l

Historia / OCTUBRE 26 DE 2023 / 6 meses antes

Antonio Valencia Mejía, sinopsis de su obra artística en el centenario de su natalicio

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

Antonio Valencia Mejía, sinopsis de su obra artística en el centenario de su natalicio

Mural Parque Nacional del Café. Fotos de 2011.

La memoria del maestro Antonio Valencia Mejía, excepcional retratista y muralista quindiano, es recordada este 26 de octubre cuando se celebra el centenario de su natalicio. La población de Circasia, su tierra natal (donde la Casa de la Cultura lleva su nombre), el primer piso de la Gobernación del Quindío, la Gobernación del Huila en Neiva, las instalaciones museales del Parque Nacional del Café en Montenegro y el altar mayor de la moderna catedral de Armenia son los espacios donde se encuentran exhibidas sus obras más emblemáticas, representadas principalmente en murales,cuya técnica aprendió en Europa y la reprodujo además en muchas ciudades del Viejo Continente, donde se valoró a este pintor universal. Especialmente se le recuerda en Brescia, una hermosa villa italiana, donde sus monumentos históricos, su vino espumoso y su gastronomía la han hecho famosa en el concierto de sitios para visitar en los periplos turísticos.

En el Huila, al Maestro Antonio también se le recordará en Pitalito, donde se reunía en tertulia con los círculos laboyanos pues, como lo expresó en alguna oportunidad su primera esposa, la famosa pintora Lucy Tejada, “en él se reunían la pintura y la literatura”. Durante su estancia en el Huila, y desde la iniciativa del gobernador de entonces, plasmó el primer mural en mosaico realizado en Colombia. Había acabado de regresar de Europa y, tal cual lo reflejaba la tendencia del muralismo en el país y el continente americano, los mensajes artísticos se enfocaban en las costumbres o los temas sociales. Aquello sucedió entre 1974 y 1975 y en esa superficie aparecen los detalles del panorama cultural del Huila, a través de las figuras de personajes y las facetas del Patrimonio Inmaterial,entre ellas el sanjuanero.

En el Quindío,el gran relieve en cemento de la catedral de Armenia fue el siguiente testimonio mural que Valencia Mejía logró, en 1976, para afianzar así - en su región de origen - el periodo de su obra clásica desde la línea del muralismo.

En Armenia, la obra máxima de este artista se titula “LA EPOPEYA DEL QUINDÍO”, realizada en pintura al fresco en el fondo mural del amplio primer piso del Palacio Departamental. Es la más representativa perspectiva de la Quindianidad histórica, si a ello hay que referirse por los trazos pictóricos que- desde los superiores planos, hasta los que el espectador encuentra en frente suyo - muestran todos los momentos de la historia. Comienza con lo prehispánico, sigue con el contacto ibérico, luego la colonización, los instantes de la llegada del primer carro y el tren. Y concluye con los personajes de la realidad social, literaria y popular del Quindío. Porque, abordando este último tópico, el maestro, en el mosaico de personalidades, tuvo en cuenta a la singular mujer del disparate, llamada Lilia López (apodada “Repollito”), mostrando así ese sentido humano y sensible de la pintura monumental dirigida al público. Pues ello pretende rememorar el sentimiento identitario de una región.

No podemos olvidar que algunos criticaron a Valencia Mejía por tener en cuenta a “Repollito” y a otros personajes vivos (en esos últimos años de la década de los 80 del siglo XX) para ser plasmados en el gran mural. Pero ignoraron que el artista llevaba en el alma el sentido de la localidad identitaria, la misma que se impregna de lo simbólico o del aprecio por sus orígenes familiares y hasta por el vínculo del agradecimiento y la amistad.

El mural de la Gobernación del Quindío, en una superficie de gran formato, resultó muy afectado en el terremoto de 1999 y fue restaurado en 2003. Pero las más importantes obras de mejoramiento fueron realizadas en 2016 bajo la Gobernación de Carlos Eduardo Osorio y la dirección cultural de Jorge Eduardo Urrea, quien era el secretario del ramo. Fue cuando se le dio realce al gran espacio de exposiciones que hoy se conoce como la Sala “Antonio Valencia Mejía”.

