Historia / SEPTIEMBRE 18 DE 2022 / 2 semanas antes

Boquía, primer asiento fundacional del Quindío

Autor : Álvaro Hernando Camargo Bonilla

Boquía,  primer asiento fundacional del Quindío

El 4 de octubre de 1801 los científicos alemanes Alexander von Humboldt y Bonpland hicieron tránsito por el paso del Quindío, rumbo a Popayán.

El 4 de octubre de 1801 los científicos alemanes Alexander von Humboldt y Bonpland hicieron tránsito por el paso del Quindío, rumbo a Popayán. “Después de trepar la cuesta oriental dejan atrás tambos como los denominados El Moral, las quebradas Azufral y Aguas Calientes, Toche, Alto de Tres Cruces, la Ceja, Gallegos, Volcancitos y la Garita del páramo, enseguida emprendieron la bajada del costado occidental, pasando por Río Quindío en Boquía, alto del Roble, Portachuelo, Buenavista, la Balsa, Piedras de Moler y finalmente Cartago.

Por recomendación de Mutis —quien despachara desde Santa Fe un “chasqui” a Ibagué con la  encomienda de que los científicos acopiaran unas muestras de minerales de cinabrio, que en su herbolario Roque Gutiérrez había recogido en el Quindío. Los científicos en mención acamparon  por espacio de 4 días en el hermoso valle de Boquía, en un rancho construido con dos horquetas clavadas en tierra, a la altura de un hombre y un palo atravesado, trenzados con bejucos y cubiertos con hojas bijao que cargaban los peones enrolladas como pliegos de papel junto con las petacas y baúles, fue su cobijo. Un poco más ancha que el tamaño de un hombre y tan larga que pudiera ser ocupada por 6 personas para dormir, quedaba muy bien cubierta con 20 hojas.

En una de estas rancherías en Boquía  se instaló Humboldt y Bonpland el 3 de octubre y desde allí realizaron exploraciones que describen el lugar y buscaron las fuentes de cinabrio indicadas por el emisario de Mutis. En su estadía, Humboldt recogió mariposas, las cuales cedió después a la Sociedad Linneana de Londres.  

Humboldt se maravilló por la frescura y pureza del agua de las fuentes aledañas al camino. Los viajeros le atribuían propiedades curativas

Dotación de curas párrocos

La cámara provincial del año anterior, por su ordenanza de 22 de octubre, delegó a los cabildos la facultad que le da la ley de 7 de mayo de 1851, de señalar la renta de que deben gozar los curas párrocos; y el sueldo fijo anual de que disfrutan los 24 curas, importa 67.169 reales, con excepción de los de las aldeas de Cabal y Boquía,

Los curas párrocos de las aldeas de Boquía y Cabal se pagaban del Tesoro público; y como en los presupuestos nacionales no se ha votado, a virtud de la ley de descentralización de rentas, cantidad alguna para gastos del Culto.

Nueva Granada, Gaceta Oficial. Año XXVI, Bogotá jueves 25 de junio 1857. Decreto en ejecución de ley de 15 del corriente, que erige en Estados diversas porciones del territorio de la República. 

Art. 1º Convocase para el día 15 de septiembre próximo las Asambleas que, con arreglo a la ley de 15 del presente mes, deben constituir los Estados del Cauca, Cundinamarca, Bolívar, Boyacá, Magdalena y Santander, compuestos así: 1.º El del Cauca, de las Provincias de Pasto, Popayán, Buenaventura, Cauca y Chocó… 

Art. 3º Conforme a lo ordenado en la 2ª. A disposición transitoria del artículo 11 de la ley de 15 del corriente, que erige en Estados diversas porciones del territorio de la República, se divide el Estado del Cauca en treinta y tres círculos electorales, formados así… Vigesimoctavo círculo. 1 Diputado.

Cartago                   6.744
Ansermanuevo        1.609
Cabal                         671
Cerrillos                     320
Boquía                      198
Balsa                        199
Total                       9,741

Decreto (De 29 mayo de 1846.)

Asignando congrua a los curas de las nuevas poblaciones de Valdesina, Boquía y Cabal.

El Senado y Cámara de Representantes de la Nueva Granada, reunidos en Congreso;

Ed. André viajó a nuestro país a fines del siglo XIX, comisionado por el gobierno francés en una misión especial por la América Equinoccial.

Decreto (De 29 mayo de 1846.)

Asignando congrua a los curas de las nuevas poblaciones de Valdesina, Boquía y Cabal.

El Senado y Cámara de Representantes de la Nueva Granada, reunidos en Congreso;

Art. 1° Los párrocos de las nuevas poblaciones en la montaña del Quindío, de Valdecina y Boquía, disfrutarán de la congrua de cuatrocientos pesos anuales cada uno, pagadera del tesoro nacional. Los expresados párrocos administrarán los sacramentos y harán todas las funciones del culto que se acostumbran en las parroquias, sin otra remuneración que la asignación fijada por este decreto.

Parágrafo 1° A los expresados curas podrá dárseles el sueldo hasta de un año adelantado, prestando la correspondiente fianza.

Parágrafo 2° Las asignaciones de que habla este artículo se pagarán siempre que los párrocos residan en las respectivas parroquias.

