Fauna / SEPTIEMBRE 23 DE 2022 / 1 semana antes

Loro cabeciazul: una especie para admirar y proteger

Autor : Alberto Gómez Mejía / Especial para LA CRÓNICA

Loro cabeciazul: una especie para admirar y proteger

Colaboración especial del Jardín Botánico del Quindío para LA CRÓNICA.

Loro, en griego antiguo, se decía psitakos, palabra que tomó el naturalista alemán Johann Karl Wilhelm Illiger para crear el vocablo Psitacidae con el que designó a una familia de la avifauna integrada por loros, cotorras, papagayos y pericos, aves que son exclusivas de la región neotropical en América, con 35 géneros, y en África subsahariana, con 2 géneros. En Norteamérica existió la Cotorra de Carolina, pero se extinguió.

Uno de los bellos integrantes de esta familia es el Loro cabeciazul, que fue nominado inicialmente por el famoso naturalista Carlos Linneo en 1766 como Psittacus menstruus y luego, en 1832, el zoólogo alemán Johann Georg Wagler, en su libro Monografía de los loros, describió el género Pionus, en el que quedó incluido este lorito, con nueva denominación científica: Pionus menstruus. Wagel era curiosamente un experto en herpetología, ciencia que estudia los reptiles y los anfibios. El género comprende siete especies adicionales de loros centroamericanos y suramericanos. El epíteto específico menstruus significa menstrual, tal vez por las pequeñas manchas rojas en la parte de debajo de las alas timoneras, en el pico y en la garganta, semejantes al color de la sangre en la menstruación de las mujeres y de las hembras de algunos animales. La etimología latina de menstruo es mensis, mes. En inglés se le llama Blue-headed Parrot, que traduce ‘loro de cabeza azul’.

Lea también: Loro cabeciazul, un ave vulnerable que es convertida indebidamente en mascota

Su área de distribución natural es desde Costa Rica hasta Brasil. Se han identificado tres subespecies: P. m. menstruus, P. m. rubrigularis y P. m. reichenowi, de las cuales dos primeras se dan en Colombia, desde la orilla del mar hasta los 1.500 metros de altitud.

Salvo durante el período de crianza, se mantiene en grandes grupos volando en bandadas, con gran estruendo en sus cantos. Son visitantes a hurtadillas de maizales, arrozales y platanales. Practican la geofagia, es decir que consumen pequeños trozos de suelo al parecer por los minerales que contiene.

En los listados de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza está en la categoría “Preocupación menor”.  


Temas Relacionados: Fauna Loro cabeciazul

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net