La parte superior del mural refleja el ambiente originario del Quindío, antes de la conquista,con las figuras de los indígenas prehispánicos,las palmas de cera y la fauna representativa, como el puma, entre otros animales.

Los personajes que aparecen en el plano intermedio hicieron parte del círculo afectivo y familiar del maestro Antonio. Además de los más emblemáticos, cuales son “Repollito” y Jesús María Ocampo, fundador de Armenia, también están sus padres Alejandro Valencia y Jesusita Mejía. Ellos aparecen en escenarios de colonización, porque así llegaron de otros lares. Otras recreaciones pictóricas que acompañan a sus progenitores son los arrieros y variados detalles de la fauna.

El resto de hombres y mujeres de ese plano reflejan el aprecio y agradecimiento del maestro para las personas que estuvieron en un sitial de cercanía. Son sus hijos Alejandro y Claudia Valencia Tejada, Nora Cecilia Garay Giraldo y Germán Loaiza. Otros dos fundadores de Armenia, Hipólito Nieto y Alejandro Suárez. En los planos institucional y civil, Valencia Mejía quiso hacerle homenaje a la Gobernación del Quindío y al Banco de la República, incorporando las figuras de Solita Solano de Gómez y Hugo Palacios Mejía. La primera, esposa del gobernador Rodrigo Gómez Jaramillo y el segundo, gestor de la principal obra cultural que, en el momento de la pintura del mural (1985 – 1986), se llevaba a cabo en Armenia, la cual era el Museo del Oro Quimbaya.

En primer plano se ven personajes de la historia del Quindío que, para el autor, retratan todos los ámbitos, los del plano eclesiástico, político, literario, fundacional y artístico. En este último figuran el escultor Roberto Henao Buriticá y el mismo autor, a manera de autorretrato.

Armenia y sus municipios, a través de su Patrimonio Humano están en la palestra. La capital del Quindio, con los siguientes:

El ingeniero, poeta y alcalde Alberto Gutiérrez Jaramillo. El educador Eudoro Granada. El coronel Carlos Barrera Uribe. El periodista y cronista Alfonso Valencia Zapata. El presbítero de la catedral José Londoño Botero. El periodista y locutor Jorge Eliécer Orozco Dávila.

Córdoba, Circasia, Filandia, La Tebaida, Salento y Montenegro se ven representados. El primer municipio, con el expresidente de la Corte Suprema de Justicia Crótatas Londoño. Su pueblo natal, con el fundador del Cementerio Libre Braulio Botero Londoño y con Pablo Emilio Mora y José María Arias, fundadores. La Colina Iluminada, con el médico oncólogo y escritor Roberto Restrepo Ramírez y el educador Santiago de Jesús López Sánchez. La Tebaida, con el fundador Luis Arango Cardona y su hijo, el escritor y profesional Jesús Arango Cano. Salento, con Pedro Vicente Henao, de la línea de fundadores. Y Montenegro con el educador Julio Echeverri Velásquez.

En el ámbito literario están el cuentista Eduardo Arias Suárez y la poeta Carmelina Soto Valencia, ambos de Armenia. Dora Tobón de Ocampo, de Calarcá. También, de este municipio, el poeta insigne Baudilio Montoya.

El mural del Parque Nacional del Café hace honor a la historia de la caficultura. Sobresalen los detalles de la fauna. Se ven guaguas, cusumbos, ardillas y dantas. No podían faltar las labores culturales. Ellas son el sembrador del grano con el machete al cinto, el recolector, la chapolera, el cargador del canasto, donde se ve el grano rojizo, el que lleva el canasto de bejuco con la cincha en la frente, la niña garitera, el despulpado en la tolva y la carga de los bultos en las bestias de carga. También, algunos símbolos del protagonismo humano alrededor de la labor caficultora. El sacerdote, el empresario, el campesino cafetero y hasta Juan Valdés.

Los otros dos escenarios donde se puede apreciar la obra del maestro son:

- La Casa de la Cultura de Circasia, donde se destacan los óleos que representan a sus padres, el boceto de LA EPOPEYA DEL QUINDÍO y otros cuadros.

- La catedral de Armenia, con el mural religioso de Valencia Mejía. Está en la parte posterior, es un relieve de inspiración bizantina, llamado “CRISTO VIVE”, tallado en marmolina.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net