Fauna / MARZO 01 DE 2021 / 1 mes antes

Trespiés, el pájaro al que muchos le temen, pero pocos han visto

Autor : Carlos Wílmar López Rodríguez

Trespiés, el pájaro al que muchos le temen, pero pocos han visto

Fauna quindiana   Nombre común: Trespiés, sinfín,  Nombre científico: Tapera naevia  Lugar donde habita: Bosques de Centro y Sudamérica.  Dieta: Come insectos grandes, a menudo cazados en la tierra.  Un dato: Su nombre Tapera deriva de la lengua Tupí Guaraní —de Paraguay— para referirse a un cuco cuyo llanto “representaba la voz de partida”.

Su canto está asociado a mitos y agüeros especialmente en las zonas rurales.

Cuenta una leyenda popular del norte de Argentina, que el pájaro crespín es en realidad una mujer que abandonó a su esposo en un momento de enfermedad y que cuando quiso volver a ayudarlo, este ya había sido sepultado por sus vecinos.  Ignorando el fatal destino de su compañero, la mujer quiso buscarlo gritando su nombre por el campo: “Crespín, Crespín”. Desesperada por no hallarlo le pidió a Dios que la convirtiera en pájaro para que su grito, desde lo alto, atravesara el bosque.  


En las montañas de Colombia, a esa misma especie se le conoce como el trespiés y se le tilda como un ave de mal agüero, ya que muchos campesinos relacionan su canto con una advertencia: “Alguien cercano está a punto de morir”.  
 Sus vocalizaciones resultan enigmáticas, especialmente porque es muy difícil de identificar el lugar de procedencia, el ave es muy esquiva, difícil de ver, así lo comenta el abogado y doctor en filosofía Alejandro Bayer Tamayo, un observador de aves apasionado que ha tenido la fortuna de fotografiar al trespiés en varias ocasiones.  

Recomendado: “Quindío, ecosistema estratégico para la reforestación en el país”


“La Tapera naevia —nombre científico— siempre está en situación de ocultamiento. Cuando está cantando por ahí trata de mimetizarse. Es un ave muy atractiva porque su canto es como ubicuo —que está presente en muchas partes—, hay gente que puede estar al lado, buscarla por mucho tiempo y no encontrarla. Así me pasó muchas veces”, dijo en diálogo con LA CRÓNICA.  


“Produce mucho gozo cualquier hallazgo, en el caso de la Tapera, como es tan difícil de ver, produce mucha emoción. A diferencia de lo que sucede con otras especies, con esta ese mismo goce aparece cada vez que uno la ve, no tanto por la leyenda, sino por la dificultad”, agregó. 
La leyenda también está asociada directamente a la primera parte de su nombre científico, pues Tapera, deriva de la lengua Tupí Guaraní —subfamilia lingüística suramericana— y se refiere a un cuco cuyo llanto representaba la voz de partida, mientras que el epíteto naevia proviene del latín naevius que quiere decir manchado.  


De acuerdo con los registros científicos, en la especie no hay un marcado dimorfismo, es decir, la hembra y el macho son muy similares, en promedio un individuo adulto mide 27 centímetros de largo y pesa 40 gramos. Tiene una cresta rojiza y negra que se levanta cada que canta y una cola larga de tonos café.  


“Si no se ven con binóculos, no se les ve la gracia. Es un poquito más pequeño que un garrapatero, pero marrón y manchadito, sin nada muy especial. Pero al verlo con detalle uno encuentra que tiene unos elementos especiales como la punta de las plumas del penacho, que se mueven a un ritmo distinto de la respiración y del canto. Además, la combinación de los colores marrón y crema la hacen realmente bonita, pero no en una mirada rápida porque no tiene tonos vistosos, porque es muy mimética y se esconde como si fuera una rama”, explicó el observador.  
Es un pájaro solitario, bastante tímido que tiende a esconderse entre los arbustos, aunque canta posado en perchas o en las ramas secas superiores de los árboles. 


 Más allá de la leyenda, el trespiés representa una amenaza para otras aves, porque suele poner sus huevos en nidos ajenos para que otros alimenten a sus pichones.  


Según la literatura sobre la especie, los pichones del trespiés se deshacen de los hijos originales de sus padres adoptivos para que solo se concentren en ellos, desde ese punto de vista sí puede ser un ave de mal agüero.
 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net