Historia / JUNIO 20 DE 2021 / 3 meses antes

Me encontré en la vida con… Pedro González Londoño

Autor : Gabriel Echeverri Gónzalez

Me encontré en la vida con…  Pedro González Londoño

Distinguido ciudadano, político y militar nacido en Armenia en 1910 y fallecido el 10 de abril de 1948. Sus padres Pedro González Mejía oriundo de Sonsón, Antioquia, y Mercedes Londoño Gutiérrez de La Victoria, Valle del Cauca. De dicha unión nacieron dos hijos: Pedro y Margarita.

Cursó sus estudios básicos en Armenia y culminó su bachillerato en el colegio Rufino José Cuervo. En 1928 ingresó a la Escuela Militar de Cadetes, graduándose con todos los honores como subteniente en 1933, ascendiendo a capitán en 1942.

Guerra de Colombia con el Perú

Denominada también conflicto de Leticia, entre 1932 y 1933, en la cuenca del río Putumayo. González Londoño en su calidad de oficial de las tropas comandadas por el general Alfredo Vásquez Cobo -padre del conocido excanciller, escritor y político Alfredo Vásquez Carrizosa- comandó un contingente de infantería. Es de señalar que sobre ese territorio en disputa con el Perú, Colombia alegaba el principio Uti possidetis iuris, es decir que de acuerdo con el derecho internacional público, consideraba como propios, por razones geográficas e históricas, esos territorios. 

Gracias a la amistad del presidente del Perú, general Óscar Raimundo Benavides, con el dirigente colombiano, Alfonso López Pumarejo, se firmó la paz, con el protocolo de Río de Janeiro en 1934 que ratificó el tratado Salomón-Lozano de 1922, entre las dos naciones. 

El general Benavides había sido presidente del vecino país de 1914-1915 y designado por el Congreso Constituyente, de 1933-1939, por segunda vez. El presidente de Colombia en ese período fue Enrique Olaya Herrera, 1930-1934, primer presidente liberal, después de la hegemonía conservadora.

A casita

Terminada la guerra, el capitán González se retiró del ejército y contrajo matrimonio con la conocida dama Ofelia Arango Jaramillo, el 30 de octubre de 1942. Ofelia era hija de don Clodomiro Arango Arango y María de Jesús Jaramillo Arango, de Manizales.

De dicha unión nacieron 4 hijos: Silvia, conocida banquetera casada con Ramón Vallejo Londoño, 3 hijos: Ana Mercedes, diseñadora, 3 hijos; María Isabel, una hija; Juan Pablo, una hija, chef que vive en España. Uno de los hijos de Ana Mercedes es el conocido chef ganador de concursos, Julián Hoyos Vallejo, recientemente exaltado por El Tiempo, por el genuino sabor colombiano.

La segunda hija fue Gloria Mercedes, esposa del dirigente y odontólogo Camilo Cano Restrepo, una hija, Luz Patricia, abogada Javeriana, 2 hijos. Es dable señalar que Gloria Mercedes dedicó su vida al buen éxito de la Navidad de Juanito y al servicio social, una dama de extraordinarias cualidades. Falleció el 3 de septiembre de 2005.

El tercer hijo fue Álvaro, artesano de la madera y basquetbolista, casado con María Cristina Peláez, 3 hijos.

Y la cuarta hija María Margarita, valiosa activista cívica, casada con el doctor Diego Arango Mora, dirigente cafetero y visionario, 2 hijos: Lina María, casada con Andrés Soler Patiño, 2 hijas, vive actualmente en el sur de Francia; y Mauricio, administrador de empresas de Eafit, comerciante y destacado como antiguo presidente de Cabaquin. Un hijo.

La política, el comercio y la agricultura

Residenciado en Armenia en su condición de capitán retirado se dedicó a su finca San Pedro, situada enseguida del terreno que hoy ocupa Jardines de Armenia, tierra heredada de sus padres, conocida familiarmente como Casa Roja.

Además floreció con un almacén de ferreterías llamado La Feria, situado donde hoy funciona la Fundación Ancízar López López. Aprovechó su condición de cafetero, poniendo en marcha con mucho entusiasmo la tostadora y empacadora de café Vencedor, fábrica que se hizo conocer por su buen sabor, gracias a la utilización de cafés excelsos, en este sentido fue uno de los precursores de la actual oleada de tostadores locales con sus propias marcas.

