Economí­a / NOVIEMBRE 27 DE 2021 / 1 mes antes

Transformación digital en la caficultura mejoró procesos de comercialización

Autor : Natalia Ospina Duque

Transformación digital en la caficultura mejoró procesos de comercialización

Aunque laborar la tierra es una actividad donde las manos juegan un papel importante, la tecnología ha llegado con sus aportes y el sector de la caficultura lo ha aprendido y se ha transformado. 

Especial 500 empresas que hacen grande al Quindío 
 

El confinamiento al que se vio sometido Colombia en marzo de 2020, debido a la Covid-19 puso a todos en una incertidumbre, algunos de forma resiliente se transformaron y adaptaron nuevos modelos de comunicación, nacieron emprendimientos, y los existentes elevaron su nivel incursionando de lleno en el mundo digital.

La tecnología llegó incluso a sectores como la caficultura, en la que, aunque las manos siguen siendo la herramienta principal para labrar la tierra, nuevos elementos llegaron tanto para la producción como para la comercialización del café.

Emprendimientos en tiempos de pandemia

Juan Carlos Ramírez Mora es un emprendedor, nació en una familia tradicional cafetera del municipio de Circasia, allí aprendió de su abuelo don Octavio todo sobre el café.

“Después de una larga jornada vivida en el encierro y rodeados de las familias, nacieron varios emprendimientos y nos volvimos nuevamente al campo, amando los momentos al lado de las actividades del día a día en la finca, desde la recolección del café hasta el perfeccionamiento de los procesos del beneficio, tanto húmedo como seco, en donde el aporte y la transición de la tecnología abrió puertas comerciales y despertó intereses de locales y extranjeros por conocer y probar un café hecho, beneficiado y transformado en casa”, dijo Juan Carlos. 

Expresó que hay mercado para todos los gustos, y que con el café colombiano se sigue conquistando paladares locales y extranjeros. 

“Hay paladares exigentes que hoy permiten que nuestro café llegue a diferentes hogares y negocios. Gracias a la comercialización, incluso por redes sociales, nuestro café puede llegar a todo el mundo. Los cafés son todos diferentes y cada productor tiene una especialidad, que se logra a través de los procesos y de las historias, esas que apasionan y transportan a una cultura cafetera por una exquisita taza de café”.

Manifestó, además, que la tecnología abre las puertas a todos los caficultores, a todas las familias tradicionales y a todos los comercializadores de café para ofrecer sus productos, esos que cautivan en nichos de mercado específicos, enamoran por su calidad, su sabor o por su historia. 

“Otra de las grandes evoluciones de la caficultura es que del extensionismo nos transformamos a microlotes, que obligan a incrementar la calidad de nuestros productos, llevándonos a prestar más atención de cada uno de los procesos por los cuales pasa nuestro café, desde su floración hasta el consumo en la taza, logrando incluso alianzas estratégicas que unen familias por las necesidades del mercado”.

Innovación con investigación 

José Martín Vásquez Arenas, director ejecutivo del Comité de Cafeteros del Quindío, resaltó la importancia de la creación de elementos innovadores a partir de la investigación que involucren todos los procesos de la caficultura. 

“La Federación Nacional de Cafeteros, que ha acompañado a los caficultores por más de 93 años cuenta con el Centro Nacional de Investigaciones de Café, Cenicafé, que permanentemente desarrolla actividades que buscan fortalecer la caficultura. Un ejemplo de ello es el desarrollo de una variedad más resistente a la roya, más productiva como Cenicafé 1, que trata de garantizar que los caficultores puedan cosechar un mejor café”.

Otro de los elementos que se ha derivado del avance tecnológico es la derribadora, este elemento lo investigó Cenicafé durante 2 años, para que al caficultor se le facilite la recolección del grano. 

“Actualmente se encuentra desarrollando otra actividad que permitirá al caficultor mejorar sus procesos porque es evidente que la calidad del café es directamente proporcional a mayor rentabilidad para el caficultor. En este momento se encuentra en fase de prueba una máquina despulpadora, que ya de entrada selecciona ese grano verde que puede afectar la calidad del café y lo separa inmediatamente antes de hacer el despulpado, esto para buscar mayor eficiencia”.

