l

Historia / JULIO 30 DE 2023 / 9 meses antes

25 años del Teatro Azul, un patrimonio de los quindianos

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

25 años del Teatro Azul, un patrimonio de los quindianos

Teatro Azul, cuenta con una trayectoria de 25 años en Armenia, cracterizándose tanto por su legado cultural como por su resiliencia.

El año 1998, en el Quindío, fue un periodo prolífico para el discurrir cultural. Además de haberse cumplido un año de la promulgación de la Ley General de Cultura (Ley 397 de 1997) y de la creación del Ministerio de Cultura (el 7 de agosto de 1997) - o sea los dos hechos más importantes en el plano nacional - vemos también que, en el ámbito departamental, se cumplía un año de la constitución de la Filial del Consejo de Monumentos Nacionales. Este fue un órgano consultor y asesor, que hoy se convirtió en el Consejo Departamental de Patrimonio.

También estaban en ebullición, en esos meses de 1998, algunos  procesos de instancias y organizaciones culturales de la sociedad civil, que se iban instaurando bajo la égida del nuevo Ministerio. Esta era una cartera que, hasta 1997, se había conocido como Colcultura (Instituto Colombiano de Cultura). Los organismos culturales trataban de acomodarse a sus políticas y, especialmente, al mecanismo llamado Sistema Nacional de Cultura.

Fueron importantes los logros alcanzados en ese ventajoso año, por parte de la instancia seccional llamada Secretaría de Cultura, Artesanía y Turismo, dentro de los cuales vale la pena mencionar dos, el constructo titulado “Aproximación a un Documento de Identidad Regional” y un ambicioso programa institucional llamado Cátedra Quindío. Éste último, a su vez, se había convenido a partir de la Ordenanza número 009 de julio 7 de 1997, en relación con lo que los diputados de entonces llamaron la Cátedra de la Quindianidad.

Pero ambos propósitos quedaron en planteamiento raso y no se alcanzaron a conseguir los objetivos institucionales,los cuales eran llegar al grueso de la población departamental en material de divulgación, apropiación social del Patrimonio y formación de multiplicadores para la extensión comunitaria. Quedaba en el ambiente un vacío, pues la oficialidad seguía en camino premeditado hacia otros cometidos y descuidó el gran potencial que los dos logros representaban. Fue en ese año cuando la Secretaría se convertiría en Gerencia de Cultura y se crearía otra dependencia, la Gerencia de Turismo. El resultado, fue claro. Se olvidó el insumo valioso, a modo de diagnóstico, contenido en el texto de “Aproximación a un documento de Identidad Regional”  y se diluyó el ambicioso cometido de la Cátedra Quindío. Ella, como guía pedagógica, se anunciaba como “una estrategia de recuperación patrimonial, a través del desarrollo de conferencias, conversatorios, tertulias, veladas, concursos y eventos artísticos que nos confrontan con las identidades”. Igualmente se anunciaba como “la puerta de introspección al patrimonio cultural quindiano”. Pero, por falta de compromiso, todo quedó en el camino de construcción.

Fue como un bálsamo en el sendero pedregoso, las iniciativas de gestores culturales independientes que aparecieron en el panorama. Una de ellas se generó como el Teatro Azul, lo que se constituyó en uno de los hechos culturales más sobresalientes en el campo del arte. Desde agosto de 1998, se iría cimentando ese proyecto exitoso, el de la compañía que en 2023 está cumpliendo 25 años de labores. Sus fundadores, Leonardo Echeverri y Ximena Escobar, habían acabado de llegar con muchos bríos del exterior, después de montar la que sería la primera coproducción de Teatro Azul: “Madona y Víctor Hugo” con el Teatro Mío y el Teatro Nacional de Cuba; y - lo más importante - arribaban al Quindío, la tierra de sus arraigos, con experiencia y con el deseo firme de sembrar en el terreno del arte histriónico.

Con todas las mejores ilusiones que colmaban a gestores y cultores, el terremoto de enero de 1999 trajo desolación y pareció enterrar las iniciativas de arar la tierra para un mejor territorio de la cultura. Pero si eso desalentó a muchos, a los propulsores de Teatro Azul los animó a seguir en la brega. Hoy se puede entender por qué - cuando se habla sobre el significado del Patrimonio Cultural Inmaterial - la resiliencia es uno de los componentes más reparadores y por eso a tal dimensión la llamamos también el Patrimonio Vivo, pues está abonando en el terreno de las realizaciones humanas más sublimes. En esa esfera, también llamada Patrimonio Viviente, UNESCO  incluye “las tradiciones orales, las artes del espectáculo, los usos sociales, los rituales y actos festivos, los conocimientos y prácticas relativas a la naturaleza y el universo y los conocimientos y técnicas vinculadas a la artesanía tradicional”

