Deportes / JUNIO 19 DE 2022 / 1 semana antes

Mateo Trejos tiene el dolor de un hincha

Autor : Oliver Gómez Solarte / Especial para La Crónica

Mateo Trejos tiene el dolor de un hincha

Mateo Trejos, volante del Deportes Quindío.

El único quindiano de la nómina cafetera fue expulsado en la gran final; ahora solo piensa con tener la revancha con el equipo de su tierra.

Mateo Trejos es el jugador del Deportes Quindío más hincha del Deportes Quindío. Nació en Armenia, pero por la falta de oportunidades en su tierra tuvo que alcanzar su meta de ser profesional en el Valle del Cauca; cuando fue fichado por la institución en enero de 2022 tocó la gloria, pero el viernes pasado, en la que esperaba fuera su noche soñada, fue expulsado en el partido de vuelta de la final de la B y hoy sufre por partida doble, como aficionado y como miembro de la nómina del club.

En el minuto 86, con un 2-1 a favor, cuando peleaba cada balón con ardentía para evitar que el Boyacá Chicó consiguiera el empate, vio la tarjeta roja al increpar a Elkin Mosquera, de la visita, que intentó agredirlo con una patada descalificadora, y esa jugada que dejó a los dos expulsados terminó favoreciendo a los ajedrezados, que 5 minutos después llegaron a la paridad, tras aprovechar el hueco en el medio campo e intentar con Sebastián Támara desde la media distancia.

Las lágrimas brotaron de sus ojos, porque nadie como Trejos sabe lo que tienen que vivir los seguidores del milagroso, siempre a la espera de que la gloria los acaricie, aunque sea por un momento, y nadie más que él sabe por lo que tienen que pasar los futbolistas quindianos para poder algún día vestir la camiseta que más aman.

Hoy algunos critican a Trejos, pero criticarlo a él por sudar esa casaca sagrada, por dejarlo todo en cancha, siempre caminando al borde del precipicio, es criticar la quindianidad, pues esos miles de hombres y mujeres que colmaron las gradas del estadio Centenario es seguro que al sentir el roce de ese escudo en el pecho también lo darían todo por que quienes hacen un sacrificio económico para convertirse en esas flores amarillas y verdes que adornan el ‘Jardín de América’ puedan sonreír.

Hoy pocos sufren como lo hace Trejos. “A mí fue al que más me dolió”, les dijo a sus personas más cercanas; y eso se sabe, es lógico, porque ese gol en el 91 le dio directo en el corazón, pues obligaba al onceno a someterse a la lotería de los cobros desde el punto blanco de pena máxima, donde perdió la posibilidad de ser campeón (2-4).

Como elemento del Cortuluá, en 2017 llegó a préstamo al Llaneros y en 2018 retornó al equipo del ‘Corazón del Valle’. Ya más maduro, se destacó por su capacidad en el medio del campo y fue entonces cuando desde Armenia pusieron los ojos en él.

La hinchada rápidamente celebró, y precisamente ante Boyacá Chicó, desde el punto blanco de pena máxima, en el todos contra todos, supo qué se siente convertir con el campeón del 56. 

Había prometido dedicarle el título a su amigo Cristian Andrés Cuesta, hincha cafetero que perdió la vida en un accidente de tránsito mientras viajaba hacia Bogotá para animar a la ‘ve’ en su juego de cuadrangulares frente a Fortaleza.

Al volante le queda esa deuda pendiente y muchas batallas por librar. Cuesta murió mientras se transportaba como polizón en un camión, en la típica correría del torcedor caminante; ese pudo ser Trejos, pero el fútbol y su disciplina le dieron la oportunidad de montarse en otro camión, el del fútbol, y hoy desde su techo mira el horizonte con calma y con la tranquilidad de saber que mientras ruede la número 5 siempre tendrá una nueva oportunidad.

Lea también: Boyacá Chicó se coronó campeón ante un Quindío que luchó



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net