Galerí­a / NOVIEMBRE 30 DE 2020 / 2 años antes

El guayabo que dejó la pandemia en clientes y dueños de los tradicionales rumbeaderos

 

 

Algunos se cerraron, otros vendieron o cambiaron de razón social.
 

En Calarcá, el segundo municipio más importante del Quindío, las personas que solían frecuentar los tradicionales bares, discotecas o fondas se encontraron con que los dueños de esos lugares no econtraron alternativas de acceder a ingresos y se vieron obligados a cerrar o a ceder sus locales. Muchos de estos sitios son hoy boutiques, cafés o restaurantes por los efectos devastadores de la pandemia en la economía.                                              

De esta manera el virus acabó con el sustento de las familias que dependían de estos negocios de distracción y de rumba. 
Algunos asaderos callejeros y vendedores ambulantes que colateralmente se beneficiaban de estos sitios, también dejaron de ganar su sustento. Muchos amigos y enamorados ahora no cuentan con esos espacios para departir al son de la música,  el baile y unos tragos de licor que se tomaban para salir de la rutina. 

La pandemia literalmente dejó con un guayabo moral, monetario y de nostalgias a los calarqueños. 

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Más Galerías

Reinado del bambuco terminó en bochornosa escena

Reinado del bambuco terminó en bochornosa escena


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net