Historia / OCTUBRE 25 DE 2020 / 1 mes antes

Reseñas de oficios de antaño en la historia regional

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

Reseñas de oficios de antaño en la historia regional

La bordadora de Salento.Grabado del siglo XIX.

Aproximarse a la historia de las municipalidades, a través de los oficios y actividades culturales de antaño, es una manera apasionante de conocer los detalles y circunstancias laborales de aquellas épocas. Es en la constancia de dichas ocupaciones como caminó la vida diaria o como se forjaron las costumbres cambiantes de los periodos consecutivos de su cotidianidad.

Del Camino del Quindío y sus contornos, con las crónicas y anotaciones de viaje, también nos llegaron algunos grabados del siglo XIX, que dan cuenta de su importancia y reiterada ocurrencia. Uno de ellos nos muestra al sillero —o carguero—, de cuya vigencia el viajero Isaac F.Holton, en su recorrido de 1852, nos cuenta que no solo es frecuente encontrarlos en el trayecto cordillerano, sino que “Ibagué es una ciudad de peones y gran parte de sus ingresos provienen de los cargueros que prestan sus servicios a través de las montañas del Quindío, por caminos demasiado malos para mulas”.

Los otros oficios, reseñados en aquellas crónicas del Camino del Quindío, están escritos en los diarios del francés Edouard André, y sus referencias visuales aparecen en grabados de ese siglo XIX, de la obra titulada América pintoresca, descripción de viajes al nuevo continente. Ellos son, además del Carguero del Quindío con su silleta, La bordadora de Salento y el cosechero de cera que se aprecia en la lámina titulada Cosecha de cera del Ceroxylon en el Quindío. En la misma publicación, y ya en territorio del actual Valle del Cauca, se relacionan 2 grabados más sobre otros oficios. Uno de ellos, muy curioso, lleva por título Guardadora de iguazas en Tuluá. El otro, correspondiente a la cordelería, se llama Fabricación de la cuerda llamada cabuya.

Las iguazas comunes, o patos pisingos, son aves gregarias del Valle del Cauca, que se encuentran en los lagos o estanques de aguas tranquilas.

Recomendado: Historias fabulosas de los Guerrero y sus globos en Antioquia y Quindío

Además de los citados oficios históricos, muchos escritores locales y regionales han reseñado los que caracterizaban a los diferentes municipios en la época de su fundación y principios del siglo XX. Uno de los más sobresalientes, señalado como prestigioso, era el de las cantarilleras. Don Alfonso Valencia Zapata, en su obra Quindío Histórico, tercera edición, página 180, menciona que las primeras cantarilleras de Armenia fueron Fidelina Ocampo y María Luisa Valencia. El historiador Jesús Alberto Alzate, en su libro Fundación de Quimbaya, de 1984, anota sobre esta ocupación femenina de la segunda década del siglo XX que “su propósito era el de colaborar con la consecución de fondos para obras públicas del corregimiento”. En su crónica escrita sobre la labor de estas mujeres, la periodista Betty Martínez Salazar nos recuerda que las cantaarilleras recogian donaciones con los comerciantes en los poblados y cantaban los números de las rifas que se realizaban. Como sucedió con la rifa de la primera cantarilla en Armenia, año 1890, cuando se recolectó dinero para la construcción de la primera capilla y tal cual aparece en la publicación llamada Armenia 100 años, página 22, de Andes Publicidad, año 1989.

Los oficios descritos por otros autores no son menos destacados. Se nombran a continuación. Uno de ellos, el buhonero o cacharrero. En el libro de José Adán Alzate, titulado Génova 1903-1993, página 97, así lo describe: “... con sus pesadas maletas a la espalda ofrecía las últimas novedades en sedas de la China, aretes, peinetas, medias de seda, manteles de Damasco, diversidad de abalorios y el último grito de la moda de las fajas y corpiños”. Alzate también trae a la memoria otros oficios.El primer policía de zurriago y peinilla. El cargador de sal. El fotógrafo daguerropista. El alambiquero.

