Historia / MAYO 23 DE 2021 / 4 meses antes

Me encontré en la vida con… Héctor Polanía Rivera

Autor : Gabriel Echeverry González

Me encontré en la vida con… Héctor Polanía Rivera

Ilustre exrector, profesor universitario y gerente nacido en Ibagué el 17 de abril de 1947, sus padres tolimenses Abel Polanía -transportador- y Evangelina Rivera. En dicho hogar nacieron: Estella, Abel, Álvaro, Ernesto y Héctor. 

Atraído don Abel por los jeeps de la zona cafetera, resolvió viajar a Montenegro donde fijó su residencia con su familia, Héctor tenía 5 años de edad.

Cursó los años de primaria en la Escuela Santander -cara a mis afectos, pues en dicho establecimiento fue profesor mi padre y yo mismo estudié 2 años- y culminó con todos los honores en 1966 en el benemérito Instituto Montenegro.

Ingresó a la Universidad Nacional de Colombia -sede Manizales- donde cursó ingeniería civil, carrera que terminó el 27 de abril de 1973. Trabajó algunos meses en Manizales, pero pronto regresó a su tierra.

Universidad del Quindío

En 1973 en la rectoría de Camilo Hadad Salame ingresó como profesor en la división de ciencias, dirigida para la época por Abdul Chaib. Se recuerda que los estudiantes de ingeniería estudiaban unos años en la Uniquindío y culminaban sus estudios en la Universidad del Cauca.

Ese mismo año, el 8 de enero, contrajo matrimonio con su novia de toda la vida, la bella dama montenegrina Gloria Inés Obando Fernández. En dicha unión nacieron 2 hijos: Luis Fernando, ingeniero civil, con maestría en Toronto, Universidad de Toronto, en gerencia de la construcción y especialista en evaluación y formulación de proyectos de la Universidad de Antioquia; casado con Luisa Fernanda Cuartas, 3 hijos, actualmente es vicerrector de la Uniquindío, rector encargado en varias oportunidades; y Juan Guillermo, experto en comercio internacional y en administración, casado con Claudia Milena Prada, un hijo.

De 1973 a 1976 coordinador del programa de ingeniería y una vez creada la facultad en 1976 fue el primer decano, siendo rector Fabio Arias Vélez -primer alcalde popular de Armenia y dos veces rector del alma mater-.

Instituto de Crédito Territorial

Fue gerente regional desde 1978 hasta octubre de 1982, con la figura de comisión otorgada por la universidad. En su administración se construyeron más de 2.000 viviendas y varios barrios florecientes en Armenia como La Adiela, Calima, Libertadores.

Colocó en marcha el sistema de autoconstrucción en casi todos los municipios del Quindío con la participación de los ciudadanos e inclusive los funcionarios.

Concluida esta tarea pública, regresó a la Universidad del Quindío como ingeniero de planeación.

Secretario departamental de obras públicas

Nombrado por David Barros Vélez -gobernador del Quindío desde el 28 de agosto de 1986 hasta noviembre 20 de 1987- (1), ocupó dicho cargo hasta octubre de 1990.

Es decir, le tocó trabajar, además de Barros Vélez, con otros gobernadores: Carlos Alberto Gómez Buendía y Belén Sánchez Cáceres. 

Fue muy extensa y fructífera su labor: pavimentación de varias vías del departamento donde se resaltan la de Montenegro–Pueblo Tapao, La Tebaida, Montenegro, Circasia, Río Verde-Pijao y Río Verde-Córdoba, Barragán-Génova en convenio con el ministerio de Obras Públicas- hoy Invias-, la de Arrayanes-Salento, ampliación de escuelas y colegios, mejoramiento acueducto de Calarcá, Montenegro, Quimbaya y se creó la empresa de acueductos del Quindío, de acuerdo a estudio previo de la Eafit, entre otros.

Regresó al cabo de 4 años a la facultad de ingeniería y durante el primer semestre de 1991 fue encargado de organizar el currículo que tenía como objetivo que el ingeniero tuviera una formación integral y con fuerza humanística. Volvió a la cátedra, la dirección de ingeniería y nuevamente decano de 1994 a 1998.

Rector de la universidad

Por su amplia y brillante carrera profesional fue elegido 2 períodos para regir los destinos de la augusta institución superior. 

Desde 1998 hasta 2002 Polanía Rivera asumió con vigor la reconstrucción después del terremoto de 1999: la demolición del viejo edificio donde había funcionado el Seminario Mayor, la construcción de uno nuevo, los refuerzos de los llamados edificios de la administración -1 y 2- , el edificio de educación, la primera etapa de la facultad de Ciencias Económicas. Además propició el mejoramiento presupuestal, el aumento del número de investigadores y de doctorados y con su excelente equipo de trabajo montó las bases de la posterior acreditación académica de la Uniquindío. 

