Judicial / ENERO 13 DE 2022 / 1 semana antes

Continúa impune la tortura, violación y homicidio de una mujer en Salento

Autor : David Salazar

Continúa impune la tortura, violación y homicidio de una mujer en Salento

El asesinato de Ana Teresa Gualteros Morales es catalogado como homicidio porque para la época de los hechos no existía la figura del feminicidio. Luis Alejandro Hurtado Zuleta está en libertad.

Luis Hurtado es el procesado, está en libertad y la defensa presume que el responsable es otro hombre.

Ya son 8 años de litigio y 5 del juicio oral en contra de Luis Alejandro Hurtado Zuleta supuesto responsable de la tortura, violación y homicidio de Ana Teresa Gualteros Morales. Este miércoles la audiencia se aplazó.

El juez único especializado del circuito instaló la continuación del juicio, pero la defensa de Hurtado Zuleta solicitó el aplazamiento porque recién toma su participación como actor procesal, toda vez que el anterior abogado era Juan Camilo Mesa Velásquez, quien ahora es el defensor del Pueblo Quindío, por lo cual no puede seguir en el caso.

El representante de la judicatura le consultó a la fiscal tercera especializada si su testigo estaba listo y si podía entrevistarlo en la audiencia para que, días después, continuara en el contrainterrogatorio el abogado defensor, a lo que la funcionaria del ente investigador penal aseguró que sí, pero que comprendía que el defensor de Hurtado Zuleta era nuevo en el caso y, para dar garantías, lo mejor era esperar a que se contextualizara.

Después de varias intenciones del juez por seguir la audiencia y la respuesta negativa del abogado defensor, el jurista decidió aplazar la continuación del juicio oral que estaba previsto para 2 días y donde el turno sería el interrogatorio al investigador líder de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín.

Es así como el caso quedó programado para los próximos 22 de abril, 2 y 3 de mayo del 2022 a las 7:30 a. m., no sin antes, el juez, manifestar: “Este es el proceso más antiguo que tenemos en el despacho y es importante finalizar el juicio oral este año”.

Actuación procesal

El 5 de septiembre del 2013 se dio a conocer que el juez único promiscuo de Salento dictó medida de aseguramiento en cárcel contra Luis Alejandro Hurtado Zuleta.

Dentro de lo expuesto por la Fiscalía y que fue tenido en cuenta para las determinaciones de la juez que atendió el caso, se conoció que la víctima presentaba 70 heridas con objeto contundente, algunas con arma blanca, quemaduras en su cuerpo con cigarrillo, acceso carnal y quemaduras luego de ser rociada con un líquido inflamable para prenderle fuego.

Esta última actuación como los machetazos que presentaba en el rostro, señaló la Fiscalía, se habrían dado con la única intención de que la víctima no fuese identificada y ello, quizá, solo lo hubiera hecho alguien a quien no le convenía que le reconocieran para evitar ser culpado.

Esto debido a que las personas con quien fue vista Ana Teresa, horas antes de ser hallada sin vida, correspondían a su compañero sentimental y Hurtado Zuleta, mientras iban en el vehículo de propiedad de este último.

Los análisis de las versiones y de varias personas que sostuvieron haberlos visto departiendo, así como las imágenes de cámaras de seguridad de diferentes sitios por los que se movilizaron, hacen parte del material probatorio.

Algunas inconsistencias en la versión entregada por el procesado y lo que demuestran las pruebas serían las piezas claves para el juicio.

Por ello le imputaron homicidio agravado, tortura y acceso carnal, lo que representa que, en caso de ser hallado responsable recibiría una condena superior a los 30 años de prisión. 

Hurtado Zuleta no aceptó los cargos y su defensor apeló la decisión de la cárcel, argumentando que la Fiscalía ocultó una prueba y era la de un video de una cámara de seguridad de un establecimiento comercial de prostitutas de Armenia donde el indiciado estuvo momentos antes del crimen.

Lee: Delincuentes encerraron en un cuarto a los habitantes de una casa en La Patria y cometieron millonario robo
 

El abogado sostuvo que desde este sitio hasta donde fue vista por última vez con vida Gualteros Morales —en un conjunto residencial del occidente de la ciudad— hay, al menos, 30 minutos de desplazamiento en vehículo y su arribo al lugar fue en 36 minutos, lo que concluiría que Hurtado Zuleta en 6 minutos no pudo realizarle todos los vejámenes que ella sufrió. 

El juez primero penal del circuito de conocimiento conoció la segunda instancia y le dio la razón al abogado defensor y ordenó investigar al fiscal por ocultamiento de pruebas. La defensa hoy en día se pregunta por qué un solo video de las 5 cámaras que había fuera del establecimiento comercial y 2 del conjunto residencial no fueron dados a conocer y, al pasar del tiempo, desaparecieron de las manos de la Policía.

Tribunal rechazó prueba

Durante las audiencias, la defensa de Hurtado Zuleta presentó el testimonio de una expareja sentimental del novio de Gualteros Morales para la época de los hechos. Ella aseguraba que este hombre era agresivo, que quiso hacerla abortar, pero la Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Armenia rechazó esta prueba, calificada como sobreviniente porque su testimonio debía ser incluido antes de que se llevarán a cabo la audiencia de acusación y la preparatoria del juicio oral y no después.

Los hechos

El 2 de enero del 2013 en la finca San Antonio de la vereda Los Pinos de Salento fue encontrada Ana Teresa Gualteros Morales, quien a sus 35 años fue torturada, violada y asesinada. 

Según las investigaciones de las autoridades, desde el 31 de diciembre del 2012 y el 1 de enero del 2013, Gualteros Morales, su novio, otra mujer, Luis Alejandro Hurtado Zuleta y otro hombre celebraban el año nuevo consumiendo bebidas alcohólicas y estupefacientes.

Pero en un momento dado, uno de los 3 hombres se quedó dormido en la vivienda, ubicada en la zona rural de Salento, y las 4 personas restantes decidieron irse en un Mazda 6 para Armenia.

Arribaron a un prostíbulo para continuar con el festejo pero, según las autoridades, Hurtado Zuleta decidió irse de este lugar a su apartamento con Gualteros Morales en la parte de atrás de su vehículo, donde encontraron cabello de la dama y un trapo con sangre que después sería comprobado que no era de la mujer, según la defensa del ciudadano.

Al llegar al otro sitio de la ciudad, la mujer se despertó y, al parecer, le pidió dinero a Luis Alejandro para irse de nuevo a su casa, se bajó del carro y se habría despedido del mismo hasta que fue hallada muerta.

Horas después, el compañero sentimental de la víctima regresó a la casa donde departían a vociferar palabras en inglés y a quebrar los platos de la casa, hecho que generó que el hombre, que se había quedado, le preguntara qué le pasaba, a lo que respondió que nada y se tiró al piso a dormir hasta que fue nuevamente visto horas después por Hurtado Zuleta a quien le aseguró que se iba y que terminaba toda relación con Gualteros Morales.

Cabe señalar que los hombres fueron citados por uno de los tíos de la víctima al hospital San Juan de Dios donde había asegurado que su sobrina estaba allí en grave estado de salud y, le pareció muy sospechoso, que la expareja sentimental de su familiar tuviera el celular de la mujer y un arañón en su brazo.


Temas Relacionados: Salento Homicidio Judicial Judiciales

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net