Cercano a don Luciano Gómez Gómez, Patricio, ciudadano sin tacha y notable dirigente político, alcanzó a ser presidente del directorio y animador fervoroso desde 1945 a 1947.

Era activo y audaz en sus diferentes frentes de trabajo y amantísimo padre de familia, hogareño y cercano a los afectos familiares.

El doloroso 9 de abril de 1948

Si la región padeció los rigores del asesinato de Gaitán, no menos lo fue Pedro González a quién le quemaron los revoltosos su almacén, la tostadora de café Vencedor y desde luego su finca. 

Tomada la ciudad de Armenia por los saqueos y la anarquía y sin contar todavía con guarnición militar, decidió viajar a Pereira a buscar refuerzos en el Batallón San Mateo, a donde viajó acompañado por el chofer y un estafeta: “Voy a Pereira por el ejército, en mi calidad de capitán retirado”, dijo a su familia en la noche del 9 de abril, cuando ardía por sus cuatro rincones Colombia entera. Enterado el comandante del Batallón San Mateo, dispuso el envío de tropas a la ciudad de Armenia, pero el capitán no las esperó y se vino adelante con su reducido grupo acompañante.

El crimen fue en Colillas

En la madrugada del 10 de abril de1948 en el famoso sitio de Colillas en la entrada a Armenia por el norte, fue asesinado por envalentonados sicarios en compañía de su estafeta, el chofer alcanzó a huir. El 11 de abril el conocido padre Londoño -tío de David y Jaime Manzur- dio la orden de abrir la catedral de Armenia para sus exequias.

Las tropas restablecieron el orden en la ciudad y se evitó que la región fuera incendiada por las turbas enfurecidas. El gesto valeroso de Pedro no mereció ni en ese tiempo ni ahora, un reconocimiento de los sucesivos gobiernos ni de la sociedad. Brilló como siempre la ingratitud. Sabía del peligro que significaba su regreso solitario, pero con su admirable gesto y con su valentía, salvó a la ciudad inerme ante las hordas desbocadas y con la exigua policía amedrentada o dispersa.

Dos hechos debo destacar de esta triste página de la historia: por años ciudadanos anónimos llevaron coronas de flores ante su mausoleo cada 9 de abril y los comerciantes decidieron regalar a la viuda y a sus hijos, la casa donde vivían, carrera 15 número 22-42, pleno centro, donde hoy funcionan oficinas.

Doña Ofelia, su esposa admirable, debió afrontar la muerte de su esposo y a los 10 meses el fallecimiento de su señora madre; viuda con hijos pequeños, inclusive María Margarita en embarazo de 4 meses, con valentía y singular coraje salió adelante y levantó su familia que constituye un meritorio grupo social que ha enaltecido a nuestra tierra en diferentes actividades sociales y económicas, como lo fue en grado sumo su esposo inmolado.

Pedro González Londoño que nunca recibió reconocimiento del gobierno por su heroísmo en la guerra con el Perú, sufrió igual tratamiento de sus conciudadanos que nunca reconocieron su valeroso gesto el 9 de abril de 1948: ni una medalla, un saludo o un recuerdo de agradecimiento para la historia familiar. Murió acribillado a temprana edad y con esta semblanza quiero rendirle un testimonio de emocionada gratitud perenne a un hombre que fue grande en sus decisiones e inmenso en su amor por la tierra que lo vio nacer; un ciudadano que entregó su vida por su pueblo. 

Con la hospitalidad familiar del grato amigo Diego Arango Mora, Silvia y María Margarita enlazan los recuerdos de un padre cariñoso y un colombiano probo y patriota; en su corta existencia su memoria y sus ejecutorias harán parte de la historia regional como ejemplo de valor supremo y como un símbolo del carácter de un ciudadano ejemplar. Espero que estas páginas rescaten para el cabal reconocimiento de las nuevas generaciones la memoria de Pedro, encarnada en su bella familia y en sus sucesores. No puedo esconder mi profunda emoción.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net