Apoyó con su acostumbrada ejecutividad, al Instituto de Bellas Artes, dirigido en ese momento por Laura Victoria Gallego Mejía, valiosa administradora cultural -hija del gran amigo e intelectual Alirio Gallego Valencia-.

El monitoreo de la reconstrucción

La Uniquindío alcanzó reconocimiento nacional en el proceso de reconstrucción a través de su papel de monitor del Forec -entidad creada por el ex presidente Andrés Pastrana, para asumir la debacle que ocasionó el sismo de 25 de enero de 1999-.

El rector Polanía constituyó un valioso grupo profesional coordinado por la economista Patricia Castaño, con excelentes resultados en su labor minuciosa y acertada. Fruto del denodado esfuerzo de dicha entidad, fue publicado un libro (2) con el aporte académico y científico, para mejor comprensión y análisis de las realidades y tareas en el proceso de reconstrucción del Eje Cafetero. Es dable señalar que el socio en esta tarea fue la Universidad de los Andes, con un papel menos protagónico.

Civismo en la ciudad de sus amores

Retirado de las aulas ya pensionado, volvió a su querencia habitual y al liderazgo cívico en la bella Villa Quindío:  concejal de 2003 hasta 2007, diputado a la asamblea departamental de 2010 hasta 2011, presidente de la junta directiva del Club Andino desde 2000 hasta la fecha, presidente y miembro de la Sociedad de Mejoras Públicas y activo miembro del centro local de historia.

Ha sido por años un constante animador de las actividades sociales, cívicas y benéficas de la ciudad con Hugo Tabares Sánchez, Jorge Lino González, Germán González, César Carvajal Henao, y otros ciudadanos, recrean con sobrados méritos el nuevo civismo que ha reemplazado al benemérito Roberto Quintero Villa, al reverendo padre Rosendo Chica, al médico José Gregorio Casas, entre los que llegan a la memoria.

Condecoraciones

La Cámara de Representantes le otorgó la Orden de la Democracia Simón Bolívar -Cruz Caballero-, el 13 de diciembre de 2001; La Sociedad de Ingenieros del Quindío Honor al Mérito; el Concejo de Montenegro, reconocimiento especial, a 2 hijos ilustres Diego Arango Mora y Héctor Polanía Rivera; recibió en su calidad de rector el Cordón de los Fundadores en 2006, otorgado a la Universidad del Quindío; condecoración especial otorgada a los rectores de la institución; ha sido acreedor de  condecoraciones de otras entidades y reconocimientos por su inmensa tarea en beneficio de la región. Por años fue bombero voluntario y alcanzó el grado de capitán.

Laborioso y dotado de gran capacidad de trabajo y revestido de coraje y voluntad inquebrantable, desempeñó sus funciones públicas y una vez retirado, coadyuva en los programas fundamentales para el desarrollo cívico de Montenegro. Amigo personal del conocido dirigente Alberto Marín Cardona -el popular Grillo-, nunca fue ajeno a la lucha por la defensa de los más desprotegidos y de las ideas de su partido y de sus causas sociales.

Buen lector de revistas, artículos de tecnología y temas de desarrollo humano, no es ajeno a los temas contemporáneos y actualmente lee con atención el primer volumen del pensador e historiador hebreo Yuval Noah Harari, De animales a Dioses y aspira completar la trilogía del famoso autor de fama mundial: Homo Deus y 21 Lecciones para el siglo XXI.

Rodeado de su señora, hijos y nietos, la tarde se torna amable y hogareña, mientras recordamos con Héctor Polanía Rivera los trazos esenciales de su vida honrada y laboriosa al servicio del Quindío. La emoción no es ajena y el café caliente alarga con alegría la charla amena, con la sonrisa del deber cumplido apreciado ingeniero; no es menos lo que siento con la suave garua de la calle. Estupendo apreciado Héctor.

1)    Echeverri González, Gabriel. Semblanzas Gobernadores del Quindío. 2016. En Ensayos de Historia Quindiana. AHQ. Vol. 4. Biblioteca de Autores Quindianos.

2)    La Reconstrucción del Quindío. Lecturas desde la academia. U.Q. Junio 2002. Castaño, Patricia, coordinadora. Monsalve, Díaz, Pinzón, Fernández, Calero, Pérez. Optigraf. 449 páginas.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net