l

Historia / ABRIL 16 DE 2023 / 1 año antes

Consideraciones históricas alrededor de “El Tolrá”, el antiguo topónimo de Buenavista 

Autor : Roberto Restrepo Ramírez / Especial para LA CRÓNICA

Consideraciones históricas  alrededor de “El Tolrá”, el antiguo topónimo de Buenavista 

La región de El Tolrá es igualmente mencionada por Arango Cardona para referenciar por lo menos tres hallazgos de guaquería.

En el Quindío actual existen referencias a un nombre -o más bien a un apellido español- que dejó una marca funesta en el imaginario, por su identificación con un personaje del registro histórico de finales del siglo XVIII, cuando nació en el seno de una familia española en un pueblo del viejo continente. Pero también se habla de un nombre, porque él se encuentra reconocido en el topónimo inicial con el que se nombró al actual municipio de Buenavista, en las primeras décadas del siglo XX, “El Tolrá”.

Abordando el tema de los apellidos mal recordados, también se habla de uno “expósito”, denominación que se emplea actualmente para los que han generado un mal precedente, por diversos motivos. Como los que  corresponden a una de las etapas trágicas de Colombia, junto con otros dos -Sámano y Morillo-  y que dejaron honda tristeza en la remembranza que de los tres personajes se ha registrado. Son ellos el coronel Carlos Tolrá, Juan Sámano, el último virrey y el “pacificador” Pablo Morillo. Ellos solo dejaron estelas de dolor en la época de la independencia de Colombia, en la segunda década del siglo XIX. Nos podríamos preguntar, hoy, si alguien quisiera mencionar con orgullo alguno de esos tres apellidos, dentro de una pertenencia genealógica que le haya sido heredada. Tal vez no, porque de ellos solo se podrán traer a la memoria -y recordar ingratamente-  los sucesos de dolor, tortura, fusilamientos y vejámenes que nos relatan las crónicas.

Sin embargo, en un municipio quindiano se mencionó el nombre Tolrá en la época de su fundación. En Buenavista todavía no se ha profundizado en las raíces etimológicas o en la justificación toponímica sobre ese término geográfico, que se  nombraba  como “El Tolrá”. Tal vez un trabajo investigativo juicioso diera interesantes respuestas sobre por qué ese nombre  apareció en aquellos albores de la fundación del último caserío establecido en el departamento.

 Si se ahonda en la indagación histórica, se podrían encontrar datos interesantes. El primero de ellos lo hallé en la lectura de información histórica consignada en el libro titulado ‘Concejo de Calarcá 100 años de historia’ (Impresión Quebecor World, Bogotá,2005) donde, a partir de lo anotado en dos de sus páginas, con referencia a la reseña histórica del cabildo municipal, se aclararía  una primera versión sobre el verdadero origen del nombre. En la página 25 se transcribe un fragmento del Acuerdo número 13 del 31 de julio de 1905, en relación con la erección del caserío de Colón (hoy Pijao) y la delimitación de una fracción de ese territorio en corregimiento,  estableciendo que “el caserío de Colón es de importancia y  que conviene establecer en él para el mejor régimen una administración especial”. Y en la misma providencia acuerda sus fronteras:

 “...De los límites con el departamento del Tolima en la Cordillera Central y siguiendo la cuchilla que divide las aguas del Rioverde y Riolejos y pasando por la picota del Torrá hasta el alto del Mocho; de aquí una línea recta al Riolejos; este abajo a su desemboque en el río Barragán; este arriba a sus nacimientos, de aquí a la Cordillera Central, y por esta al punto de partida”. 

En la página 33 de dicha obra escrita, y ya con relación al año 1914, el concejo de Calarcá, mediante el Acuerdo número 12 de abril 7, erige en corregimiento el caserío de Córdoba, dentro de los siguientes límites:

“Del alto del Zancudo siguiendo la cuchilla de Guayaquil hasta la Cima del Alto del Oso, de aquí una línea recta a la casa o salina de Playa Rica; de aquí por el río Santodomingo hasta su desembocadura en el Rioverde; este abajo hasta su desemboque en el río Barragán; este arriba hasta donde le sale el Riolejos; este arriba hasta donde termina en él la cuchilla de Los Juanes o Torrá; por esta cuchilla en toda su extensión y limitando con el corregimiento de Colón hasta la Cordillera Central y por esta al primer lindero”.

LeaLas sorprendentes crónicas de las erupciones del Nevado del Ruiz a través de la historia

De la transcripción de los dos Acuerdos mencionados se destaca la mención del nombre Torrá. ¿Será esta, acaso, una primera explicación sobre la verdadera pronunciación del topónimo, que bien pudo derivar en Tolrá años más tarde?

No podría ser, sin embargo, esta, la única hipótesis. Pues también se pensaría en la mención, a principios del siglo XX, de dos topónimos diferentes, los de Torrá y Tolrá. Y esto lo traigo a colación pues el historiador Heliodoro Peña menciona el nombre Tolrá en su reseña geográfica e histórica de la provincia del Quindío (publicada en la última década del siglo XIX) y refiriéndose específicamente a uno de los sectores del recién fundado municipio de Calarcá.

