l

Mundo / JUNIO 02 DE 2024 / 1 mes antes

Naturaleza en emergencia

Autor : Diego Arias Serna

Naturaleza en emergencia

La humanidad tiene reseca la conciencia y la razón para no querer entender, de una vez por todas, el inmenso daño que le ha hecho a su casa: la Tierra. ¿Acaso le queda duda?

“La tierra nos da lo suficiente para las necesidades de todos los hombres, pero no lo suficiente para la avaricia de todos los hombres”: Mahatma Gandhi.

En la lucha contra la destrucción del planeta, la ONU ha fijado varias fechas conmemorativas que buscan generar conciencia. Por eso, el 5 de junio lo declaró como Día Mundial del Medio Ambiente. Este 2024, se centra en restaurar las tierras, detener la desertificación y fortalecer la resiliencia a la sequía bajo el lema: “Nuestras tierras, nuestro futuro, somos la generación restauración”. Publica la web de esa organización: “no podemos retroceder en el tiempo, pero sí podemos hacer crecer los bosques, revitalizar las fuentes de agua y restaurar los suelos”. 

En forma esperanzadora dice: “somos la generación que puede hacer la paz con la tierra”. Asimismo, anota: “la restauración del suelo es un pilar fundamental del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030), que constituye un llamado a la protección y la revitalización de los ecosistemas en todo el mundo, un aspecto fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. Y hace un llamado a la participación de todos, porque es la única ‘casa’ que tenemos para vivir.

Lea también: Donald Trump encontrado culpable de los cargos en juicio relacionado con pagos de silencio

Enfatiza: “el tiempo se acaba y la naturaleza se encuentra en situación de emergencia. Para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 °C este siglo, debemos reducir a la mitad las emisiones anuales de gases de efecto invernadero para 2030. Si no actuamos ya, la exposición a aire contaminado aumentará en un 50% en esta década, mientras que los desechos plásticos que fluyen hacia los ecosistemas acuáticos podrían triplicarse para 2040”. Como vamos, habrá más consecuencias. 

Resalta la institución que necesitamos una acción urgente para abordar estos problemas apremiantes, haciendo que "una sola Tierra" y su enfoque sobre una vida sostenible en armonía con la naturaleza sean tan pertinentes como siempre, pues ella desempeña una función fundamental en el sistema climático, puesto que actúa como un sumidero de carbono. No obstante, está sometida a una presión cada vez mayor debido a la deforestación, la urbanización, el desarrollo industrial, la expansión de la agricultura y las prácticas agrícolas insostenibles.

Medioambiente: biótico, abiótico y artificial   

Empecemos por hacer aclaraciones: la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española, explican que es correcto escribir medio ambiente o medioambiente, pero recomiendan este último. También es pertinente explicar un poco lo que ello significa. Para eso haremos uso de la página web del Banco Bilbao Viscaya Argentaria (BBVA), que presenta el documento titulado: ¿Qué es el medioambiente y por qué es clave para la vida? Es el espacio en el que se desarrolla la vida de los distintos organismos favoreciendo su interacción. En él se encuentran tanto seres vivos como elementos sin vida y otros creados por el hombre.

Se explica en ese espacio los elementos que lo conforman: bióticos, abióticos y artificiales. Dentro de los primeros, agrupados bajo la denominación de factores bióticos, forman parte además del ser humano y el resto de animales, toda la flora del planeta junto a los hongos y a pequeños organismos que cumplen funciones esenciales para el sostenimiento de la vida, y cuyo principal representante son las bacterias.

Por otro lado, existen los elementos sin vida, conocidos como factores abióticos, esenciales para la subsistencia de los organismos vivos y conforman el espacio físico del ambiente, siendo los componentes básicos del ecosistema. Ejemplo de ellos son el agua, el aire y el suelo. En cuanto a los artificiales, destacan las tradiciones, la urbanización o la cultura, que se caracterizan por haber sido creados por el hombre. La suma de todos conforma el medioambiente.

Todo lo relacionado con el medioambiente es estudiado por la ecología, rama de la biología especializada en los seres vivos y en su interacción con el medio. Los especialistas de esta disciplina tienen en la forestación una cuestión fundamental. Hay que tener en cuenta que los árboles cumplen funciones vitales para gran parte de la fauna existente y para los humanos, pues son los principales productores de oxígeno de los ecosistemas terrestres. 

