Fauna / ENERO 04 DE 2021 / 3 meses antes

Perezosos, amenazados por la destrucción de los bosques y la venta de las crías

Autor : Carlos W. López R.

Perezosos, amenazados por la destrucción de los bosques y la venta de las crías

Cuando se encuentra un individuo se recomienda no tocarlo, pues sus garras y dientes son muy afilados, sin embargo, no es una especie agresiva. Foto : James Quintero, LA CRÓNICA

Un llamado desde la academia para tener mayor empatía con la especie. 

“Los perezosos no son osos, son todo lo contrario a un oso, pertenecen al orden Pilosa, lo que significa que son familiares de hormigueros, como el tamandúa y el Myrmecophaga, basta con ver las manos de los 3 para encontrar las similitudes”, con estas palabras el docente del programa de licenciatura en biología y educación ambiental de la Universidad del Quindío, Álvaro Botero Botero se refiere a una de las especies más queridas del departamento.  

“La especie de perezoso que tenemos es la Choloepus hoffmanni, la podemos encontrar desde los bosques alto andinos de la cordillera Central, en reservas como Barbas-Bremen, Cocora o Boquía, hasta los bosques bajos del departamento tales como Ocaso, Maravélez, Pisamal y el sector de Montegrande —Caicedonia—, también en zona baja, media y alta del río Barragán; en bosques urbanos y periurbanos de todos los municipios —Jardín Botánico del Quindío, jardín botánico de la Uniquindío; el bosque del Sena regional, el parque De la Vida, en Hojas Anchas—”, agrega.   

Este mamífero, que puede llegar a medir hasta 60 centímetros de largo, es un animal solitario y nocturno. De ojos apagados, cuerpo peludo y garras largas que le permiten movilizarse entre las copas de los árboles.  

“Como son organismos arborícolas son totalmente dependientes de los bosques para su supervivencia y esto hace que su distribución sea más restrictiva. Así mismo, la fragmentación del hábitat es otro factor que los pone en peligro, al estar en relictos boscosos aislados en temporada reproductiva y cuando hay escasez de alimento, obliga a los individuos a cruzar zonas no boscosas para poderse aparear; de allí que sea ‘común’ encontrarlos cruzando una vía, en un potrero, e incluso en la puerta de algunas viviendas”, advierte el docente que hace parte del grupo de investigación en Biodiversidad y Educación Ambiental, Bioeduq. 

Los perezosos se mueven lentamente porque su alimentación está compuesta principalmente de hojas que le proporcionan una mínima energía en razón de su tamaño, de ahí que, como lo explica el investigador, sea común encontrarlos dado el rápido crecimiento de la ciudad y la colindancia cada vez más cercana de viviendas con los bosques. 

Recomendado: El pato de los torrentes en riesgo por el turismo mal planificado

Sin bosques no hay perezosos, porque ellos pasan gran parte de su vida haciendo pereza, sus movimientos son muy lentos, pero lo que están diciendo es que hay continuidad del bosque y existe una fuente de alimento. Por eso al encontrar un individuo, lo mejor es ayudarlo a terminar de cruzar —deteniendo el tránsito para que pueda terminar de hacer su recorrido—, sin tocarlo directamente buscar que quede ubicado en un árbol y dejarlo quieto, si la situación es un poco complicada, lo ideal es llamar a la autoridad ambiental para que pueda hacer el procedimiento. 

Es muy importante no estresarlo, le cuesta mucho enfrentarse a estas situaciones porque su tasa metabólica es extremadamente baja y no se recomienda agarrarlos, porque sus garras son filudas y tienen una mordida fuerte. 

“Por otro lado, también es común la venta de crías pequeñas como mascotas. Esto es grave porque con cada cría que se compre se está siendo cómplice de la muerte de una hembra adulta de perezoso; entonces por ‘salvar’ o por ignorancia o por simplemente las ganas de poseer un animal silvestre ‘bonito’ se está acolitando, financiando y siendo cómplice de una empresa criminal”. 

Si intenta domesticar cualquier animal silvestre es un atentado contra la naturaleza, en el caso de los perezosos es complicado, ya que no solo se afecta a la hembra, sino que ninguna persona está preparada para brindarle la alimentación que requiere la cría. 

“En tal sentido lo primero que le generan es un cambio en la dieta y —como buenos ignorantes— pensamos que la leche de vaca es la solución a todos los problemas alimenticios de los neonatos y les empezamos a suministrar este tipo de alimento generando un daño total al sistema digestivo del animal y con ello una muerte llena de sufrimiento. En el mejor de los casos, el animal corrió con suerte y se salvó y fue rescatado por la autoridad ambiental, sigue el lento y costoso camino de su regreso a la libertad, pero no hay garantía total de su incorporación al ecosistema”. 

De ahí la necesidad que se generen estrategias de formación para que la ciudadanía entienda la importancia de estos animales en el ecosistema. 

Ver también: 
El zorro cangrejero y el dilema de adaptarse a la presencia humana

Fauna quindiana  

Nombre común: Oso perezoso  

Nombre científico: Choloepus hoffmanni, viene del griego khôlos que significa estropeado, cojo, y pous que significa pie, ‘pie estropeado’ y tiene que ver con la forma de sus patas y hoffmanni se debe a Karl Hofmann, un naturalista y expedicionario de mediados del siglo XIX, famoso en Centroamérica.

Lugar donde habita: Bosques 

Dieta: Hojas de los árboles y ocasionalmente comen frutas y flores. Ellos usan sus labios para rasgar su comida y la mastican con sus dientes, que no tienen esmalte y están en constante crecimiento. 

Amenazas: La destrucción de los bosques. Tiene depredadores naturales como las águilas o el jaguar. 

Un dato: Son excelentes nadadores. 


Temas Relacionados: Fauna Quindio

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net