Economí­a / JUNIO 23 DE 2022 / 1 semana antes

Proyecto ambiental de Quindío Competitivo ahora cuenta con indicadores

Autor : José Alejandro Castillo Jaramillo

Proyecto ambiental de Quindío Competitivo ahora cuenta con indicadores

Quindío Competitivo ha intervenido 123 hectáreas con cerca de 23.000 individuos sembrados de 67 especies en Armenia, Pijao, Córdoba, Calarcá y Buenavista.

De acuerdo con Clara Luz Giraldo, presidenta de la entidad que agrupa empresarios del departamento, ahora tienen una evidencia de lo que ha significado el trabajo de siembra de árboles que han hecho. 

Desde el año 2018 Quindío Competitivo inició el proyecto ‘Restaurar los bosques para conservar la vida’, con el que, a la fecha, ha intervenido 123 hectáreas, pero en la búsqueda de recursos para seguir con esta labor de siembra de árboles para cumplir la meta de reforestar 200 hectáreas, los representantes de la entidad se dieron cuenta de que era necesario tener los indicadores del proyecto y de la mano del Sena lo lograron. 

Nosotros veníamos haciendo esta actividad, con un sentido social, pero no teníamos medición de los impactos y no sabíamos qué beneficios ambientales generábamos. El empresario que nos apoyaba lo hacía porque confiaba en la propuesta nuestra, pero sin ser latentes los beneficios”, relato Clara Luz Giraldo, presidenta de Quindío Competitivo.

Dijo que evidenciaron la necesidad cuando se presentaron a una convocatoria muy interesante de Fondo Acción. “Participamos por una bolsa de $1.200 millones, pero cuando estábamos formulando el proyecto, nos preguntaban por muchos indicadores y carecíamos de estos. Cuando el Fondo Acción calificó no alcanzamos”.

Agregó: “Hablamos con el director del Sena, Carlos Fabio Álvarez Ángel, sobre este problema y, tiempo después, desde la entidad nos motivaron a participar en una convocatoria de Sennova y luego sentimos una gran satisfacción cuando salimos beneficiados”.

Giraldo señaló que la inversión de Sennova fue de más de $60 millones, mientras que Quindío Competitivo aportó cerca de $28 millones para llevar a cabo el proceso necesario para establecer los indicadores del proyecto.

Sobre los resultados de ese trabajo, dijo que lograron tener una evidencia de lo que ha significado el trabajo de siembra, determinaron cuál ha sido el avance en los terrenos impactados, pero, además, los empresarios de la región podrán conocer la tasa de retorno económico de sus acciones ambientales. 

“Es una herramienta para la medición de la huella de carbono de las empresas, al mismo tiempo permitirá identificar qué actividades de compensación se pueden hacer. Este además es un trabajo de transferencia de conocimiento, ya que hemos contado con expertos importantes y la participación de las personas de las líneas ambientales de las empresas. Por último y lo más valioso es que de esta experiencia salen resultados que permiten que nuestro proyecto continúe avanzando y sea replicable y que los empresarios puedan conocer los resultados, que son para el beneficio de la comunidad, de nuestro departamento y de las futuras generaciones”.

Así nació la iniciativa

Clara Luz Giraldo aseguró que entre los años 2007 y 2008 varios empresarios que fundaron Quindío Competitivo habían participado en la formulación del plan de desarrollo departamental en el que se definieron las metas y los pilares entre los que estaba la sostenibilidad y sustentabilidad, por lo que ya estaban relacionados con el tema ambiental. 

Aseguró que la idea toma forma “por las necesidades que nos plantean entidades, por ejemplo, participamos en unas charlas con la CRQ y visitamos un predio en Barbas Bremen y allí nos motivaron para que los empresarios participáramos en un proyecto, en ese entonces había uno de siembra de palmas de cera en las franjas forestales del Río Quindío. Nosotros empezamos a buscar acompañamiento de expertos y llegamos a la conclusión que era muy importante conseguir recursos y buscar un aliado y así nos unimos con el Comité de Cafeteros del Quindío, que ha identificado los predios y con ellos hemos aprendido mucho en la importancia de hacer una siembra responsable, porque muchos siembran y hoy en día existe una moda en el mundo, pero a veces no nos preguntamos dónde se está plantando los árboles o el tipo de individuos forestales que se deben usar, por lo que la siembra que hacemos es responsable en el sentido de que siempre buscamos regular el ciclo del agua, lo hacemos por la parte alta de la montaña, por los bordes de los ríos y quebradas de nuestro departamento, generando corredores ambientales para que la fauna y la flora pueda mantenerse y aumente”.

Ver también: Quindío registró aumento del 90.3 % en ventas internacionales de limón Tahití



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net