l

Por Ejemplo / MAYO 12 DE 2016 / 8 años antes

Alfonso Lizarazo, un corazón con "˜escuelitas' y risas

Alfonso Lizarazo, un corazón con ‘escuelitas’ y risas

Pasado el día de los Santos Inocentes de 1940, fecha en la que algunos les da por hacer bromas con la excusa de las tradicionales inocentadas, nació un personaje que sería el causante de millones de risas, pues quedó para la historia del país más feliz del mundo, eso dicen los estudios, que fue el creador de 'Sábados Felices', la querida producción criolla que el 20 de febrero de 2016 recibió el Record Guinness como el programa de humor al aire más antiguo de la televisión mundial.

Alfonso Lizarazo Sánchez es un bumangués que llegó a Bogotá a sus 18 años, le pidió 'chamba' a su paisano Julio Nieto Bernal, en ese entonces vicepresidente de Caracol Radio, y en menos de cuatro años, las directivas de la programadora Caracol TV lo encargaron de la dirección del naciente programa de humor 'Campeones de la Risa', el que luego evolucionó a 'Sábados Felices', cuando fue ubicado en la parrilla sabática, a partir del 31 de enero de 1976.

Este control, disjockey, locutor, promotor de discos, presentador, empresario y hasta, fuera de 'chiste', político, al ser senador de la República entre 1998 y 2002, fue quien además le dio vida a la campaña social 'Lleva una escuelita en tu corazón' y quien le brindó la oportunidad a innumerables soñadores, para que echaran un cuento en la TV, siempre con la promesa de “la próxima semana, más cuentachistes”.

 

¿Don Alfonso, cómo fueron sus inicios?
Yo inicié como operador de audio en Caracol Radio y de ahí locutor. Me dieron el Caracol de Oro por ser el mejor disjockey. Promocionaba artistas y tuve mi propio sello de discos. Grabé a los artistas nuevos, a aquellos que ninguna otra casa disquera los grababa, esos eran los años 60, entre 1965 y 1970, los del cambio cultural con el rock, donde cambió la literatura, el cine, la música, era la 'Nueva Ola'.

 

¿Cómo fue su ingreso a esa 'Nueva Ola'?
Al ver el cambio que se estaba dando en el mundo dije: 'Cómo nos vamos a quedar por fuera, es mejor meternos', y con Radio 15, emisora para quinceañeros, lo promovimos y le dimos espacio a los artistas y a la juventud para que se expresaran.

 

¿De la época, a quiénes promocionó?
A muchos artistas, por ejemplo, a Óscar Golden, que no se llamaba así, sino Óscar Osorio, pero ese nombre no sonaba moderno, por eso le pusimos Golden. Igual pasó con Álvaro Monsalve, o mejor Álvaro Román, uno de los grandes de la música gogó.

Otro es Gonzalo Navas, más conocido como Pablus Gallinazus, nombre artístico que yo le puse. Él está viviendo en Bucaramanga y merece un homenaje, porque sus composiciones pegaron en muchos países. El primer rock colombiano es el de Pablus, es el autor de 'Una flor para mascar' y de 'Boca de chicle', canción que grabó Óscar Golden y que pegó. Igualmente, a Harold, Lida Zamora, Ana y Jaime, Los Speakers, Los Flippers, entre muchos más.

 

¿Usted 'bautizó' a Pablus Gallinazus?
Sí... Curiosamente, hace unos meses Pablus me mandó un mensaje en el que me decía que 'hoy me desperté con las ganas de darle las gracias por haberme dado la vida', y yo le respondí que no fuera exagerado, a lo que agregó: sí, antes de que usted me pusiera Pablus Gallinazus, yo no existía, me dio la vida.

 

¿De qué otra forma apoyó a los jóvenes?
A través de los libros. En Radio 15 adelantamos la campaña 'Cuentos sin recompensas', para menores de 20 años. En menos de 6 meses llegaron 500 cuentos de todo el país, y escogimos 100 y con eso hicimos el libro. La única recompensa era que nosotros leíamos en la radio el cuento, de una cuartilla. El jurado fue Gonzalo Arango, Elkin Meza y otros. Era apoyar a la juventud que quería hacer algo.