Art. 2° Se destinan también del tesoro nacional hasta dos mil pesos para la construcción de las iglesias de Valdecina y Boquía, y hasta seiscientos pesos para compra de ornamentos, muebles y demás cosas necesarias para el culto y administración de los sacramentos en dichas poblaciones.

Art. 3° Se asignan igualmente cien pesos anuales del tesoro nacional para costos de oblata y demás gastos precisos del culto en las expresadas poblaciones. Esta concesión durará por el término de quince años.

Art. 4° Se asignan trescientos pesos anuales para el sostenimiento del párroco de Cabal en el cantón de Cartago,

Art. 5° Queda derogada la ley 5, Parte 2, Tratado 4.º de la Recopilación Granadina.

Dado en Bogotá, a 27 de Mayo de 1846.

El Presidente del Senado: Antonio Malo

El Presidente de la Cámara de Representantes: Mariano Opina

El Senador Secretario: José María Saiz.

El Representante Secretario: Francisco de P. Torres.

Bogotá, a 29 de Mayo de 1846.

Ejecútese y publíquese-T. C. D. Mosquera-(L.S.) El Secretario de Estado del Despacho de Relaciones Exteriores y Mejoras Internas. M. M. Mallarino.

En Travesía por el camino del Quindío, de Edouard Andre en 1876, se relata que, en el poblamiento del actual territorio Quindiano, fue primordial la mediación estatal en la composición del camino del Quindío y establecimiento de la colonia penal de Boquía.

“Salento es una aldea de formación reciente que cuenta a lo sumo doscientos habitantes.

Hace sólo doce años que tiene el nombre que lleva, pues antes se llamaba Boquia. Su distrito cuenta unos dos mil habitantes diseminados, que ocupan algunos millares de hectáreas y viven del producto de la cría de algún ganado, así como de las cosechas de trigo y maíz, cuyos granos van a vender al Cauca o se consumen en el país. El río Cauca, que pasa por la parte baja de la aldea, imprime movimiento a un molino, cosa rara en aquellas comarcas. Un poco más lejos su corriente toma el nombre de río Boquia y sus ondas mezcladas corren hacia el Oeste hasta unirse al Río de la Vieja, afluente del Cauca.

La iglesia de Salento, construida por los años de 1850, es un edificio único en su género, pues desde la base a la techumbre está hecha de madera de Ceroxylon andicola, de modo que bastaría raspar las columnas de la nave de ese modesto edificio para recoger la cera necesaria para los cirios del altar. Pobre es su interior; pero bajo su techumbre se reúnen los fieles animados de una fe viva y sincera. Aquel día mismo tuve una prueba de ello. El párroco decía misa, y como quiera que la iglesia fuera incapaz para contener a todos los feligreses llegados de las cercanías, un gran número de estos permanecían en la plaza hablando en alta voz con los vendedores allí instalados; pero cuando se tocó  a alzar, callaron todos y se prosternaron en el suelo, sin faltar uno, quitándose los sombreros.

Con el último campanillazo todos se levantaron, los que  antes hablaban reanudaron el interrumpido coloquio, y la muchedumbre recobró la animación y el movimiento, cual si fuesen escolares en ausencia del maestro.

Hace solo 12 años que tiene el nombre que lleva, pues antes se llamaba Boquía. Su distrito cuenta unos 2.000 habitantes diseminados, que ocupan algunos millares de hectáreas de terreno y viven del producto de la cría de algún ganado, así como de las cosechas de trigo y maíz, cuyos granos van a vender al Cauca o se consumen en el país. El río Cauca, que pasa por la parte baja de la aldea, imprime movimiento a un molino, cosa rara en aquellas comarcas. Un poco más lejos su corriente toma el nombre de rio Boquia y sus ondas mezcladas corren hacia el Oeste hasta unirse al río de la Vieja, afluente del Cauca”, Capítulo XI Pág. 672.

Isaac F. Holton, profesor de química y de historia natural en Middlebury College New York: Harper and brothers. 1857 publicaciones del Banco de la República archivo de la Economía nacional, relata:

“A las dos llegamos a Barcinal, la primera casa que encontramos desde que salimos de Toche y la sexta que hay en setenta y dos horas de camino. Allí vivía una familia antioqueña que nos dio mazamorra. La mazamorra es el plato favorito de los habitantes de esa apartada provincia. La hacen de maíz pilado y hervido y le añaden leche al servirla. A mí me gustan los antioqueños, así como sus sombreros (1), pero lo que no me gustaría sería tomar mazamorra con mucha frecuencia.

Entre Barcinal y Toche que están a dos días de distancia no hay un sitio bueno para pernoctar. 

Por un camino escarpado y malo bajamos a Boquía en las márgenes del Quindío. Boquía es cabeza de un distrito de la provincia del Cauca. La población tiene algunas casas relativamente buenas y una aceptable posada; están comenzando a construir la iglesia, hay un molino de trigo que vi funcionar y un puente cubierto sobre uno de los brazos del Quindío. Algunas veces los viajeros pueden aprovisionarse en Boquía.”


Temas Relacionados: Boquia Quindio Historia

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net