Santofimio, Diego Abril, Daniel Betancourt, Víctor Pérez; los paraguayos José Luis Santander y Darío Herrera y el brasileño Julio César Feitosa y los venezolanos Carlos Méndez y Marcos Colina han sido de la tribu: ellos han dado lo mejor de su juego y ahora son embajadores de Caciques por el mundo. 

En Perú, la batalla fue complicada; la final fue de antología, estuvieron abajo en el marcador, pero al final los muchachos sacaron su casta, mostraron su jerarquía y levantaron su sexto título internacional, al que suman tres de liga.

No todo es fácil al dejar Colombia. Se tienen que adaptar al cambio de clima, al horario, a la alimentación. El letal Johans Nieto se enfermó y se perdió un juego, pero se recuperó para la gran final. Sebastián Rentería y Éder Burgos no pudieron salir con sus compañeros de tierras incas, pues aún no habían pasado 14 días desde que les aplicaron vacunas contra la Covid-19. Tras una PCR pudieron viajar al día siguiente.

En pocas palabras, Caciques no es solo fútbol de salón: es sangre, sudor y lágrimas, pero también es alegría. Si el grupo se impone en el Sudamericano que se desarrollará en Calarcá obtendrá cupo para el mundial que se cumplirá en México. En ese país hay magníficas pirámides, y al mejor estilo de los ‘caciques’, esperan lanzar desde su cima un grito de victoria.

Ver también: Redefinidas fechas para Sudamericano en la casa de Caciques



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net