Economí­a / ENERO 07 DE 2021 / 3 meses antes

Temporada decembrina, positiva para el comercio, pero ronda la incertidumbre

Autor : Carlos W. López R.

Temporada decembrina, positiva para el comercio, pero ronda la incertidumbre

El comercio se reactivó, pero la continuidad de la alerta roja hospitalaria mantiene optimismo moderado entre los empresarios. Foto : John Jolmes Cardona N.

Signos de recuperación en restaurantes, pero todavía no se iguala.  

Las ventas del comercio en el  Quindío tuvieron un repunte durante la temporada decembrina, aunque todavía el balance no está consolidado, para los empresarios representó ‘un respiro’ luego de las condiciones adversas de los meses anteriores que mostraban cifras negativas. 

Diana Patricia López Echeverri, directora ejecutiva de Fenalco capítulo Quindío, resaltó que la clave para este repunte fue que no se adoptaran restricciones más severas para contener la propagación de la Covid-19, como sí ocurrió en capitales vecinas como Pereira, donde se volvió a implementar el pico y cédula, o en Ibagué, donde se decretó toque de queda.   

Se puede decir que los alcaldes quindianos mantuvieron una política abierta de trabajo para garantizar el empleo, la productividad y para evitar una nueva crisis del sector comercial”, dijo la representante gremial. 

No obstante, expresó su preocupación con la informalidad, la desocupación y los problemas de movilidad evidenciados en la vía La Línea que comunica al Quindío con el centro del país, lo cual derivó en múltiples cancelaciones por parte de los turistas. 

“Aún existe incertidumbre entre los comerciantes por lo que pueda suceder en los siguientes días frente a los nuevos retos sanitarios de la pandemia y las noticias que se registran desde Europa y Estados Unidos —vacunación y nuevas cepas del virus—. De acuerdo con la información de diversos gremios, la economía se halla en terrenos movedizos y su sostenibilidad depende del manejo de la nueva normalidad y de políticas gubernamentales de apoyo al empresario”, recalcó la directora de Fenalco, quien a su vez preside el Comité Intergremial del Quindío. 

Balance positivo, pero falta 

En efecto, la directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodrés, capítulo Quindío, Rocío Acosta Jiménez, señaló que si bien el balance para el sector gastronómico fue positivo, las cifras de clientes y ventas aún no se equiparan con las de antes de la aparición del coronavirus. 

“Obviamente si comparamos con la temporada de 2019 se evidencia una reducción drástica de los ingresos y el flujo de visitantes, debido a todos los inconvenientes que tuvimos por la Covid-19”, dijo. 

Acosta Jiménez coincidió en que fue un acierto mantener el comercio abierto y dejar las restricciones para la noche, pero precisó que la recuperación económica será lenta y que lo importante es evitar un nuevo cierre, puesto que sería la debacle para los empresarios que apostaron a la reactivación.  

“Tuvimos un freno en la operación de 5 meses, tiempo en el que los restaurantes no facturaron, eso generó la suspensión de muchos contratos y de la operación en general, pero, sobre todo, la de los restaurantes del corredor turístico de Salento y Filandia. Antes de la pandemia teníamos 2.400 restaurantes registrados en cámara de comercio y a corte de diciembre de 2020, tenemos 1.840 establecimientos que renovaron su registro mercantil, eso provocó que algunas personas perdieran su empleo”, recalcó la representante del gremio gastronómico.  

Lo importante ahora para los empresarios del sector es no bajar la guardia y continuar exigiendo el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad. “Que las autoridades dieran ese voto de confianza para poder mantener abierto los establecimientos, nos compromete a hacer cumplir los protocolos de manera impecable”. 

Para el sector sería muy delicado volver a tener cierres, puesto que muchos empresarios han manifestado que no podrían volver a abrir. “Antes de la crisis era un sector del que dependían 50.000 empleos —entre directos e indirectos— y hoy, solo en Armenia, se generan 17.000, además a diferencia de Risaralda y Caldas, acá no tenemos industria que nos permita compensar la pérdida de puestos de trabajo”.

“Restricción en el horario de los bares incentivó la rumba clandestina” 

Un sector que sí se vio afectado fue el de los bares, pues solo se les permitió vender bebidas embriagantes hasta las 10 p. m., medida que, desde el punto de vista de los empresarios, fue incongruente con la realidad.  

“Veníamos muy bien con la implementación del plan piloto, retomando labores, teníamos  ventas rebajadas al 50 % —por la limitación en el aforo—, pero veníamos activándonos bien, cuando salió la restricción de las 10 p. m. empezamos a trabajar a pérdidas y más de la mitad de los empresarios optaron por no abrir, y por no volver a prestar atención, abrir un bar hasta esa hora no es negocio para nadie”, dijo Esteban Valencia Escobar, empresario del sector de bares y entretenimiento nocturno. 

Los que aún resisten en medio de la crisis, para tratar de minimizar las pérdidas, decidieron abrir desde las 5 p. m. hasta las 10 p. m., pero de los 7 días de la semana, generalmente en 4 se van blanco.  

“Ya nos acostumbramos a esta situación porque siempre la solución más fácil para los alcaldes y los secretarios de Gobierno es implementar el toque de queda desde las 10 p. m. No se justifica que por un lado nos hagan cerrar a nosotros —que cumplimos protocolos— y por el otro pongan alumbrados en parques donde no hay ninguna restricción. Esto no es solo ahorita de la pandemia, siempre la solución más fácil es decir que el problema es la noche. A partir del cierre de los bares, en este diciembre, la gente decidió alquilar fincas para hacer sus fiestas, en lugares donde no había ningún distanciamiento. Lo que provocó el cierre fue incentivar la rumba. Nosotros que estamos en el sector nos dimos cuenta de fiestas en moteles y hasta conciertos clandestinos donde se cobraba hasta $800.000 por pareja”. 

En los últimos 6 meses se han cerrado alrededor de 300 establecimientos nocturnos, un duro golpe para un sector que, antes de la pandemia, en todo el Quindío, generaba alrededor de 3.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. 

Recomendado: Así se promueve en el Quindío el nuevo código de colores del manejo de residuos sólidos



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net