Fauna / FEBRERO 15 DE 2021 / 2 meses antes

Rabo de ají, un animal tan incomprendido como maravilloso

Autor : Carlos Wílmar López Rodríguez

Rabo de ají, un animal tan incomprendido como maravilloso

La recomendación es no manipular a las culebras, ni molestarlas, ni mucho menos atacarlas. Ellas suelen estar más asustadas que las personas.   Foto : Alejandro Grajales

Las serpientes, en general, son más tímidas que agresivas y en el Quindío no son comunes los encuentros con especies venenosas.

En 2017, para el departamento del Quindío se reportaron 5 familias, 19 géneros y 32 especies de serpientes, solo 2 venenosas. A una de ellas, quizás la más emblemática, se le conoce popularmente como Rabo de ají, un ser incomprendido y maravilloso, que tiene fama de matar el ganado, pero que aporta mucho más a los ecosistemas como controladora de plagas.

Rabo de ají Según el biólogo Edilberto Quintero Castillo, experto en herpetofauna, si bien muchos han escuchado hablar de esta serpiente, en realidad muy pocos la conocen, ni siquiera han tenido la oportunidad de admirar en fotos ese bello contraste de colores de su piel. 

“Es de cuerpo delgado, puede llegar a medir entre 60 y 80 centímetros, aunque hay datos de zonas más conservadas donde hay ejemplares de hasta los 120 centímetros. Es de color negro, excepto por una banda de color naranja rojizo en la cabeza. Posee entre 34 y 84 anillos completos alrededor del cuerpo, alternados con anillos claros, entre blanco, verde y amarillo. Además, tiene 9 anillos negros en la cola, alternados con otros de color rojo naranja, de ahí que la gente optara por bautizarla como Rabo de ají”. 

Por esta particularidad morfológica, en la región Andina colombiana se propagó el mito que esta serpiente picaba con la cola, lo cual no tiene asidero, en primer lugar, porque ninguna serpiente pica, todas muerden, y en segundo, porque los que ‘regaron el cuento’ lo hicieron porque al tratar de manipularla confundieron la cabeza con la cola y terminaron mordidos.

Las serpientes solo muerden por 2 razones, se está alimentando o se está defendiendo. Entonces, por ejemplo, ella nunca se va alimentar de una vaca, los ataques se dan porque el animal reacciona a lo que considera un ataque.  

Recomendado: Guatines: animales comunes, pero ignorados

“El problema no es de ella, sino de la expansión de las actividades agrícolas, es problema de nosotros que no hemos pensado dónde y de qué manera tenemos nuestros sistemas productivos sin afectar los ecosistemas”, declaró Quintero Castillo, cuyo trabajo en el Quindío, especialmente en el municipio de Quimbaya, se ha centrado en dar a conocer las serpientes a chicos y grandes. “Más que temerle, debemos sentirnos muy afortunados de contar con un animal de estos en nuestra fauna. Si bien su veneno es tan poderoso que puede matar a una vaca o a un ser humano, esto no se debe ver como algo negativo, porque a partir de él, se están generando muchos medicamentos para enfrentar diferentes trastornos cerebrales”.   

 La Rabo de ají tiene distribución natural en los 12 municipios quindianos, habita en bosques, incluso cercano a las poblaciones humanas, pero los encuentros con personas son poco frecuentes.  

“Es una serpiente con alto grado de tolerancia para vivir en ambientes perturbados, sin embargo, es un ser nocturno, que prefiere salir a alimentarse antes del amanecer. En épocas de pocas lluvias, durante el día se queda en su caverna y solo sale en las noches, mientras que, en la temporada lluviosa, sale de su guarida para ocultarse entre la hojarasca”, explicó el experto, cuya fascinación por las serpientes lo llevó a estudiar biología en la Universidad del Quindío.   

La Rabo de ají es ofiófaga, es decir, se alimenta de otras serpientes, aunque su dieta se enriquece con ranas, lagartos y roedores. Ella, a su vez, es presa de animales más grandes, como algunas aves.  

“La recomendación al encontrarse una serpiente de estas es alejarse, seguir el camino, no molestarla, ni atacarla. En caso de que el encuentro sea en una vivienda, lo primordial es llamar a la CRQ para que envíe a un experto, que se encargará de hacer el traslado correcto. Bajo ninguna circunstancia se debe manipular”. 

Ver también: El gecko, un huésped que debe ser bien recibido en el hogar

En el caso de un accidente ofídico —mordedura—, el procedimiento es mantener la calma y olvidarse de todas las creencias que hay alrededor de esto. “No se debe ingerir alcohol, ni cortar la piel, ni chupar el veneno, ni siquiera realizar un torniquete. Se debe limpiar la zona con jabón, tratar de identificar el animal e ir directamente al centro médico donde se le pueda brindar el suero antiofídico correspondiente”. 

Creencias como las de cortar la piel en cruz para chupar el veneno puede tener consecuencias catastróficas, ya que cada veneno es complejo y muy diferente. “Hay algunos que son anticoagulantes, entonces un corte puede derivar en un desangramiento”. 

Las serpientes no son una reencarnación de Lucifer, no son enemigas de las personas, son animales que conviven con los seres humanos y generalmente prefieren huir antes que encontrarlos, una decisión acertada, ya que la mayor amenaza para la Rabo de ají es la ignorancia de aquellos que le aplastan la cabeza solo por verla.  

“Otra amenaza es que nuestras vías no están diseñadas para proteger a nuestra fauna. A diario se encuentran serpientes y otros animales atropellados, es algo que debemos pensar y exigir al gobierno”, subrayó el experto. 

Fauna quindiana 

Nombre común: Rabo de ají o mataganado 

Nombre científico: Micrurus mipartitus 

Lugar donde habita: En bosques andinos desde los 0 hasta los 2.700 metros de altura sobre el nivel del mar. 

Dieta: Tiene preferencia por comer otras serpientes. 

Amenazas: El ser humano.  

Un dato: Ninguna serpiente pica, todas muerden. Sin embargo, la tradición popular ha propagado la falsa creencia de que la Rabo de ají suele picar con la cola, esto se debe a que su cabeza tiene un parecido innegable a su cola. 


Temas Relacionados: Serpiente Fauna Quindio

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net