Historia / NOVIEMBRE 28 DE 2021 / 1 mes antes

Teatro Azul de Armenia, un Patrimonio Cultural que es también historia de la región

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

Teatro Azul de Armenia,  un Patrimonio Cultural que es también historia de la región

Un nuevo reconocimiento ha recibido Teatro Azul de Armenia, que no es sOlo el merecimiento a su tesonera labor en el campo de las artes, sino que es una lección de historia, para entender que el Patrimonio Cultural es también el legado que recibimos los ciudadanos para transmitirlo a nuestros descendientes y a las generaciones que nos suceden.

Vamos por partes en esta consideración del anterior párrafo, porque ello será igualmente parte del registro histórico. El Teatro Azul, organización cultural de la capital del departamento, acaba de recibir un reconocimiento por parte de LA CRÓNICA en el marco del evento anual 500 Empresas que hacen grande al Quindío, Evolución 2021”. 

Ello no es solo otorgarle un agradecimiento por su papel en el sector de las representaciones histriónicas, sino que es recordar que ella misma, como entidad que es en ese campo, unido a su edificio sede en el centro de la ciudad, fue declarada Patrimonio Artístico de Armenia, de acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial 2009-2023.

Lo que nos corresponde como quindianos es que ello permanezca en el sentimiento de todos, pero que también sea algo reconocido por el Estado, a través de las administraciones públicas. Aquí es, entonces, donde entra la historia como el referente para hacer cumplir lo que ya es un elemento de su propio resorte. Varios ejemplos de su congruencia tenemos en el medio que nos rodea. El primero corresponde al alcance de la región cafetera, para el mundo entero. Y el segundo nos recuerda que dos inmuebles de Armenia también fueron considerados de importancia nacional y ello debió despertar el respeto a su integridad arquitectónica. 

La primera referencia tiene que ver con el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia, más conocido este bien como PCCC. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura lo incluyó en 2011 en la Lista de Patrimonio Mundial. 

No solo Unesco ha visto en él un ejemplo para el mundo entero, sino que se ha colocado en ese sitial para que se cuiden las tradiciones cafeteras, para que la tipología constructiva del bahareque se conserve, para que se dignifique la labor del caficultor y para que el territorio –en peligro por incursiones extrañas como la pretensión de la megaminería- no sea destruido. 

Lae también: El suicidio y su carga histórica en el Quindío

También, para que se proteja el Patrimonio Arqueológico y otros componentes que hacen parte de la relación intrínseca entre el hombre y la naturaleza.

Los dos edificios -uno de ellos demolido absurdamente- que en Armenia han ostentado la condición de Patrimonio Cultural de Colombia, son la Plaza de Mercado -desaparecida en 1999- y la Estación del Tren. Hoy ellos no solo han quedado en el mal recuerdo de pésimas gestiones para su conservación, sino que han demostrado la negligencia del Estado, y de nosotros mismos como ciudadanos, para que cumplan un papel en el escenario de la cultura.

Teatro Azul de Armenia no es solo el título de Patrimonio Artístico de la ciudad. Es también la entidad cultural que nos ha ofrecido, desde 1998, lo mejor de su talento, y ha puesto en alto el nombre del Quindío en importantes escenarios nacionales e internacionales. Como ellos mismos lo enuncian “una máquina de hacer reales los sueños”, que ha adelantado un proceso de construcción continuo de su sala, hoy orgullo para la región, en un lote del centro de Armenia que en 2005 estaba convertido en un basurero, un foco de delincuencia, drogadicción, y ahora es un epicentro cultural de la ciudad. Ha hecho historia al lograr que miles de estudiantes de colegios del Quindío, al graduarse, ya hayan visto varias obras teatrales y atesoren en su memoria la experiencia del acto histriónico en una sala teatral. Además, el Teatro Azul también ha sido un equipo multidisciplinar pionero de la formación de públicos, en una ciudad que aún hoy adolece de teatro municipal, a través de la ejecución de proyectos como la Programación Azulado, que hacen de enero a diciembre en su sede y el Festival Internacional de Artes Armenia, que reúne una vez al año a diversas propuestas artísticas del mundo.

Este homenaje que recibe Teatro Azul nos debe hacer despertar la consciencia, pues como señala LA CRÓNICA en su publicación de 500 Empresas que hacen grande al Quindío: “Bien decía Bertol Brecht que hay quienes luchan un día y son buenos; hay otros que luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son excelentes, pero hay los que luchan toda la vida y son los imprescindibles, este es el caso del sector cultural del Quindío que año tras año debe sobrevivir a la falta de oportunidades, pero grupos como Teatro Azul han demostrado que se puede ir más allá de solo esperar el auspicio gubernamental. Por eso, en medio de la etapa más dura del encierro, el equipo se dedicó a crear y demostrar por qué llevan esos 23 años de trayectoria en el ámbito local con un trabajo artístico que ha sido capaz de trascender las fronteras. Por eso se hace merecedor a este reconocimiento”.

Teatro Azul es de todos los quindianos y la historia será el juez que certifique que todos hemos cumplido en su permanencia. Porque los ciudadanos también escribimos la historia.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net