Economí­a / JUNIO 11 DE 2021 / 5 meses antes

Por inflación y desempleo, Armenia está cada día más pobre

Autor : Oliver Gómez Solarte

Por inflación y desempleo, Armenia está cada día más pobre

El experto consultado sostuvo que una de las situaciones más preocupantes en la ciudad es que no tiene suficiencia alimentaria y los precios de los alimentos han subido entre el 12 y el 13 %, lo que afecta a los más necesitados.

45 de cada 100 cuyabros viven en la pobreza. 

La inflación y la pobreza son 2 de los mayores enemigos de los habitantes de Armenia, como quedó en evidencia en los informes dados por el Dane: desempleo del trimestre móvil febrero-abril e inflación del mes de mayo de 2021. La tasa de desocupación es del 18.2 %.

La situación es preocupante, como lo expresó Juan Carlos Vásquez Sora, ingeniero industrial con magíster en economía y coordinador del Observatorio Económico y Social de Armenia, quien sostuvo que al ritmo en que se mueve la economía de la ciudad, esta podría quedar separada, dividiendo a la población en 2 grandes grupos: uno integrado por el 50 % de sus habitantes sumidos en la pobreza y otro, con el 50 % restante, conformado por los pertenecientes a las subdivisiones vulnerable, media y alta.

Tras un 2020 atípico, con las problemáticas que trajo el surgimiento de la pandemia de la Covid-19, en el 2021 se esperaba un repunte importante, y en cierta medida hubo una mejora. Si se compara el número de ocupados que había entre los meses de febrero, marzo y abril del año anterior y esos mismos meses, pero de 2021, en total 25.498 personas más están trabajando.

“Pero en busca de mayor objetividad, si se compara este periodo con el mismo, pero de 2019, año que transcurrió con más normalidad, el saldo es rojo, con 4.472 empleos menos en 2021”.

Vásquez Sora, consultor externo y docente universitario, sostuvo que esta información puede variar el 30 de junio, cuando saldrá el trimestre móvil de marzo, abril y mayo.

En Armenia, de cada 100 personas que tienen un trabajo, 58 están en la informalidad. “Esta se da en 2 dimensiones, la empresarial y la laboral. Cuando uno analiza las cifras de empleo se puede establecer qué porcentaje de los ocupados están en el mercado laboral formal o en el informal; hay varias métricas, pero una de las más importantes es el pago de seguridad social. En Armenia, la formalidad sumó el 52 % en el año 2020; sin embargo, para el trimestre móvil de febrero a abril, vemos que subió al 58 %; si bien, los resultados en puestos de trabajo muestran una recuperación, esta se hizo apalancada en trabajos informales”, dijo el experto.

La recuperación de empleo se cimienta en la informalidad. Muchas empresas que fueron formales cerraron y se han destruido puestos de trabajo formales, lo que obligó a la gente a migrar a la informalidad, y el experto subrayó que este es el vehículo de la pobreza.

“Estos sectores económicos producen menos valor agregado, tienen menor productividad, menor competitividad, pagan menores salarios y generan un problema a la estructura económica de magnitudes abrumadoras”, declaró.

El sector informal, al pagar menos salarios, no genera suficiente capacidad de consumo y la economía se mueve en la medida que las personas tengan dinero para salir a comprar los bienes y servicios que se producen. Si tienen un ingreso más bajo, su capacidad de consumo va a disminuir y eso va a rebotar en la misma economía, porque va a reforzar esa dinámica informal.

No hay una estadística de la proporción, pero sí hay una alta informalidad laboral, esto es el reflejo de que también hay una alta informalidad empresarial, lo que conduce a que haya menos incentivos para realizar mejoras a los procesos productivos.

En Armenia, el tejido empresarial no es tan profundo, y los informales no tienen una estructura productiva de alto valor agregado, sus actividades son más sencillas y, por ende, los choques económicos les pega más duro.

En la pandemia, este capital llegó a perder casi el 42 % de su fuerza laboral y esto es una radiografía de lo que expresó Vásquez Sora. “Los negocios no formales se desbaratan con mayor facilidad, pero también se recuperan más rápido, debido a su simpleza. No hay manufactura, industria, maquinaria, procesos más complejos, lo que les permite armarse más rápido, pero mantienen su fragilidad. Lo vimos en la crisis de la Covid-19, hubo crisis inmediata, pero también una recuperación acelerada”,

Recomendado: Sector ganadero del Quindío ha perdido $5.368 millones por el paro

El problema de la inflación

Otro yugo de la ‘Ciudad Milagro’ es que su inflación es muy alta: 1.4 % en el último mes, y 5.17 %, de mayo a mayo, teniendo en cuenta que el rango meta del Banco de la República es entre el 2 % y el 4 %. Además, en lo corrido del año va en 4.16 %.

“Desde el punto de vista económico, si hay mucho empleo la gente tiene con qué comprar y si tiene con qué comprar presiona los precios al alza; pero en Armenia, la presión en precios no se compadece con la situación actual y entonces crece el Índice de Miseria Económica, lo que se da cuando hay una combinación letal: una alta inflación con un alto desempleo”, argumentó.

“El problema de precios acá se da desde la oferta, lo que quiere decir que se rompieron las cadenas de suministro. Armenia no tiene, por ejemplo, suficiencia alimentaria y los precios de los alimentos están subiendo entre el 12 y el 13 %, cifra altísima que golpea a los más pobres”.

En la canasta del pobre hay 2 rubros muy importantes: comida y el arriendo. En la ciudad, más de 50 % de la población vive en arriendo y solo el 35 % es propietaria. “Lo más preocupante es que el ajuste del presupuesto familiar se hace en el rubro de la comida mientras que el de la vivienda es muy estático. El aumento en los precios de los alimentos obligará a muchos hogares a reducir el número de comidas que ingieren al día, pasando de 3 a 2 y en el peor de los casos, de 2 a una única comida en el día. Armenia tiene un problema de oferta de alimentos muy compleja y esto es un enemigo de la seguridad alimentaria; en el reciente paro vimos que estamos dependiendo de lo que nos envían de otras zonas del país para consumir”, subrayó.

Se espera que en el segundo semestre haya una mejora significativa, la cual debe ser impulsada desde los gobiernos. “Los ingresos se obtienen por trabajo, rentas o pensiones y los más desfavorecidos lo único que tienen es el trabajo. Si se gana hasta $400.000 se es pobre en Armenia, según el Dane. En un rango cercano no se es pobre, pero sí vulnerable, pues cualquier choque económico va a hacer que la persona vuelva al grupo de la pobreza”.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net