CO2: 8 mil muertos diarios

El BBVA llama la atención con datos para alertar que el asunto es muy grave para el planeta y sus habitantes. Esto revela: “las cifras hablan por sí solas: mil 200 toneladas de CO2 se vierten a la atmósfera cada segundo, 8.000 personas mueren al día en algún punto del planeta por causas relacionadas con la contaminación del aire; alrededor de 140 mil  elefantes africanos desaparecieron en la última década como consecuencia de la falta de acceso a la alimentación o al agua”. Por eso es importancia garantizar una sostenibilidad real a largo plazo de los ecosistemas.

Nos recuerda el portal web del BBVA: “cualquier organismo obtiene del medioambiente el sustento necesario para garantizar su supervivencia, no solo alimento, sino también refugio, aire o energía. Por eso, mantener su equilibrio resulta fundamental para asegurar la vida tal y como se conoce hoy en día. En el caso de los seres humanos, precisamos del consumo de gran cantidad de recursos naturales para comer, vestirnos o, incluso, para fabricar herramientas y otros productos que luego utilizamos en nuestras actividades diarias”.

Es obligación, como se afirma en la página aludida, cuidar el ecosistema para hacer sostenible el uso de estos recursos y evitar su desaparición. No es, por lo tanto, una filosofía simplemente bondadosa en relación con el planeta en el que vivimos, sino que nos va nuestra propia vida en ello. Por sí solos y sin ninguna intervención humana, la mayoría de los ecosistemas, comprendiendo dentro de estos la distintas floras y faunas que los conforman, serían autosuficientes, gracias al desarrollo de un equilibrio tal que garantizan su propia supervivencia a través de la biodiversidad.

Lea también: Biodiversidad agotada: ¡suicidio!

Ese maravilloso funcionamiento de la naturaleza fue perturbado por la mano del hombre desde el pasado hasta el presente, y obvio que la situación letal llegó con la industrialización, provocando la desaparición de especies o la reducción importante en su número de especímenes vivos. Así que es fundamental concientizar a la humanidad para que haga un uso racional de los entornos con los que nos relacionamos, garantizando la sostenibilidad y promoviendo el mantenimiento tanto de lo biótico como lo abiótico, pensando en las nuevas generaciones. 

De acuerdo con la plataforma en internet del BBVA, en los países en desarrollo, los bosques, los lagos, los ríos y los océanos aportan una proporción considerable de los alimentos, combustibles e ingresos de los hogares, y constituyen una red de protección social muy valiosa en épocas de crisis, particularmente para los pobres que viven en zonas rurales.

La Tierra en estado delicado

Según la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, hasta el 40 % de las zonas terrestres del planeta están degradadas, lo que afecta directamente a la mitad de la población mundial y pone en peligro aproximadamente la mitad del PIB mundial (US$44 billones). El número y la duración de los períodos de sequía han aumentado un 29 % desde el año 2000 y, si no se toman medidas urgentes, las sequías podrían afectar a más de tres cuartas partes de la población mundial en 2050.

La ONU también informó que cada cinco segundos se erosiona una superficie de suelo equivalente a un campo de fútbol. Sin embargo, se requieren mil años para generar 3 centímetros de tierra vegetal. Los árboles en zonas urbanas pueden enfriar el aire hasta 5 oC, lo que reduce en un 25 % la necesidad de usar aire acondicionado. Los lagos, ríos y humedales contienen entre el 20 % y 30% del carbono mundial, a pesar de ocupar solo entre el 5 % y el 8 % de su superficie terrestre. 

Según el Banco Mundial, cuando el medioambiente y los recursos naturales se administran bien, pueden ser la base de un crecimiento sostenido e inclusivo, contribuyendo decisivamente a la reducción de la pobreza. Además, este organismo asegura que un tercio de las 100 ciudades más grandes del mundo se abastece de agua a partir de áreas protegidas, mientras que tres cuartas partes de los 115 principales cultivos alimentarios del mundo, se basan en la polinización animal. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net