l

Por Ejemplo / MARZO 02 DE 2016 / 8 años antes

De vampiros y brujas

De vampiros y brujas

Carolina Andújar, promete que en su charla del viernes se tratará de desvelar la relación personal que se desarrolla con los libros, desde la perspectiva del escritor hasta la del lector.

Carolina Andújar nació en Cali, Colombia. Es autora de tres novelas góticas de suspenso sobrenatural, Vampyr (Norma, 2009), Vajda, príncipe inmortal (Norma, 2012), Pie de Bruja (Penguin Random House - Montena, 2014) y un cuento de fantasía, La princesa y el mago sombrío (Norma, 2013).

Ha dirigido obras de teatro y cortos cómicos de su autoría. Paralelamente a su práctica literaria, ha realizado estudios de idiomas. Ha vivido en Indonesia, Estados Unidos e Italia. En la actualidad reside en Colombia y el viernes 4 de marzo compartirá una charla en la universidad La Gran Colombia a las 4:00 p. m., con ocasión de la apertura del Ciclo Pedagógico del Encuentro Luis Vidales y del Club de Lectura de La Gran Colombia.

 

¿Carolina, con cuál o cuáles de los imaginarios de vampiros clásicos, a saber: Drácula, Nosferatu o Carmilla, siente que se identifican más los de sus historias?
Mis personajes se identifican con los tres, pues todos estos, además de ser monstruos clásicos, tienen grandes similitudes entre sí. La más importante es que son los villanos de sus historias respectivas. Mis vampiros son malvados.

 

¿Por qué decidió cambiar el personaje del vampiro al de la bruja como el central de sus novelas?
En realidad no lo cambié. Ambos existen en el universo que creé para mis novelas góticas y no se excluyen mutuamente. En lo personal me atrae más la figura del vampiro, es mi favorita, pero ello no significa que no encuentre al brujo fascinante y digno de protagonizar una obra de ficción. Mi próxima novela de la serie, es decir, la cuarta novela gótica, contará con el protagonismo de ambas criaturas. Por otra parte, recién terminé de escribir una novela corta, independiente de esta serie, en la cual el personaje mitológico exaltado es la sirena. Diría que es una versión macabra de La sirenita de Andersen, la cual ya es bastante macabra en mi opinión. El despertar de la sirena saldrá en Halloween de 2016 y estoy muy entusiasmada: ¡no puedo esperar a que la lean!

 

¿Usted escribe pensando en el público juvenil, o ha sido por otros factores que los chicos son los que más leen sus libros?
Siempre escribo para un público abierto pero comprendo que los jóvenes se apasionen por los temas sobrenaturales y, en especial, por libros con grandes dosis de acción e intriga, libros que no les resulten tediosos. Yo siempre he sido una lectora impaciente y tengo poca tolerancia hacia las obras que se centran en descripciones prolongadas o enumeraciones de adjetivos bonitos. Procuro ofrecer al público lo que disfruto como lectora: emoción, pasión, suspenso, amor, villanos detestables y héroes que despierten una empatía genuina. En lo que me concierne, si a uno no le importa el devenir de los personajes, no hay aliciente para seguir leyendo.

 

Por qué razón prefiere ubicar sus historias en Europa en el siglo XIX?
Me parece que se presta más para el misterio: que los personajes no tengan acceso a internet y teléfonos móviles, por ejemplo, supone una dificultad adicional para descubrir al enemigo o pedir ayuda. Por otra parte, que el uso de la electricidad no se hubiese difundido ampliamente aún, deja a los protagonistas a merced de la oscuridad, lo cual me resulta conveniente como autora para generar situaciones que produzcan terror al lector.

 

¿Cree imposible ubicar un vampiro en América Latina?
En lo absoluto. Me parece perfectamente válido. Entre más variedad literaria haya, mejor. Como, para mí, parte del propósito de escribir (y leer) es viajar con la imaginación, sitúo mis historias en Europa. Si viviera en Europa, probablemente las situaría en América o Asia. Sin embrago, el lugar donde transcurre la trama define la atmósfera, y me gusta que la de mis libros góticos sea una cuya estética complemente la historia. Por eso, no creo que vaya a escribir ‘El vampiro del platanal’ en ningún momento de mi vida.

 

¿Cómo cree que va a cambiar su vida, o su literatura, ahora que firma para la editorial más poderosa del mundo (Random House)?
Siempre he trabajado con editoriales grandes, así que no imagino qué cambios notorios podría haber en mi vida. Supongo que debo explicar que el proceso suele ser el mismo sin importar el tamaño de la editorial: uno redacta su manuscrito, se lo envía al editor, el libro se imprime y es distribuido a los lectores. Mi interés reside en ofrecer a los últimos un producto de óptima calidad (lo cual, por fortuna, siempre ha sido el caso, pues hemos contado con ediciones realmente bellas), y que este se encuentre disponible en librerías. Random House posee estupendos canales de distribución. Ahora, cada editor es autónomo, así que la sede editorial de cada país decide si publicará o no un libro.

No hay garantías de que una obra sea distribuida en España, Perú o Centroamérica, lo cual sí ocurría con Norma antes de su reforma, pero hasta ahora Random House ha llevado mi obra a muchos países, y esto me ha hecho muy feliz. El equipo editorial de Random House es maravilloso, hemos trabajado juntos desde 2014 y estoy más que satisfecha con el desarrollo de nuestros proyectos. Curiosamente, a pesar de ser una editorial tan grande, no es dada a los trámites burocráticos, lo cual adoro. En ese aspecto, mi vida laboral ha mejorado, la eficiencia es importante para mí. Por último, para responder a la segunda parte de la pregunta, creo pertinente aclarar que mis creaciones nunca han dependido de la editorial que publique mis libros. Dependen sola y únicamente de mi empeño en narrar buenas historias, lo cual aspiro a seguir haciendo.

 

Cuando pensamos en Carolina Andújar inmediatamente nos remitimos a sus novelas góticas, pero usted, además del género narrativo ha incursionado en la dirección de cine (cortos) y de teatro. ¿Cómo ha sido esta experiencia?
El teatro es muy divertido, lo extraño. Adoro que cada presentación sea diferente y el hecho de que deba apreciarse en vivo. Tienes que confiar plenamente en cada integrante de tu grupo: todos se convierten en un solo ser, la obra, durante la representación. Se construyen vínculos humanos preciosos en el teatro.

El cine prefiero verlo a hacerlo, es excesivamente complejo y requiere de una paciencia especial por parte de todos los involucrados que, por desgracia, no siempre da buenos frutos. La calidad cinematográfica es muy difícil de lograr y no depende enteramente del talento o el compromiso del equipo, lo cual me resulta frustrante. Un pequeño detalle puede arruinar el trabajo arduo de muchos meses y te das cuenta después. Los buenos directores son genios del control y la precisión. Para citar a un tipo que me cae mal: “hacer buen cine es tan delicado como la ingeniería aeroespacial”. Lo creo.

 

El próximo 4 de marzo va a estar en la universidad La Gran Colombia a las 4:00 p. m., para realizar una charla abierta al público. ¿Qué va a compartir con los espectadores ese día?
Quiero hablar de la relación personal que desarrollamos con los libros, tanto desde la perspectiva del lector como la del escritor, entre otros temas, como el fenómeno de la credulidad lectora. Sé que nos divertiremos mucho.

 

 

Por Sara Giraldo Posada
especial para la crónica


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net