En Circasia, el escritor Hilmer Giraldo Giraldo menciona otros. El estanquero o asentista, quien se encargaba de las ventas oficiales del tabaco. El gambaciador o jornalero. La escogedora, muy importante ocupación femenina en las trilladoras de café, para seleccionar los mejores granos —libro Circasia, corazón palpitante del Quindío, editorial Quingráficas, 1984—.

La historia de Quimbaya siempre tendrá en cuenta la fonda de Juan de Jesús Buitrago y su oficio de fondero y posadero.El historiador Alzate se refiere en su libro a otras ocupaciones curiosas.Los tinterillos,los rematadores y los sobrestantes.Los primeros,sin ser abogados de profesión,eran "distin guidos conocedores de trámites jurídicos".Los rematadores eran los guardas de rentas del tabaco y también el terror de los fabricantes clandestinos de los " rodilleros" y " canillas".Los sobrestantes eran los inspectores de trabajos que realizaban los peones en la mejora y apertura de caminos.

Carlo Aurelio González Restrepo, en su libro Crónicas de la Colina, sobre Filandia, menciona los siguientes. El rajador de astillas de madera para techar las primeras casas en 1894. El adivinador, personificado en Ginel Aguirre, quien además de acordeonero, recorría pueblos con el carrito de ‘los loritos de la suerte’, Luisito Murillo, el empedrador de todas las calles, andenes y patios. El fabricante de las despulpadoras para café con cuerpo de madera, don Jesús Benjumea.

Ver también: Buitrago, un apellido andariego y de fundadores de pueblos en el Quindío
 

Otros oficios fueron símbolos en la región. El maestro de escuela o preceptor. El vocero o pregonero. El arriero, junto con sus ayudantes, el caporal y el sangrero. El agrimensor, que medía las calles en el proceso fundacional. El fabricante de sirenas, personificado en la figura de don Raimundo Mesa, de Montenegro. El canastero de bejuco chusco, en la figura de don Manuel Arias de Filandia. Tambien de allí, el cometero apodado Chum. Y muchos más, cuya lista se alarga en la mención de sus singularidades.

Debemos señalar las mejores reseñas de oficios, escritas por 2 famosos autores regionales, Euclides Jaramillo Arango y John Jaramillo Ramírez.

En uno de sus libros, Euclides Jaramillo menciona varios aspectos del folclor de los oficios. Uno de ellos es el rescatante. En alusión al primero que él conoció, y a quien simplemente llamaban Vallejuelo, de Salento, anota lo siguiente: “... El vocablo rescatante se refiere a un pequeño comerciante que visitaba las fincas, especialmente las de tierra fría, comprando quesos, mantequilla, repollos y otros artículos que llevaba para la venta en los centros”. También se le encargaba a este personaje otros productos, que cumplidamente entregaba y por ello generaba confianza. En otro de sus escritos, Euclides Jaramillo hace una reseña del cargamercados. “Con un gran canasto terciado al hombro, hacia un lado, el cargamercados permanece en la puerta de las galerías o en uno de los patios interiores en espera de su ‘marchanta’ o clienta para llevarle el mercado de la plaza al hogar”.

Por su parte, el miembro de la Academia de Historia del Quindío, John Jaramillo Ramírez, escribió en su libro titulado Pieza del reblujo, publicado en 2006, amenas reseñas sobre Armenia antiguo. El emboñigador, aquel constructor tradicional de las paredes de las casas de bahareque. El carbonero, quien convertía en carbón de leña las pilas de madera de árboles.

Otras reseñas de Jaramillo Ramírez son las siguientes. Las humildes lavanderas de ropa sucia en las quebradas. El paje, a quien describe así: “Casa que se respetara tenía paje. Éste era una especie de todero, un muchacho que se encargaba de varios oficios, uno que tenía que realizar diariamente y otro que debía hacer cuando se ofrecía”. El garitero, que llevaba los alimentos en portacomidas, en una guadua sobre su hombro. El fotógrafo de andén. El dulcero de cine.


Temas Relacionados: Historia Oficios de Antaño Quindio

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net