Economí­a / MAYO 08 DE 2020 / 1 mes antes

75 compañías manufactureras ya cuentan con permiso para operar en Armenia

Autor : Karol Moreno García

75 compañías manufactureras ya cuentan con permiso para operar en Armenia

Las empresas de textiles se han volcado a abrir líneas enfocadas en productos para el sector de la salud, pero por la sobre oferta es difícil conseguir las telas y establecer los precios.

Empresarios indicaron cómo ha sido el proceso de reactivación y las dificultades que enfrentan con un mercado en pausa.

La secretaria de Desarrollo Económico de Armenia, Margarita María Ramírez Tafur, indicó que con corte a este jueves ya se habían aprobado los protocolos de bioseguridad de 75 empresas manufactureras, es decir, que ya está en marcha de nuevo su producción. 

Cabe recordar que desde el 27 de abril, el Gobierno Nacional dio vía libre para la reactivación de este sector en el país, lo cual cobija la fabricación de productos textiles, calzado, artículos de viaje, maletas, bolsos de mano, artículos de talabartería, papel, productos químicos, productos elaborados de metal, confección de prendas de vestir, curtiembres, transformación de madera, entre otros. 

Martha Carolina Arango García, gerente de Confecciones 3C, empresa ubicada en la capital quindiana, que se dedica a la confección de uniformes y dotaciones, relató que el trámite con la alcaldía para reiniciar sus labores tardó aproximadamente una semana. 

“El trámite fue cuando estaban solicitando a las empresas de confección que se reactivaran para apoyar con la dotación de la emergencia. Enviamos el correo y luego respondió la alcaldía, no fue tan demorado”. 

La empresa de textiles empezó a trabajar con los respectivos permisos desde hace 3 semanas. “El trabajo ha estado más bajito, pero pudimos arrancar. No hay muchos clientes ahorita para atender, porque la mayoría de las empresas están paradas”. 

Recomendado: 1.902 negocios en el Quindío podrán reabrirse después del 11 de mayo

Indicó que hasta el momento no han tenido que acceder a ningún crédito. “Tuvimos que sacar inicialmente el personal a vacaciones —11 empleados—, pero igual eso se paga. Contábamos con algo reservado y con eso pudimos acomodarnos. Pero ya no hay ahorros, entonces nos tenemos que sostener con lo que produzcamos, estamos mirando cómo hacemos”. 

Arango García advirtió que han buscado ampliar su producción con una línea de vestuario para el sector de la salud, pero hay demasiada oferta y las telas a veces son difíciles de conseguir. “Estamos en una negociación en este momento, buscando si podemos hacer unas batas, pero casi que no conseguimos las telas y como mucha gente está haciéndolas, está difícil el tema de los precios. Mientras tanto estamos trabajando en otras cosas”.   

En el sector manufacturero del Quindío, una parte importante es la producción de cuero, la cual está concentrada en la zona de La María de Calarcá. LA CRÓNICA habló con Hugo de Jesús Betancourt, representante de una de las curtiembres de esta zona industrial, quien contó que ayer la secretaría de Salud de Calarcá se encontraba realizando la visita de verificación en los talleres como parte del proceso para la expedición de los permisos que les permitiría retomar su actividad. 

“El proceso ha estado dentro de lo normal. Es bueno que vengan a verificar porque tenemos que concientizarnos de que el mundo cambió. Dentro de los protocolos que estamos implementando tenemos tapabocas, mascarillas, desinfectantes, entre otros. No sabemos cuánto más pueda tardar el proceso, pero la idea es tener todo al día”. 

De su interés: Reactivación de peluquerías y barberías: contacto físico, un obstáculo

El empresario se refirió a la actualidad de las curtiembres y manifestó que “económicamente esto se ve muy aminorado, sobre todo porque la gente utiliza cuero sintético. Hemos solicitado créditos en los bancos, pero ese es otro proceso y estamos a la espera”. 

Según informó, en este momento hay 423 personas que trabajan en el sector de producción de cuero, “ojalá volvamos a tener más de 1.000 trabajadores, como era en la época de 1999, pero hoy el sector está muy aporreado. Vamos a ver cómo se puede ir reactivando con la ayuda de Dios”. 

Anotó que aunque se reactive la producción, por el lado de la comercialización el panorama indica que será lento. “Ahorita nos pueden dar los permisos, pero mientras que el comercio no vaya abriendo las puertas, va a ser muy lento”. 

Sobre el clúster de cuero, Betancurt indicó que no ha funcionado como se esperaba, debido al individualismo. “Desde el año 1996 he intentado unir al sector, pero no se da. Yo, por ejemplo, tengo 5 hermanos que trabajan en la industria del cuero y cada quien lo hace por su lado. Luego me asocié con el clúster de iNNpulsa y la cámara de comercio, donde se adelantaron procesos muy buenos, pero todavía somos muy egoístas para que esto funcione.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net