En 2003, se crea la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, el 17 de octubre, durante la sesión número 32 de la Conferencia General de la UNESCO.Y para entonces, Teatro Azul ya había recorrido un camino de 7 años como estandarte de un Patrimonio Vivo, lo confirman la creación e investigación teatral, evidenciadas para esa fecha ya en varias obras como “Dos Navegantes tras el Mascarón de Proa” coproducida junto al Teatro Llanura de Argentina y la Universidad Nacional del Litoral, “Nerudianas”, “Armando Luceros” y “Ciudad Fantasía”.

El Teatro Azul, desde 2002, se validaba con el conglomerado cultural de Armenia en una sede hermosa, la antigua casa de la familia Aristizábal, en el parque de Los Aborígenes, al norte de la ciudad. Era una casa de bahareque, con caballeriza incorporada, que ofreció, hasta 2005, una oportunidad de formación en tan singular vivienda tradicional. Se trataba de aprender a trabajar con guadua - el tradicional material terrígeno - que les permitió a Leonardo, Ximena y a su equipo, contar con teatro propio para las presentaciones. 

Era un espacio singular, un entramado de arquitectura vernácula, que muchos recordamos cuando entrábamos a la bella casa de la época de colonización. De hecho, la estructura de guadua que construyeron para la sala de teatro aún sigue viva, pues fue donada por Teatro Azul y hoy es la iglesia del barrio Génesis.

En el Parque de Los Aborígenes, Teatro Azul empezó a generar una interesante dinámica artística, a partir de la creación teatral, la Programación Azulado, las noches de poesía y de música andina, la formación teatral a niños y jóvenes, y las primeras ediciones de uno de sus proyectos insignia, la Temporada de Teatro para la Vida, que brinda la oportunidad a estudiantes de colegios públicos de Armenia y el Quindío de asistir de forma completamente subsidiada a una función-foro de una obra de teatro.

Esa labor creativa imparable se derivó en 2004 en el estreno de la obra teatral “Una Ventana al Infinito” realizada en coproducción con Mutantheater de Alemania, la cual aborda el tema de la trata de mujeres para explotación sexual. Un segundo encuentro creativo con Mutantheater en 2006, dio como resultado la obra “Bolivar, der nackte Befreier”, en español, “Bolívar, el libertador desnudo”. En ella, desde la perspectiva crítica que caracteriza la dramaturgia de Teatro Azul, se hace una semblanza a la historia de la violencia en Colombia.

En 2005, salen de la casa añeja, y en otro lugar, en el centro de la ciudad de Armenia, el Teatro Azul continúa el proceso de persistencia por mantenerse en la tarea que se había trazado, aún en los momentos más difíciles. Así es como se traslada al lugar donde actualmente tiene su sede permanente, a una cuadra del Parque Sucre. Fue un proceso ejemplarizante, pues debieron construir sobre la base de una ruinosa estructura y levantar, ladrillo a ladrillo, puerta a puerta, una sala teatral nueva. Todos recuerdan en Armenia la transformación de ese sitio, desde el estigma que se marcaba a su alrededor como un punto de distribución de droga de los jíbaros del centro de Armenia, hasta el edificio hermoso que hoy es. Se admira en él la obra emblemática del artista manizaleño Luis Guillermo Vallejo, que plasmó el espíritu de las culturas ancestrales indígenas en la fachada y adornó su entorno con esculturas que hacen parte de dos importantes monumentos del país, el Monumento a los Colonizadores, en Manizales, y el Monumento a la Santandereanidad, en el Cañón del Chicamocha.

Lea también: 60 años del parque de Los Fundadores y de la primera guía turística de Armenia

El asistente a las funciones puede apreciar la fuerza estética de las figuras en fibra de vidrio y resina poliéster, que nos recuerdan los hechos del pasado, con relación a la revolución de los comuneros y otros hechos de la historia y la Independencia de Colombia. Así se convirtió, entonces, el edificio del Teatro Azul en un monumento de las dimensiones de los dos anteriormente citados. Es único en Colombia, pues está rodeado todo por una obra de viveza, llamada por Vallejo “La Explosión de las Almas Unidas”.

En consonancia con las evidentes marcas del Patrimonio Cultural que el Teatro Azul enalteció en ambas sedes - y con el mensaje permanente de ser un custodio de prácticas del Patrimonio Inmaterial, también llamado Patrimonio Vivo -  el Plan de Ordenamiento Territorial de la capital, llamado “Armenia una ciudad de oportunidades para la vida 2009 – 2023”, declaró “Patrimonio Cultural, Histórico y Arquitectónico a la Fundación Teatro Azul, con sede en el Parque Sucre”.