Uno de los primeros escritores que reseñó el nombre de “El Tolrá” fue don Luis Arango Cardona, en 1918, en la primera edición de su libro “Recuerdos de La Guaquería en el Quindío” (Editorial de Cromos, Luis Tamayo & Co., Bogotá,1924). Esto lo escribió años antes del arribo de uno de los fundadores de Buenavista al sitio donde hoy se levanta el municipio. Lo que quiere decir que esa denominación toponímica ya se empleaba desde principios del siglo. Esto escribe Arango Cardona, quien relató cómo se encontraron y saquearon muchas sepulturas indígenas en esa jurisdicción:

 “No lejos del pueblo de El Dragón, hacia el occidente, se hallan los salados del Pijao y Quindío y hacia el sur, el salado de Burila… Hacia el oriente de El Dragón se halla la mina sedimentaria de El Tolrá...”

 La relación del nombre de “El Tolrá” con esta mina -que parece haber sido explotada por los indígenas prehispánicos y por mineros a principios del siglo XX-  muestra otra correspondencia toponímica con el nombre de “La Mina”, un importante sector rural de Buenavista y que Arango describe en términos de los vestigios dejados por ellos, en forma de “pequeños socavones, siguiendo la dirección de los ríos “y angostos filones de cuarzo”.

En el libro titulado ‘Del Tolrá a Buenavista’, escrito por el buenavistense Hernando Vásquez Alzate se encuentra una de las apreciaciones que se ha elaborado sobre el origen de “El Tolrá”, ya en relación directa con Carlos Tolrá, el personaje español. En su novela monográfica, Vásquez Alzate dice lo siguiente:

 “…El pueblo ahora conocido como Buenavista, antes se había llamado el Tolrá en memoria del coronel español Carlos Tolrá, quien vivió en estas tierras y fue el encargado de doblegar la valentía y fuerza de los indios Pijaos y Quimbayas…”

 No ha sido el único señalamiento -sin comprobación histórica- que se ha publicado sobre el topónimo “El Tolrá”. Don Alfonso Valencia Zapata, en la tercera edición de su famosa obra “Quindío Histórico” Lito Editorial Quingráficas, Armenia,1981) también recoge la versión que aquel nombre “que inicialmente tuvo la población correspondía a una cuchilla donde está hoy situada la localidad”. Pero a renglón seguido también asevera que “en la historia este nombre de Tolrá aparece como apellido en 1815 del coronel de infantería Carlos Tolrá que actuó al servicio de los españoles habiendo sido sanguinario y cruel”.

 No obstante, ser conocida la trayectoria funesta de este militar español, otros autores lo mencionan en los términos de alabanza, como lo cita César Hincapié Silva en ‘Inmigrantes extranjeros en el desarrollo del Quindío’ (Editorial Quingráficas, Armenia,1995), refiriéndose a la parte histórica de  Buenavista, en términos de haberse adoptado ese nombre para el caserío “en homenaje al coronel Carlos Tolrá...”.

 El circasiano Helio Fabio Henao Quintero así se refiere en su libro ‘Diálogo con Simón Bolívar, El Libertador’ (Optigraf, Armenia, 2008) a Carlos Tolrá y un hermano suyo, también militar antibolivariano:

 “Los coroneles Carlos y Juan Tolrá eran hermanos... El coronel Carlos Tolrá era un hombre cruel como lo demostró con las ejecuciones de patriotas vencidos en La Plata y la tortura ordenada por él a los inermes habitantes de Chocontá...”

 La más completa biografía de Carlos Tolrá fue escrita por el secretario de Actas de la junta directiva de la Academia Antioqueña de Historia, Don Demetrio Quintero Quintero, santuareño que falleció en 2017. Era también el presidente del Centro de Historia de El Santuario. El artículo publicado en el año 2010 en la revista de la Academia Antioqueña de Historia, en la Colección Bicentenario de la Independencia de Antioquia, se titula ‘Carlos Tolrá’, páginas  159 a 165. En sus dos párrafos iniciales se escribe:

“Entre los personajes mentados en la historia de Antioquia en la época de la independencia, se menciona con relativa frecuencia a Carlos Tolrá, a veces por haber ocupado el cargo de jefe o gobernador de la Provincia y a veces por sus actuaciones de militar al servicio de España. Llegó a estas tierras en la tropa comandada por Pablo Morillo para sofocar la naciente revolución de Venezuela y la Nueva Granada, y a causa de haber hecho parte de los enemigos de nuestra independencia, ha sido considerado como personaje funesto al que debe mirarse con desprecio, desdén y hasta con odio. Con está semblanza se trata de ahondar un poco en la vida de aquel español que, en medio del fragor de una guerra se vio atraído por los encantos de una dama antioqueña de manera que conformó con ella un hogar duradero”.

 En otro de sus párrafos se describe lo relacionado con la misión que le encomendó el ingratamente recordado virrey Juan Sámano, con  “la sangre que inundó a los pueblos de Chocontá, Machetá, Tibirita y Tensa”.

En lo que corresponde a esta región del centro de Colombia, y de dónde pudo provenir la utilización de su nombre para el topónimo en referencia, el historiador Víctor Zuluaga Gómez, en su libro ‘El Camino del Quindío y las guerras civiles’ (Gráficas Buda LTDA., Pereira, 2010) lo menciona en las páginas 141 y 142  cuando, estando Tolrá en Cartago, en 1816, ordena se adelanten trabajos de apertura en el Camino del Quindío”, reclutando hombres para mejorar la vía en tiempos de guerra.


Temas Relacionados: Historia Buenavista Quindío Quindio

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net