 

Si se hace un comparativo entre la juventud de los años 60 y la actual, ¿qué opina?
La juventud de hoy en día tiene más oportunidades, la de aquella época apenas tenía unos pocos espacios que estaban abriendo los medios, porque la gente no creía en los muchachos y les decían melenudos, o no queremos mechudos, no fue fácil, era un reto.

 

¿Y su ingreso a la televisión?
Después de trabajar en la radio, del año 65 al 72, pasamos el formato a la televisión. En Estudio 15 llegamos a presentar, solo por decir unos nombres, a Julio Iglesias y a Raphael, pero en la licitación de la nueva programación no hubo espacio para la de música, entonces yo me quedé sin mi programa en TV.

 

¿Hasta ahí llegó el sueño?
No. Pues como me había quedado sin programa, las directivas me nombraron director de programación, y dentro de la parrilla aprobada estaba uno humor, 'Campeones de la Risa'. Era presentado por Montecristo y Los Tolimenses, pero a los 4 meses renunciaron, porque dijeron: 'El programa nos está quemando el show y ya la gente no va a vernos a los teatros'. Ahí me encargaron y bajo mi dirección aproveché para incluir la música, combinamos chistes y cantantes. Ese fue el inicio de 'Sábados Felices'.

 

¿Cómo conformó el reconocido elenco de 'Sábados Felices'?
Observando, haciendo casting. De esa forma llegó gente con calidad como Humberto Martínez Salcedo, el 'Mochito' Sánchez, entre otros. El 'Mochito' era embolador afuera de las oficinas de Caracol y me di cuenta que tenía chispa. A Jaime 'El Flaquito' Agudelo lo vi con una fotocopiadora en el Fondo del Ahorro, hasta que se fue armando el grupo. Llegaron además, por la sección de 'Cuentachistes' grandes humoristas como Jeringa, Alerta, la Gorda Fabiola, que han llegado a ser libretistas.

 

En sus proyectos siempre ha tenido presente la parte social. ¿Esto es una estrategia?
Yo he pensado que si uno tiene éxito, puede ayudar. Una vez fuimos a Santa Rosa de Osos en Antioquia, donde nació Porfirio Barba Jacob, y me percaté que no había ni una placa, entonces se me ocurrió pedir por la emisora que la gente nos mandara llaves para hacerle una estatua o un busto. Nos llegaron 5 toneladas, el Ejército nos ayudó a llevar eso a Fredonia, Antioquia, donde el maestro Rodrigo Arenas Betancuort, quien al otro día de yo iniciar la campaña me llamó y me dijo: 'Yo lo hago, usted consiga el material'. Luego en TV promovimos 'Lleva una escuelita en tu corazón'.

 

¿Qué recuerda de esa bonita campaña de las escuelitas de 'Sábados Felices'?
Que fuimos hasta los lugares más remotos, llevamos humor y tocamos la solidaridad de la gente. Nos llegaban cartas solicitando ayuda, fueron 20 años y era gratificante ver que una escuela pasaba de atender 100 niños a 200, gracias a nosotros. Nos apoyaban en logística los clubes como Leones y Rotarios. Se hacía un show y la risa despertaba la generosidad. Se jugaba un partido de fútbol entre el elenco de 'Sábados Felices' y un equipo del pueblo, y siempre ganamos, mantuvimos el invicto. Fue conocer el país y las costumbres de la gente, las tradiciones, sus dichos.

 

¿Ha recibido el agradecimiento de la gente?
Una vez caminando por el hotel Tequendama, en Bogotá, un señor al reconocerme me dijo: 'Yo estudié en una escuelita que usted construyó'. Eso vale muchísimo, la gente se acuerda, pero a veces no tiene la oportunidad de decirlo, eso es lo más lindo, ayudarle a la gente y los medios son para eso.

 

Finalmente, un mensaje don Alfonso.
Que la risa es el remedio infalible. La risa lo saca a uno de un problema. Más allá de los problemas hay otras cosas, como transmitirle a la gente alegría, y que todo se puede resolver... Un día sin risa, es un día perdido.

 

 

Por Lily Dayana Restrepo


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net