Economí­a / OCTUBRE 23 DE 2020 / 1 mes antes

Informalidad ha bajado en Armenia; “es consecuencia del cierre de los negocios”

Autor : Karol Moreno García

Informalidad ha bajado en Armenia; “es consecuencia del cierre de los negocios”

Para el trimestre junio-agosto de 2020 la capital quindiana registró 103.000 ocupados, de los cuales 47.000 eran formales y 56.000, informales. 

En los últimos 2 trimestres móviles se rompió la estadística que mantenía una constante por encima del 56 %, incluso llegando a estar por debajo del 50 %.  

Desde septiembre, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, retomó las mediciones del índice de empleo informal y seguridad, el cual tuvo un giro en las estadísticas de Armenia con disminución de la tasa por debajo del 56 %, como era habitual.  

En el trimestre móvil mayo-julio de 2020 —publicado el pasado mes de septiembre—, la ciudad marcó una informalidad de 49.7 %, mientras que en el mismo periodo de 2019, el índice era de 56.9 %, dejando una diferencia de 7.2 %, lo que además cambia su posición en la tabla nacional de las ciudades con más informalidad, pasando del puesto 8 el año pasado al 15 en la actual vigencia.  

Mientras que en el trimestre móvil junio-agosto —publicado en octubre—, se registró un índice de 54.7 %, ocupando el puesto 14 del país; caso diferente al panorama del mismo trimestre en 2019 cuando la tasa era de 57.2 % y ocupaba el puesto 8 —reducción del 2.5 %—.  

Entre un trimestre y otro hubo un aumento de ocupados de 10.000 —pasando de 93.000 a 103.000—, todos ellos laborando en la informalidad, pues según las cifras del Dane, entre mayo y julio los formales en Armenia eran 47.000 y los informales, 46.000; en el periodo junio-agosto, los formales seguían siendo 47.000, pero los informales fueron 56.000.  

Recomendado: “Líneas de crédito para proteger el empleo”; en Armenia habrá 2 bolsas especiales

Cabe anotar que las ciudades que tradicionalmente registraban los índices más bajos de informalidad tuvieron un efecto contrario al de Armenia y se marcó el alza.  

Para entender a qué se debe este fenómeno, LA CRÓNICA habló con Juan Carlos Vásquez Sora, magíster en Economía y experto en econometría, quien explicó que esto no se debe a que la informalidad en sí haya bajado en la ciudad, sino que hay menos trabajo a causa de la pandemia por la Covid-19.  

“La disminución de la informalidad en Armenia se da porque la estructura económica de la ciudad es de bajo valor agregado, entonces ese tipo de negocios son muy sensibles a las crisis económicas, en particular a las caídas de la demanda, este tipo de negocios pierde rápidamente la dinámica de ingresos para cubrir los costos y por tanto son negocios muy sensibles que terminan cerrando muy rápido”.

Agregó: “Armenia tenía unos indicadores de informalidad altos y se ha visto que disminuye, pero no porque los informales se hayan vuelto formales, sino porque muchos de esos negocios han tenido que cerrar”.  

El experto precisó que además de la reducción de ingresos, se une otra condición relevante y es que dado que los niños han tenido que recibir sus clases —virtual o por asignaciones de talleres— en sus residencias, “amas de casa que podían estar atendiendo negocios desde la informalidad, quedan atendiendo a sus hijos, lo que ocasiona que gran parte del empresariado femenino haya bloqueado sus actividades para dedicarse al hogar”.  

Dijo que el caso contrario ocurre en las actividades formales, que son las que menos golpes han recibido, a pesar de que toda la economía está afectada.  

Lea también: En Armenia 2.565 personas salieron de la pobreza monetaria en 2019

Vásquez Sora precisó que en las grandes ciudades donde ha aumentado la informalidad, se da porque la estructura formal que se ha visto afectada ha dejado desempleados que no se quedan con las manos cruzadas y se dedican a actividades informales, porque la demanda de empleo no está creciendo.  

El mercado laboral de Armenia ha experimentado un efecto combinado. “Por un lado los ocupados han disminuido, por otro, los desocupados han aumentado y ambos panoramas han recibido contribuciones de los inactivos que son personas que no están buscando trabajo —como las amas de casa o rentistas, que viven de alquilar un inmueble— y en la ciudad pasa que muchos se han cansado de hacerlo”.  

Concluyó: “Una persona que lleva 6 meses o un año buscando empleo y no encuentra, pues sencillamente deja de hacerlo y eso está rebotando en todos los indicadores, tanto en el mercado laboral como en las cifras de pobreza, donde a pesar de que Armenia redujo en términos porcentuales el número de pobres, si lo analizamos en el Eje Cafetero, es la ciudad con el mayor porcentaje”.  



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net