Dando continuidad a su labor creativa y formativa, y producto de un proceso de formación teatral con un grupo de jóvenes de la ciudad, en 2010 se gesta la obra “Libelos y Memorias”, con motivo de la celebración del bicentenario del grito de Independencia en Colombia, tras ganar la convocatoria nacional del Ministerio de Cultura y RedLat. La compañía teatral de Armenia se validó con esa contundente puesta en escena en diferentes escenarios y más de diez actores y actrices, que se formaron en ese laboratorio, llevaron el más claro mensaje histórico a muchos municipios, y también al exterior. Con ésta y con otras obras originales, Teatro Azul ha sido en múltiples oportunidades embajador cultural de Colombia, presentando su trabajo artístico en países como Argentina, Alemania, Cuba, Colombia, Brasil, Ecuador, España, El Salvador, Francia, Italia, México y República Dominicana.

Otras de las obras producto de procesos de investigación y creación de Teatro Azul, y que constituyen un orgullo para Armenia y el Quindío son:

 - “Ciudad Fantasía”. Un mensaje para la concepción de la urbe y comunidad que se une en torno del cuidado del medio ambiente.

- “Nerudianas”. La poética teatral en torno de los poemas de Pablo Neruda, en las voces femeninas que los recitan.

-”Sin Sentido”. Monólogo que representa el aspecto perceptivo de la educación colombiana, en su etapa preuniversitaria.

 - “En el Escenario”. Un recorrido magistral por el recuerdo de la violencia y todas sus formas, que cuestiona también al espectador, sentado en la comodidad de su sillón.

- “Vida”. Otro mensaje ecológico, de color y escenografía fantástica, alrededor de los cuatro estados de la Naturaleza: agua, fuego, tierra y aire.

  - “Hominum, perdón por ser”. El perdón, un llamado teatral, encarnado en el drama de tres mujeres de la historia.

- “Entre Líneas”. Una confluencia de los lenguajes del teatro y el cine, que aborda desde la perspectiva de la geoeconomía y la geopolítica, el tema de la migración y las fronteras.

-“Dignidad”. Una obra que expone la pérdida de la dignidad como acto cotidiano, que nos sobreviene producto de siglos de un Estado ausente, y se plantea que necesitamos reconocernos y desarmarnos como sociedad para poder vivir mejor.

Además, están las coproducciones internacionales “De qué estamos hablando”, con Mexicali a Secas de México, “Deberías Quedarte” y “El Tiempo Oscuro” (con Provisional Danza de España). Son muchas las realizaciones de Teatro Azul a lo largo de estos 25 años de trabajo continuo, que han dado lugar a la creación de sus 22 obras propias, 7 de ellas, coproducciones con compañías internacionales, logrando consolidar un lenguaje artístico propio, reconocido dentro y fuera de Colombia.

Otra de sus líneas de trabajo, La “Programación Azulado” genera espacios para que la ciudadanía se encuentre con propuestas de teatro, danza y música nacionales e internacionales, y ha contado a lo largo de 23 años con más de 600 eventos hasta la fecha, beneficiando alrededor de 130.000 espectadores que han ocupado sus butacas.

Llevan realizando durante 20 ediciones la Temporada de Teatro para la Vida, un proyecto que ha democratizado el acceso al arte para los estudiantes de colegios públicos de Armenia y el Quindío, y a través del cual han podido beneficiar 153.000 jóvenes, quienes han asistido de forma completamente subsidiada a una función-foro de una obra de teatro. Un proyecto que fue declarado Experiencia Significativa por el Ministerio de Cultura, y por su impacto social y educativo, replicado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y el Ministerio del Interior en 5 ciudades del país en 2014.

Su más reciente logro marca un hito, no sólo para la historia del teatro en el Quindío, sino también de Colombia; en noviembre del presente año realizarán una temporada de un mes de la obra “Alegría Station” en el importante espacio cultural Matadero Madrid (España). Ésta es su más reciente coproducción internacional, realizada con el Teatro Español y el Teatro Julio Mario Santodomingo.

Teatro Azul, en sus 25 años, seguirá en la línea del Patrimonio Vivo para formar y dignificar a su público, los armenios y los quindianos. Este artículo hace un recuento histórico, pero también es una invitación a reconocer y acompañar la labor artística y social de un grupo de teatro y un lugar que, como ellos mismos lo dicen, es un oasis cultural en una ciudad que a veces parece estar a la deriva. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net