Historia / JULIO 19 DE 2020 / 1 mes antes

Buitrago, un apellido andariego y de fundadores de pueblos en el Quindío

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

Buitrago, un apellido andariego y de fundadores de pueblos en el Quindío

La foto corresponde a 3 fundadores de Calarcá, de izquierda a derecha, Jesús María Buitrago, Segundo Henao y Román María Valencia.

El apellido Buitrago aparece en los procesos fundacionales de municipios como Calarcá, Salento, Quimbaya, Córdoba y Armenia.

Si se revisa la historia poblacional de la región del centro de Colombia, hoy llamada Eje Cafetero, un apellido aparece como fundador y colonizador. El Buitrago sentó sus reales en América, después de emigrar de la Ibérica Castilla y se asentó en Antioquia, como sucedió con otros que hoy constituyen la raigambre de lo paisa y lo emprendedor. Los apellidos de Antioquia viajaron a muchos lugares en son de búsqueda de nuevos horizontes, de conquista territorial o de simple supervivencia.

Son notorios los relatos de viajeros del siglo XIX por el Camino del Quindío, que describían el establecimiento de antioqueños en cercanía de aquellos lugares que iban a nacer para la nación como municipios o viviendo en sencillos ranchos en medio del bosque, o ya instalados en los primeros asentamientos urbanos, como Salento. Uno de esos ancestros marcaría el comienzo de una aventura colonizadora. El Buitrago inició el periplo fundacional en Salamina, Pácora, Neira y Santa Rosa de Cabal, primero, y en Salento, Filandia, Circasia, Calarcá, Armenia, Córdoba y Quimbaya, después. Su presencia es evidente en la revisión historiográfica que ha dejado ineludible testimonio.

En la historia del país, el Buitrago muestra la otra faceta, su condición andariega. Veamos 2 casos. En el siglo XVIII, algún antepasado hispánico se asienta en territorio boyacense y en la gesta de independencia ese apellido se sumó a la lista de mujeres mártires de la patria que lucharon al lado del libertador Simón Bolívar. Se trata del registro de alguien que se llamó en vida Salomé Buitrago, desconocida todavía para el historial patriótico del país, pero admirada en Tenza, con su memoria, población donde fue fusilada por orden del coronel Carlos Tolrá en el año 1817. El Buitrago se añade así a la remembranza femenina de las heroínas  boyacenses, donde estaban la indígena Clara Tocarruncho y una treintena más.

El otro Buitrago es reconocido ampliamente en Ciénaga, el pueblo costeño donde se gestó la tradición del vallenato y fue la precursora de la música festiva de diciembre. Ese personaje de aquella población del Magdalena, donde nació en 1920, es Guillermo Buitrago, más conocido como Buitraguito, el artista musical que le dio fama a esa tierra de la costa Caribe. Aunque murió muy joven, este Buitrago, hijo de un antioqueño que allí se asentó, logró llegar al alma popular.

El apellido Buitrago hizo presencia en la hazaña de la colonización del siglo XIX, específicamente de la oleada que emigró de Antioquia hacia el sur, con las familias que se desplazaron, terminando sus recorridos en Santa Rosa de Cabal y Pereira.

Uno de esos hombres que se volvió leyenda se llamaba Fermín López, el recordado colonizador de la diáspora antioqueña. El primer pueblo que fundó fue Salamina a comienzos del siglo XIX y se hizo acompañar de varios hombres recios, entre los cuales estaba un Buitrago. Otro fundador, Cornelio Marín, una década después, en compañía de Ignacio Buitrago y otros, levantaría otra población llamada Pácora, de dónde salieron varias familias que luego se establecerían en Quindío.

Posteriormente, en el avance de descuaje de montaña, que va dejando los nuevos villorrios instalados hacia el sur, aparece nuevamente Fermín López, ya octogenario, pero todavía fuerte como un roble. Funda a Santa Rosa de Cabal y en la lista de fundadores que lo secundan aparece el nombre de Emigdio  Buitrago de Ávila, cuya descendencia es bien ilustre y numerosa hoy en esa población risaraldense.

Ya en lo que corresponde al Quindío, los primeros Buitrago figuran en la fundación de Nueva Salento: Ignacio Buitrago, quien construye las primeras casas, y también aparece en la escena don Emigdio Buitrago Giraldo, colono y otro de sus fundadores. Su hijo es Jesús María Buitrago, quien pasa al registro histórico como uno de los fundadores de Calarcá y firmante del acta de la junta pobladora, el 29 de junio de 1886. Allí figuraban igualmente Segundo Henao y otros.

2 años antes un hermano de Jesús María Buitrago, Modesto, junto con Samuel Buitrago y otros colonos, habían firmado el acta de fundación de Circasia. Sus principales fundadores eran Paulo Emilio Mora y Rafael Marín.

Modesto Buitrago, junto con Eliseo Buitrago, otro pariente, habían participado en 1878 en la fundación de Filandia, como aparecen en el registro histórico, con un centenar de personas más.

Recomendado: Arturo Muriel Guinand, artista, poeta y excelente caricaturista

La saga fundadora y de protagonismo de los Buitrago no se detiene con estos sucesos que dan cuenta del levantamiento de los 4 pueblos mencionados. El juez poblador de la primera junta de Nueva Salento, don José Joaquín Buitrago, se trasladó a la recién fundada Armenia y fue él quien midió las calles e hizo demarcación de solares del caserío. La historia le atribuye a este poblador la conservación de la vara con la que se tomaron las medidas de las calles. También aparece como el firmante de una carta que, en 1925, se envío a don Valentín Macías, adjuntando la vara, para que se destinara en la exhibición de un museo.

Quimbaya y Córdoba también cuentan con los Buitrago en sus procesos fundacionales.En 1912, Joaquín Buitrago, junto con Paulino y Julio García; Jesús y Miguel Jaramillo; Nemesio Peña y Manuel Bermúdez fundan el cordillerano municipio de Córdoba. Y en 1914 aparece en la escena de la fundación de Quimbaya don Juan de Jesús Buitrago, el propietario de la fonda antigua de Alejandría y quien fue uno de los propulsores principales del proceso en el  corregimiento, que para entonces pertenecía a Filandia.

Descendientes actuales de este apellido singular, por correspondencia histórica, hoy se han encargado de recuperar la memoria de Quindío. Se destacan 2 calarqueños. Son ellos el escritor Jaime Buitrago, con su novela titulada Hombres trasplantados, publicada en 1943. Y el historiador Carlos Alberto Mora Buitrago, actual miembro de número de la Academia de Historia del Quindío y coautor del texto didáctico titulado Historia social y económica de Colombia, del año 1983.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net