Una vez que obtengan la patente, la Federación y Cenicafé entregarán los diseños y planos a las empresas que construyen los equipos para beneficio húmedo y seco, para que luego lo puedan comercializar no solo en el Quindío, sino en todo el país. 

Renaciendo en pospandemia 

Vásquez Arenas relató que con la pandemia se vivió un 2020 donde se identificó que, aunque había elementos como la internet, la comunicación directa y personal era necesaria. 

“Ya vimos hoy en día una nueva tendencia que es digital y el campo no es ajeno a esa situación. La Federación Nacional de Cafeteros dentro de sus estrategias incentiva el empalme generacional para que los hijos de los caficultores se sientan vinculados a una actividad agrícola, necesitan estar conectados, capacitarse, conocer de tendencias, necesitan poder buscar otros escenarios que permitan ofrecer su producto al mundo y eso se vio ahora en pandemia”.

Las fincas cafeteras tienen un cuaderno para llevar cuentas, existe una herramienta que el comité Quindío viene promoviendo en los últimos años que permite esa administración digital o virtual.

“Es una herramienta que se puede utilizar desde el celular o el computador para llevar todas las ventas, costos y gastos de la empresa cafetera. Adicionalmente se crearon plataformas como el pago virtual del consumo del agua. También se creó un almacén virtual que permitió a los caficultores tener acceso a esa comunicación virtual, hacer las compras para evitar esos desplazamientos”.

Igualmente, el directivo manifestó que se pudo evidenciar la limitante de la conectividad o acceso a internet en la zona rural.

“Este es un departamento donde el municipio más lejano está a una hora, y las condiciones de conectividad no son las mejores. Eso restringe y limita mucho a estos accesos de espacio de capacitación, de impulso, de comercialización, de información

Vendiendo experiencias a través de una pantalla

Fabián Torres Valencia, presidente del Comité de Cafeteros del Quindío, propietario de café La Morelia, indicó que uno es el tema de la producción en las fincas y otro es la comercialización y el procesamiento del café.

“El tema en las fincas gracias a Dios no se vio afectado por la pandemia, al contrario, fue un ente dinamizador de la economía en ese momento, todo el mundo estaba encerrado, pero en las fincas no paramos, y la mayoría mantuvo su personal completo”.

Valencia Torres indicó que en el tema de la comercialización y con los cafés especiales si hubo una afectación. 

“No había cómo manejar el tema logístico y la consecuencia de eso fue que muchos clientes se perdieron. Muchos perdimos nuestros inventarios, a pesar de que el café tenga una vida útil más o menos de 1 año, según la norma, pero en el tema de cafés especiales se maneja un periodo de 2 o 3 meses”.

Pasar a comercializar el café en plataformas digitales fue un gran reto para el gremio. 

“Para el campo fue un poco difícil porque algunos agricultores  desafortunadamente son personas de mucha edad. Pero muchos aprendieron a utilizar la tecnología, inclusive para las mismas reuniones que hacíamos a nivel de Federación. Hubo muchos caficultores que aprovecharon las plataformas digitales para poder tener ese acceso y esa conexión con los compradores”. 

Las ruedas de negocios pasaron de la presencialidad a la virtualidad y debieron implementar videos para vender la experiencia del café a través de una pantalla. 

“Inclusive Procolombia dejó de hacer reuniones presenciales, empezaron a ser virtuales, lo entendimos y nos dimos cuenta de que también funciona. Antes viajábamos con las muestras del café, ahora hacemos el contacto de manera virtual, hicimos videos mostrando la planta, metiéndonos a los cafetales, mostrando como se tostaba el café, los cultivos y si había un interés y se empezaba una negociación el mismo Procolombia ayudaba para enviarles las muestras por correo”. 

Sin duda alguna, comentó Fabián, que faltaba darle más uso a la tecnología, y muchos procesos se facilitaron.


Temas Relacionados: Caficultura Tranformación digital

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net